Esto es lo que pasó en un experimento en el que 'soltaron' 25 avatares generados por IA en una ciudad virtual

Aaron Mok,
Captura de pantalla del estudio "Agentes generativos: simulacro de la interacción humana, en el que se observaron avatares de IA en una ciudad virtual.
Captura de pantalla del estudio "Agentes generativos: simulacro de la interacción humana, en el que se observaron avatares de IA en una ciudad virtual.

arXiv/Cornell University

  • Unos investigadores de inteligencia artificial "soltaron" a 25 avatares generados por IA en una ciudad virtual.
  • El experto Michael Wooldridge asegura a Business Insider que los resultados son "pequeños pasos" de la IA hacia el comportamiento humano.
  • Los avatares fueron capaces de hacer horarios, hablar de política, tener citas e incluso planear una fiesta.

¿Qué ocurre cuando introduces a 25 avatares generados por IA en una ciudad virtual? Unos investigadores de inteligencia artificial quisieron ver qué hacían y el estudio resultó en que no son tan diferentes de las personas reales. 

El equipo de investigadores de la Universidad de Stanford y junto con Google han llevado a cabo un experimento para comprobar cómo los avatares generativos pueden "simular comportamientos humanos creíbles", como la memoria, utilizando grandes modelos de lenguaje. 

Para ello, los investigadores crearon 25 avatares de IA con diferentes identidades y observaron cómo interactuaban entre sí y con su entorno en una ciudad virtual llamada Smallville, que incluye una residencia, un parque, una escuela, una cafetería, un bar, casas y tiendas. 

Uno de los líderes que pidió frenar el desarrollo de la IA durante al menos 6 meses asegura que esta tecnología podría conducir a "la extinción humana"

Para simular el comportamiento humano, los investigadores han utilizado GPT 3.5, el modelo en el que se basa ChatGPT de OpenAI, pidiéndoles que realizaran tareas específicas como leer un libro o hablar con un bibliotecario.

Tras las observaciones, los investigadores han concluido que estos agentes generativos eran capaces de "producir comportamientos individuales y sociales espontáneos creíbles".

2 de los avatares de IA llamados Isabella Rodríguez y Tom Moreno debatieron sobre las próximas elecciones de la ciudad. Cuando Isabella preguntó a Tom qué pensaba de Sam Moore, el candidato a la alcaldía de Smallville, Tom respondió con su opinión:

"Para ser sincero, no me gusta Sam Moore", expresó la AI. "Creo que está fuera de contacto con la comunidad y no tiene nuestros mejores intereses en el corazón". 

Los avatares también han sido capaces de interactuar con su entorno. Isabella apagó su cocina y preparó un nuevo desayuno cuando le dijeron que su comida se estaba quemando. Otro agente de IA, John Lin, mantuvo conversaciones espontáneas sin que nadie se lo pidiera a lo largo del día, ya que seguía un horario que él mismo había elaborado.

Los avatares fueron incluso capaces de organizar una fiesta de San Valentín por voluntad propia, sin que nadie les diese la orden. 

Cuando Isabella recibió el encargo, se las arregló para decorar el local de la fiesta e invitar "autónomamente" a amigos y clientes que conoció en la cafetería de la ciudad. Los agentes a los que invitó planearon llegar juntos a la fiesta a las 5 de la tarde. María, uno de los avatares de IA invitada a la fiesta, le pidió a Klaus, su "amor secreto", una cita para acompañarla, y él aceptó.

Michael Wooldridge, profesor de informática de la Universidad de Oxford que estudia la IA y no participó en el estudio, explica a Business Insider que los resultados demuestran que el modelo generativo de IA en el que se basa ChatGPT puede utilizarse más allá de su aplicación como asistente virtual. 

El profesor también cree que estos resultados pueden aplicarse de forma realista a procesos de gestión de tareas.

Jaime Sevilla, investigador de IA que tampoco participó en el estudio, asegura a Business Insider que los modelos en los que se basa el estudio podrían aplicarse a los personajes no jugadores de los videojuegos.

Estas son las habilidades en las que la IA no puede sustituirte (y probablemente nunca lo hará)

Los autores del estudio han declinado hacer comentarios ante la solicitud de Business Insider.

Según Woolridge, los resultados son "pequeños pasos" hacia la inteligencia artificial general, es decir, hacia la capacidad de las herramientas de IA de tener comportamientos humanos complejos, entre ellos la conciencia. Aun así, el profesor afirma que "nos queda un largo, largo camino por recorrer" antes de alcanzar ese objetivo.  

Después de todo, los agentes de IA del estudio eran propensos a las alucinaciones  y a no recordar ciertos acontecimientos, lo que él atribuye a la forma en la que se ha entrenado el modelo. 

Aunque los investigadores llegaron a la conclusión de que los avatares de IA mostraban comportamientos humanos espontáneos, Woolridge afirma que "debemos ser escépticos" y "cuestionar" lo que la IA nos dice y no tomarlo al pie de la letra.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.