He probado los cascos WH-1000XM4 de Sony y tengo claro que son una de las mejores opciones del mercado: sonido exquisito, cancelación de ruido perfecta y autonomía sobresaliente

Analisis Auriculares Sony WH1000XM4
  • He probado los auriculares WX-1000XM4 de Sony y tengo claro que son un regalo perfecto para melómanos.
  • Además de gozar de una calidad de sonido sobresaliente, ofrece una cancelación de ruido activa magnífica y una autonomía capaz de aguantarte una semana entera de uso intensivo. 
  • Cuenta además con un diseño muy refinado y elegante que apuesta por la comodidad como principal virtud, ya que es posible tenerlos puestos durante largas sesiones sin sentir ningún tipo de molestia, algo muy habitual en los auriculares de diadema. 
  • Eso sí, tienen un precio de 380 euros, una cifra que puede echar para atrás a muchos, aunque si eres un enamorado del sonido no te vas a arrepentir, ya que vale cada céntimo que cuesta. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

La apuesta de Sony por el sonido y la cancelación de ruido en sus auriculares es algo en lo que llevan mucho tiempo trabajando y con el paso de los años se han convertido en unos absolutos referentes, entregando alguno de los mejores productos del mercado. 

Esto es algo que se ha visto en los auriculares de botón que estrenaron el año pasado o los fantásticos XM3, sus cascos de diadema que son simplemente geniales.

Ahora Sony ha lanzado la nueva evolución lógica de estos auriculares, los WX-1000XM4, los cuales he tenido la oportunidad de probar durante dos semanas y tengo claro que son una de las mejores opciones el mercado: sonido exquisito, cancelación de ruido perfecta y autonomía sobresaliente.

Leer más:  Si tienes escalofríos o se te pone la piel de gallina cuando escuchas música tu cerebro podría ser especial, según un estudio

Además, cuentan con un diseño muy refinado y elegante y que apuestan por la comodidad como principal virtud, ya que es posible tenerlos puestos durante largas sesiones sin sentir ningún tipo de molestia, algo muy habitual en los auriculares tipo diadema.

Eso sí, tienen un precio de 380 euros, coste que puede echar atrás a muchos, sobre todo porque sus excelentes XM3 se quedan a 250 euros, aunque si eres un enamorado del sonido no te vas a arrepentir: los vale todos. 

Estos son los motivos por los que Sony ha alcanzado la excelencia con sus nuevos auriculares inalámbricos de diadema. 

Diseño continuista que apuesta por la comodidad como virtud principal

Si conoces los XM3 no vas a notar ninguna diferencia, ya que tiene exactamente el mismo diseño. De todas formas, me parece algo realmente acertado. Al final, si algo te funciona, ¿para qué cambiarlo?

Tienen un estilo realmente elegante con tan solo dos botones físicos, uno de los cuales sirve para encender y apagar los auriculares y el otro es configurable, pero en mi caso lo he dejado con la configuración por defecto, la cual desactiva o activa la cancelación de ruido

Lo que me ha gustado mucho es que el botón de encendido/apagado al presionarlo durante un segundo y soltar te dice el estado de la batería. Fantástico detalle.

El resto de controles permanecen invisibles en el casco derecho y sirven para subir o bajar el volumen deslizando el dedo hacia arriba o hacia abajo, pausar la música o pasar a la siguiente canción y —aunque por regla general sí que me ha funcionado a la perfección—, es cierto que en determinadas ocasiones se equivocaba y pasaba de canción cuando en realidad quería subir el volumen o intentaba pausar la música y no era capaz. 

De todas formas, han sido momentos meramente puntuales, que no empañan el resultado final. 

El XM4 también viene con conexión minijack para que puedas utilizarlo mediante cable si va más con tus preferencias, aunque ya te aseguro que el sonido inalámbrico que consigue es simplemente sobresaliente, y conexión USB-C para poder cargarlo. 

En este sentido, una pega que tampoco es grave: el cable que viene es realmente corto y mientras estás cargando el dispositivo se hace totalmente imposible su uso. De todas formas, es algo que se soluciona muy rápidamente: en 10 minutos es capaz de ofrecerte 5 horas de música

Destacar que la unidad cuenta con NFC y Bluetooth para conectar los cascos al móvil y aunque es cierto que la conexión a través del primer método es bastante más rápida, es necesario tener instalada la app Headphones Connnect disponible tanto para iPhone como Android, la cual además actúa de centro de mando para las actualizaciones, ajuste de ecualizador y muchas otras cosas. 

Y lo mejor para el final: gracias a los materiales usados para su construcción, peso y ergonomía son perfectos para llevarlos durante horas sin que sientas ningún tipo de molestia, algo bastante asociado a los cascos de diadema, pero que Sony logra evitar con maestría. 

No exagero cuando digo que los he usado prácticamente durante 8-10 horas seguidas y con el volumen al máximo y en ningún momento he sentido molestia alguna. Prácticamente se han comportado como una extensión de mi cabeza. 

Una cancelación de ruido simplemente perfecta

Está claro que uno de los puntos fuertes de estos auriculares de Sony es la cancelación de ruido, y lo cierto es que me ha dejado completamente enamorado.

Una vez te pones los cascos y los enciendes, empieza la magia: todo a tu alrededor queda silenciado incluso sin poner nada de música. Todo queda tapado prácticamente por completo y con tan solo ese pequeño ajuste ya puedes quedarte casi aislado completamente de cualquier ruido exterior. 

Como apunte, tengo dos niños pequeños bastante ruidosos y cuando tengo activada la cancelación de ruido, incluso sin reproducir nada, tan solo se escuchan sus voces en un tono bastante distante, algo que desaparece por completo cuando pones música incluso al volumen más bajo posible. 

Además, la cancelación de ruido es personalizable desde la aplicación y puedes ajustarla tanto a mano como a través de la función Adaptative Sound, que hace un registro de las zonas por las que vas habitualmente y ajusta la cancelación de ruido automáticamente dependiendo del ambiente

En este sentido, es capaz de dejar que entre algún ruido ambiente si estás paseando por la calle para que estés atento a algún cruce por el que pueden pasar coches y lo elimina por completo cuando te detienes en algún sitio concreto. La verdad es que me ha dejado muy sorprendido

Una de las cosas que más me ha gustado de la cancelación de ruido son las opciones que ofrece para que no te tengas quitar los cascos cuando tengas que hablar o escuchar algo. 

Una de estas funciones viene bajo el nombre Speak-to-chat, que se activa colocando la mano unos segundos en el auricular derecho —una vez activado ya puedes retirar la mano—, y lo que hace es parar la música según reconoce tu voz y quitar la cancelación de ruido para que puedas hablar con tranquilidad. Una vez terminas de hablar, la música vuelve a sonar al cabo de unos segundos sin que tengas que tocar nada. 

Lo cierto es que me ha gustado mucho: responde a la perfección y el corte de la música es prácticamente inmediato. Igual hubiese reducido un poco el lapso de tiempo que necesitan los cascos para volver a reproducir la música, pero es cierto que eso ya es una cuestión personal. 

La otra función me ha gustado todavía más, aunque no tanto el lugar seleccionado para activarla, ya que está en el mismo sitio que el Speak-to-chat y dependiendo de lo que le apetezca a los auriculares hace una cosa u otra. 

Con tan solo poner la palma de la mano sobre el auricular derecho y dejarla en esa posición, la cancelación de ruido se desactiva y la música baja el volumen para que puedas hablar con normalidad y escuchar el exterior sin ningún problema y una vez terminas de hablar, quitas la mano y todo vuelve a activarse. Simplemente genial. 

Una batería incombustible para que no tengas que preocuparte de nada

Está claro que uno de los puntos más importantes a la hora de decidirse por unos auriculares u otros, además de por la calidad de sonido, es por la capacidad de su batería y los XM4 ofrecen justamente lo que estás buscando: una autonomía simplemente sobresaliente. 

He estado con los cascos aproximadamente dos semanas y soy de esas personas que no pueden trabajar sin música, por lo que he estado enchufado con ellos prácticamente 8 horas diarias —a veces incluso más— y los auriculares han pasado por el cargador solo dos veces.

Se supone que duran 30 horas de media, algo dicho por la marca, pero yo he tenido la sensación de que ha sido mucho tiempo más. Lo mejor es que la carga es realmente rápida y puedes tener 5 horas extra de música con tan solo 10 minutos de carga.

Además, el nuevo dispositivo de Sony también cuenta con una función inteligente que detiene la reproducción cuando te los quitas —y vuelve a activar de manera inmediata cuando vuelves a ponértelos— y los apaga a los 5 minutos de inactividad para ahorrar la mayor cantidad de batería posible. 

En este sentido, como prácticamente en todos los apartados de estos auriculares inalámbricos de Sony, simplemente magnífico

Un sonido absolutamente magistral que deja muy atrás al XM3 y que enamorará a los más melómanos

Y entro de lleno en lo más importante: la calidad de sonido. Al final, los auriculares pueden tener cientos de funciones interesantes como la cancelación de ruido, la ergonomía o la capacidad de utilizar asistentes digitales —que el XM4 incorpora aunque no he utilizado más que para un par de cosas puntuales—, pero donde debe destacar principalmente es en las sensaciones que transmite y en cómo se defiende con cualquier tipo de género musical que le eches.

Un punto importante: soy un melómano empedernido que siempre busca sacar el máximo partido a una canción, buscarle los matices, los tonos, las cosas ocultas que tiene cada canción y lo cierto es que los XM4 me han dejado absolutamente alucinado: ofrecen una calidad de sonido simplemente excepcional que los coloca como una de las mejores opciones del mercado.

Para conseguir esa calidad de sonido utilizan la tecnología DSEE Extreme que es capaz de reconstruir con una mayor precisión el sonido perdido durante la compresión digital y lograr una experiencia de fidelidad más completa. 

De esta manera, los auriculares consiguen traer una experiencia de sonido más rica y con muchos más matices consiguiendo que todos los instrumentos se sientan más vivos y con mayor presencia. Lo cierto es que comparado con los cascos que tengo por casa, que no están nada mal, la diferencia es absoluta y se escuchan cosas que pensaba que no existían. 

Además, la app tiene un ecualizador con diferentes programas que potencian los graves, voces, agudos o están adaptados para diferentes géneros y logran sacar lo mejor de cada canción y adaptarlo a tus necesidades. 

De todas formas, lo mejor lo consiguen con la función 360 Reality Audio, una opción que tristemente no está disponible en Spotify o Youtube, sino en otro tipo de apps que consiguen un sonido mucho más potente y nítido y que son de pago.

Al tener la opción de probarlo con un periodo de prueba de 30 días, opté por bajarme Tidal, que tiene esta función en el plan de pago más alto y lo cierto es que me ha dejado maravillado. La cantidad de matices en todos los tonos que se percibe en esta modalidad es alucinante y parece, incluso, que estás escuchando una canción totalmente nueva. 

Unos auriculares que rozan la perfección y que, sin duda, están entre las mejores opciones del mercado

No puedo tenerlo más claro: los auriculares WH-1000XM4 de Sony son un absoluto regalo para los amantes del sonido y para aquellas personas que buscan otros extras como una cancelación de ruido envidiable y una batería potente.

Además, cuentan con un diseño sencillamente magnífico que apuesta por la comodidad como principal virtud, por lo que si buscas unos auriculares con los que puedas pasar horas con ellos puestos y no sientas siquiera que los tienes, estos son la opción perfecta

También destaca en el apartado de la batería, con una autonomía colosal para que no tengas que preocuparte en varios días de pasar por el cargador y tiene una función de carga rápida capaz de ofrecerte 5 horas de música en tan solo 10 minutos. 

En cuanto a extras, viene con más de lo que pido en unos auriculares y todo para ofrecer más comodidad al usuario: conexión con Google Assistant y Alexa, llamadas de voz claras en donde la conexión es muy estable, función GPS para calibrar la cancelación de ruido y personalizarla a tu gusto y mucho más. 

Pero claro, todo esto se quedaría en nada si fallase en lo esencial: la calidad de sonido. Y no es que no falle, sino que entrega unos resultados que sobrepasan el sobresaliente con un audio lleno de matices capaz de conseguir una representación más fiel a la realidad que suena de maravilla. 

Lo único que te puede echar para atrás es el precio: 380 euros, sobre todo cuando los XM3, que también son excelentes, se quedan en 250, pero ya te aseguro que si buscas unos cascos que estén entre las mejores opciones del mercado con un audio excepcional y cancelación de ruido exquisito, no te vas a arrepentir. 

LEER TAMBIÉN: Los Samsung Galaxy Buds Live, los auriculares con forma de judía, se han convertido en una parte más de mi día a día y están listos para hacer frente a lo que se ponga por delante

LEER TAMBIÉN: He probado los realme Buds Q y creo que por 30 euros son la mejor compra de auriculares inalámbricos del momento

LEER TAMBIÉN: Cómo descargar música de Spotify para ahorrar datos en tu móvil

VER AHORA: X Smart Business Meeting: expertos del sector analizan los retos y el futuro de la educación y la formación en España

    Más:

  1. Música
  2. Trending
  3. Reviews
  4. Sony
  5. Top
  6. Listas
  7. Storytelling
  8. Sonido