Pasar al contenido principal

El Banco de España eleva al 2,7% la previsión de crecimiento para 2018

Imagen de la sede central de Banco de España.
Imagen de la sede central de Banco de España. Banco de España

Mejoras en la economía española, en sus mercados de exportación y menos incertidumbre en Cataluña. Estas son algunas de las razones por la que el Banco de España eleva sus previsiones de crecimiento para España en 2018. El organismo ha publicado su previsión para el PIB durante el trimestre 2018-2020. En los tres ejercicios, el Banco de España eleva la previsión de crecimiento frente a las estimaciones previas. 

El Banco de España estima que en este ejercicio el PIB crecerá el 2,7%, lo que supone un incremento de tres décimas sobre la cifra prevista anteriormente para 2018. El organismo señala que el PIB crecerá un 2,3% en 2019 y un 2,1% en 2020. Unas nuevas cifras que suponen elevar las anteriores previsiones en dos y una décima, respectivamente. 

Leer más: Banco de España: el PIB sube un 0,8% en el cuarto trimestre pese a las tensiones políticas en Cataluña

Las razones que aduce el Banco de España para elevar la perspectiva de crecimiento se basan por un lado en "una evolución reciente más favorable que la anticipada a finales de 2017 tanto de la economía española como de sus mercados de exportación". A esto se suma "un tono esperado de la política presupuestaria más expansivo que el anticipado hace tres meses, y de un impacto algo menos negativo asociado a la situación política en torno a Cataluña respecto al incorporado en el escenario central de las anteriores proyecciones". 

Aunque el organismo advierte de que la ausencia de presupuestos para este año en el momento de elaboración de las previsiones implica "una elevada incertidumbre sobre el tono final de la política fiscal". 

Los riesgos exteriores

La institución observa que en el corto plazo el trasfondo es positivo debido a que ha habido mejoras del crecimiento de la economía mundial, esto lleva a pensar al organismo que es posible que esta dinámica positiva se prolongue en el tiempo. 

Leer más: Del paro a la vivienda: estas son las claves económicas que se notarán en tu bolsillo en 2018

Respecto al medio plazo, los analistas observan distintos riesgos "a la baja". Entre ellos señala que persiste el posible efecto que pueda tener una vuelta a la normalidad de la política monetaria de Estados Unidos sobre el mercado financiero global. Además, señalan que persisten incertidumbre sobre el impacto del Brexit  o el escenario político surgido en Italia tras las últimas elecciones de marzo. 

En el otro lado de la balanza, señalan que ya hay algunos factores que se han tranquilizado. "El acuerdo de la nueva coalición de gobierno en Alemania sugiere la posibilidad de que la política fiscal adopte un tono más expansivo en ese país, con efectos positivos para el ritmo de expansión del producto del área del euro en su conjunto", apunta el organismo. 

Previsiones del Banco de España.
Banco de España

Respecto a los datos de empleo, el Banco de España prevé que la tasa de paro desciende a un nivel cercano al 11% a finales de 2020. El organismo apunta que esta tendencia irá en línea con el aumento de la actividad dado que considera que el empleo continuará creciendo a tasas elevadas, aunque menores que en el último trienio. 

Otro de los datos sobre los que realiza previsiones el organismo es la inflación. El organismo estima que la evolución del IPC en 2018 dependerá de cómo evolucione el precio de la energía. Estiman que tras registrar un 2% en 2017, el IPC se situaría en 2018 en el 1,2%. La subida de precios se aceleraría en los siguientes ejercicios y las previsiones del Banco de España sitúan este indicador en el 1,4% en 2019 y en el 1,7% en 2020. 

Te puede interesar