Pasar al contenido principal

El BCE es el último supervisor que ha cargado contra la criptomoneda de Facebook: estas son las grandes críticas recibidas hasta ahora

El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg
El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, durante un evento en París. REUTERS/Charles Platiau
  • Yves Mersch, miembro del Banco Central Europeo, ha alertado sobre el riesgo de Libra, que podría afectar a la capacidad del Banco Central y de la zona euro para establecer su política monetaria. 
  • Libra, la criptomoneda que lanzará Facebook, supone un desafío para la banca tradicional y ha sido objeto de numerosas críticas y advertencias por parte de los organismos reguladores.
  • Además del Banco Central Europeo, también la Reserva Federal estadounidense, el Consejo de Estabilidad Financiera o el ministro de Economía francés han mostrado su recelo hacia el proyecto de Facebook.

Libra, la criptodivisa de Facebook, sigue dando que hablar. Desde que la red social de Mark Zuckerberg hizo públicas sus pretensiones de lanzar una criptomoneda propia, han sido varios los reguladores internacionales que se han aventurado a promulgar sus reservas sobre esta divisa y profundizar sobre los posibles riesgos que alberga. 

La última polémica la ha servido en bandeja  el Banco Central Europeo. Yves Mersch, miembro de la institución europea, ha alertado del riesgo que podría suponer Libra para los Estados Miembros ya que podría socavar la capacidad del Banco Central y de la zona euro para establecer su política monetaria. 

“En función del nivel de aceptación de Libra y del papel del euro en su canasta de divisas de reserva, podría reducir el control del BCE sobre el euro”, señaló Mersch. Y es que está entre las intenciones de Facebook que Libra, a diferencia de otras criptodivisas, esté respaldada por cesta de activos subyacentes, como podrían ser otras criptomonedas. Pero no sólo eso, la divisa virtual de Facebook tendrá una reserva compuesta por depósitos bancarios y deuda de varios países que fijarán su valor. 

Según afirmó Mersch, todo ello podría afectar a la posición de liquidez de la zona euro y al papel internacional del propio euro y, dependiendo del nivel de aceptación de la cantidad de euros que se usen para respaldar Libra, su ecosistema “podría reducir el control del BCE sobre el euro, alterar los mecanismos de transmisión de política monetaria y socavar el rol internacional de la divisa única”.

Leer más: Qué debes saber de Libra, la criptomoneda de Facebook: cómo será y cómo funcionará

“Espero sinceramente que la gente de Europa no sea tentada a abandonar la seguridad y solidez de las soluciones y canales de pago establecidos en favor de las promesas seductoras, pero traicioneras del canto de sirena de Facebook", atacó Mersch.

El miembro del Banco Central Europeo fue duro contra Facebook y puso sobre la mesa que “es la misma gente que tuvo que dar explicaciones ante lo legisladores de Estados Unidos y la Unión Europea por las amenazas a nuestras democracias como resultado por su gestión de datos personales en su red social”. 

Lo cierto es que Libra supone un desafío para la banca tradicional, con una recesión financiera como telón de fondo acompañada por la extensión de los bajos tipos de interés. Desde el anuncio de Libra, los reguladores y las autoridades se han apresurado a hacer públicas sus críticas a la nueva criptomoneda de Facebook. 

Y es que el Banco Central Europeo no es el primero en mostrar sus reservas acerca de la criptodivisa de Facebook:

El uso de los datos bajo la lupa de las autoridades de competencia europeas

Yves Mersch, miembro del comité ejecutivo del Banco Central Europeo
Yves Mersch, miembro del comité ejecutivo del Banco Central Europeo Reuters

No hace falta ir tan lejos para tropezar con los escollos que le nacen a Libra por el camino. Hace escasas dos semanas la Comisión Europea hacía acopio de su desconfianza frente a Libra y las autoridades comunitarias de competencia iniciaban una investigación por posibles prácticas anticompetitivas. 

Tal y como avanzó Bloomberg, el organismo comunitario ha puesto el foco de preocupación sobre el hecho de que la moneda digital utilice los datos de los usuarios para imponer restricciones a la competencia. El organismo europeo ya ha dado los primeros pasos y ha enviado cuestionarios a las 28 empresas involucradas en el lanzamiento de Libra. Entre ellas se encuentran Mastercard, PayPal, Visa, Uber o Vodafone, y los fondos de capital riesgo Andreessen Horowitz, Breakthrough Initiatives, Ribbit Capital, Thrive Capital y Union Square Ventures.

Otros organismos inciden en la necesidad de regular Libra

Randal Quarles
Randal Quarles Reuters

Uno de los primeros avisos llegó de la mano de varias instituciones durante la cumbre del G20 en Japón el pasado junio. El Consejo de Estabilidad Financiera envió una carta a los países que participaban en el encuentro advirtiendo del riesgo de que las criptodivisas “quedaran fuera del alcance de los reguladores”.

Leer más: Google, Amazon, Facebook y otras tecnológicas llevan años escuchando y grabando tus conversaciones: estos son todos los escándalos destapados en los últimos meses

El presidente del Consejo de Estabilidad Financiera, Randal Quarles, alertaba en su escrito acerca de la necesidad de estar vigilantes ante las monedas digitales, unas divisas que podrían terminar siendo utilizadas para el comercio ordiario. 

En paralelo, si en Reino Unido la Autoridad de Conducta Financiera y el Banco de Inglaterra y el Tesoro aunaban esfuerzos para decidir como afrontar una moneda virtual de tal calibre; en Francia el banco francés recordaba que si Facebook llegara a convertirse en un banco deberá ser regulado como tal. Tales son las reservas del país galo es así que el Ministro de economía francés, Bruno Le Maire, afirmó el mes pasado en una reunión del G7 que Libra no cumple los requisitos para empezar a funcionar. 

Ante el riesgo del lavado de dinero y la inestabilidad financeira

Jerome Powell
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el presidente de la Reserva Federal estadounidense, Jerome Powell Reuters

También la propia administración estadounidense ha mostrado sus recelos frente a la criptodivisa de Facebook: tanto la Reserva Federal estadounidense como la propia administración Trump. El presidente de EEUU, Donald Trump, advertía de que una criptomoneda sin regular podría “facilitar una conducta ilegal, incluido el tráfico de drogas y otras actividades prohibidas”. 

También la FED mostró sus reservas, incluido el plazo de tiempo con el que Facebook planea lanzar su criptodivisa: a finales 2020. “Pienso que todos estamos de acuerdo en que Libra crea serias preocupaciones y entre estas se encuentran la privacidad, el lavado de dinero, la protección al consumidor o la estabilidad financiera”, señaló Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal de EEUU, en el congreso norteamericano. “Esas preocupaciones deberán ser evaluadas y analizadas exhaustiva y públicamente antes de que se proceda. Necesitaremos más de los doce meses previstos por Facebook”. 
 

Y de dar poder a las manos equivocadas

 Chris Hughes, cofundador de Facebook
Chris Hughes, cofundador de Facebook Reuters

Y más allá de las instituciones internacionales, a estas advertencias se sumó Chris Hughes, cofundador de Facebook junto con Mark Zuckerberg. Hughes no ha tenido reparos en alertar, en una columna publicada en el diario británico Financial Times,  que la creación de una criptomoneda por Facebook podría poner poder “en manos equivocadas”.

Leer más: WhatsApp e Instagram podrían cambiar de nombre: esta es la razón

El cofundador de Facebook instó a los reguladores a actuar antes de que sea tarde: “esta divisa insertará una capa corporativa en el control monetario, situada entre los bancos centrales y los individuos. Inevitablemente, estas compañías pondrán sus intereses privados (beneficios e influencia) por encima de los públicos”. 

Hughes pone el foco de su crítica en que los activos y depósitos que respaldarán el valor de Libra estarán denominados en euros y dólares. Esto restaría poder a los bancos centrales de los mercados emergentes y países en desarrollo. "Si el suficiente número de personas abandona sus divisas locales, se podría amenazar la capacidad de los Gobiernos de los mercados emergentes de controlar su masa monetaria, los tipos de cambio y, en algunos casos, la posibilidad de establecer controles de capital".

Y además