Pasar al contenido principal

Barcelona se mete en la carrera para albergar uno de los dos supercomputadores europeos de última generación

Barcelona Supercomputing Center
Interior del Barcelona Supercomputing Center BSC-CNS
  • El Barcelona Supercomputing Center oficializa su candidatura a albergar uno de los dos supercomputadores pre-exascala que la Comisión Europea quiere desplegar en 2021.
  • Justo ese año se tendría que renovar el actual supercomputador, el MareNostrum 4, con lo que los plazos son idóneos para la mítica instalación catalana, que tendrá que ampliar su actual superficie.
  • El coste del proyecto se dividiría al 50% entre los socios locales (Gobierno de España, Generalitat, UPC y Gobierno de Portugal) y la Comisión Europea.

En septiembre del año pasado ya os contamos en Business Insider el interés que el Barcelona Supercomputing Center tenía en incorporar uno de los dos supercomputadores europeos que el proyecto EuroHPC iba a desplegar en el Viejo Continente. Una aspiración más que justificada si tenemos en cuenta que el actual equipo, el MareNostrum, tendrá que ser reemplazado por su quinta versión justo el mismo año en que se produciría esta instalación, en 2021.

Pues bien, esa aspiración se ha hecho oficial en el día de ayer cuando el BSC-CNS ha confirmado que presentará su candidatura para albergar uno de esos dos supercomputadores pre-exascala. Hablaríamos de un equipo con una velocidad pico de 200 petaflops/s y capaz de ejecutar al menos 150 petaflops/s de rendimiento sostenido.

El futuro MareNostrum 5, que tendría un volumen muy superior al actual MareNostrum 4, estaría repartido entre la capilla de Torre Girona y el site que se está construyendo en el nuevo edificio corporativo del BSC, dos construcciones contiguas y conectadas por varios túneles.

Leer más: La excelencia de la supercomputación española se esconde en el interior de una capilla

a candidatura del Barcelona Supercomputing Center cuenta con el compromiso económico de sus patronos (Gobierno de España, Generalitat de Catalunya y UPC) y del Gobierno de Portugal, para hacer frente al 50% del coste de la compra del superordenador y de tenerlo en operación durante cinco años. De acuerdo a los pliegos, el otro 50% iría a cargo de la Comisión Europea.

Este interés de la Unión Europea en la computación hiperescala se materializará, como decimos, en la instalación de al menos dos superordenadores pre-exascala, que entren en operación a finales de 2020, y al menos dos superordenadores exaescala, que entrarán en operación en el 2023. La iniciativa se lleva a cabo a través de EuroHPC Joint Undertaking (EuroHPC- JU), el ente que han creado la comisión y los estados para gestionar la operación.

En el caso de que la propuesta del BSC fuera aceptada, el centro acogería un superordenador , que debería entrar en funcionamiento durante el último trimestre del 2020. El plazo para presentarse a la convocatoria de EuroHPC-Joint Undertaking finaliza el próximo 4 de abril y está previsto que se anuncie la resolución el próximo 7 de junio.

Y además