Pasar al contenido principal

Realidad o mito: los beneficios del vino tinto para la salud según una cardióloga

  • En 1989, la conocida como "Paradoja francesa" sugería que el consumo regular de vino tinto en Francia protegía la salud del corazón de su población.
  • ¿Pero es realmente el vino tinto bueno para nosotros? La cardióloga, Nicole Harkin, afirma que es una consulta muy común entre sus pacientes. 
  • Los antioxidantes como el resveratrol contribuyen a la buena reputación del vino tinto, pero no hay suficiente resveratrol en el vino como para obtener de él efectos beneficiosos. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Esta es la transcripción del vídeo.

Jack: Esta es una suculenta copa de vino. Dentro hay alrededor de 125 calorías, alrededor del 15%, y algunos antioxidantes. Por supuesto, no siempre pensamos en ello de manera científica. Los humanos han bebido vino desde la Edad Media. Los antiguos griegos incluso adoraban a un dios del vino. No fue hasta el siglo XX que empezamos a preguntarnos si el vino tinto es realmente bueno para nosotros. 

Y esa pregunta es ahora más relevante que nunca. Después de todo, los estadounidenses nunca han consumido tanto vino en su historia, pero estudios recientes han demostrado que ninguna cantidad es buena para ti, y parece bastante absurdo que después de todo este tiempo, algo tan arraigado en la cultura de repente pueda ser malo  para nosotros. ¿Y si 10.000 años de historia humana han sido un error?

Jack: ¿Rodando?

Dra. Nicole Harkin: Si alguien viniera y nunca antes ha consumido alcohol, ciertamente no le recomendaría empezar ahora a beber.

Jack: Entonces, ¿con qué frecuencia te preguntan los pacientes sobre el vino tinto?

Harkin: Definitivamente es una pregunta muy común. Así que creo que el tipo de pacientes que tienen a venir a mi y que me preguntan sobre el consumo de alcohol, son esos que tienen que lidiar con el estrés. Todos, como sabes, vivimos en Nueva York…

Jack:  Empecé a preguntarme, ¿de dónde salió exactamente la idea de que el vino tinto es bueno para nosotros? Para responder a eso, tenemos que trasladarnos hasta Francia. En el año 1976. Es 24 de mayo y los mejores jueces de vinos de Francia se reúnen en una cata a ciegas para decidir qué vinos son los mejores del mundo. 

George Taber: Los jueces eran los expertos en vinos más famosos que Francia podía ofrecer.

Jack: El es George Taber, el único periodista en el evento conocido ahora como el Juicio de París, algo que cambiaría el mundo del vino para siempre. 

Taber: Lo creas o no, los vinos de California ganaron tanto en la categoría de vinos blancos como en la categoría de vino tinto. 

George reportó las noticias, los franceses estaban furiosos, y los estadounidenses se regocijaron silenciosamente por algo en lo que ni siquiera sabían que eran buenos. Hasta ese momento, el vino no era una bebida muy consumida en Estados Unidos.

Leer más: 7 beneficios de tomar una copa de vino tinto al día para tu salud

Taber: Bueno, estaba empezando a ser bastante popular, pero no tanto, todavía era vista como la bebida de los snobs…

Jack: El consumo y la producción de vino aumentarían enormemente durante este tiempo, sentando las bases para lo que vendría. A medida que el consumo de vino crecía en Estados Unidos, también crecía otra cosa: las tallas.

Grabación: 600 salchichas de calidad pasan por la famosa hot dog highway.

Jack: El aumento de los alimentos procesados aumentó la cantidad de azúcar y sal que los estadounidenses consumían a diario, lo que desencadenó en una obsesión nacional por el peso y, lo que es más importante, por la salud. Era el escenario perfecto para lo que pasaría después.

Harkin: En todos los países, si trazas una especie de conexión entre el consumo de grasas saturadas y colesterol animal con las enfermedades cardiovasculares, observar una relación linean en la que cuantos más productos animales se consumen, mayor es la tasa de mortalidad. Los franceses, aparentemente por la razón que sea, a pesar de sus grandes cantidades de grasas saturadas, tenían un menor riesgo de muerte cardiovascular. 

Jack: Esto iba en contra de la ciencia convencional de la época, pero los franceses, a pesar de su amor por las carnes grasas, los quesos, y la mantequilla, por lo visto habían encontrado una “escapatoria” a todo eso. En 1989, esta tendencia inusual fue acuñada como la “paradoja francesa”. Dos años más tarde, 60 Minutos estrenó una emisión histórica que explicaba la paradoja francesa y sugería que el consumo regular de vino tinto en Francia era lo que protegía sus corazones.

Morely Safer: De modo que la respuesta al acertijo, la explicación a la paradoja, puede estar en esta suculenta copa.

Jack: En ese momento, 60 Minutos era el programa de mayor audiencia en la televisión, y los baby boomers de mediana edad ahora tenían eso marcado en sus cerebros: “puedes comer toda la carne, el queso y la mantequilla que quieras, todo lo que tiene que hacer es beber más vino”.  Las ventas en los años 90 se dispararon. Los viñedos se expandieron, y todos bebían de esa nueva y saludable bebida caliente. La buena reputación del vino se atribute a menudo a antioxidantes como el resveratrol, pero no hay suficiente resveratrol en el vino como para tener resultados beneficiosos. Ahora mismo, es algo que suena bien para el marketing. Resulta que no es solo el vino tinto el que tiene algún tipo de beneficio para la salud. Es cualquier bebida alcohólica. 

Harkin: En lo que respecta al alcohol, se ha demostrado sistemáticamente en todo tipo de poblaciones, perfiles socioeconómicos, en todos, que esta cantidad moderada de ingesta por cualquier motivo parece estar relacionada con un menor riesgo de enfermedad cardiovascular, incluso menor que el de aquellos que no consumían alcohol. 

Jack: Los estudios realizados a lo largo de los años han demostrado que el consumo moderado de alcohol en general está relacionado con un menos riesgo de enfermedades cardíacas, y en cuando a la paradoja francesa. 

Harkin: También encontraron que los médicos franceses, subestimaban sistemáticamente las enfermedades cardiovasculares, por cualquier razón…

Jack: En un informe publicado en 1999, no solo las muertes coronarios de reportaron masivamente en Francia, sino que al observar las muertes relacionadas con el alcohol, los hombres franceses eran más propensos a morir de cánceres gastrointestinales, a suicidarse, a sufrir muertes violentas o a morir en accidentes que los hombres de otros países europeos. En otras palabras, los franceses morían demasiado por otras cosas como para desarrollar enfermedades cardíaca. El punto clave con el que dio la Dr. Harkin hizo que se volviera hablar de lo que se trataba la salud, es importante ser consciente de que solo cosa no nos va a hacer más saludables. Más bien, es una combinación de varias cosas que todos hemos escuchado una y otra vez.

Harkin: Así que, mientras que cosas como comer chocolate negro y vino tinto, más todo lo que suena divertido, fresco y sexy, por desgracia, la realidad es mucho más aburrida que eso, y se trata de comer frutas, verduras, cereales, alubias, hacer ejercicio. Todo esto también es muy interesante, y puede tener en su momento un papel muy importante, aunque sean típicos de la periferia y tengan impactos leves.

Jack: ¿Entonces el vino tino no es un producto milagroso?

Harkin: Sí, no te hará, como a mi me gusta decirlo, no te podrá proteger de la hamburguesa con queso que te comiste la noche anterior. 

Jack: Eso es muy malo.

Harkin: Lo sé. 

Y además