Pasar al contenido principal

Las bicicletas están echando a los coches de las calles europeas, una tendencia impulsada por la pandemia

Bicicleta carril bici
Silueta de un ciclista en un carril bici en Zurich, Alemania. REUTERS/Arnd Wiegmann

  • Incluso antes de la pandemia, las bicicletas ya experimentaban un aumento en la demanda por parte de los consumidores más concienciados con el medioambiente.
  • Pero el riesgo de contagio en el transporte público ha convertido a este medio de transporte en el más atractivo.
  • Debido a la crisis sanitaria, ciudades como Berlín o Lisboa también están facilitando más espacio para su uso, con casi 1.500 kilómetros de nuevos carriles, según la Federación Europea de Ciclistas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las bicicletas están cada vez más echando a los coches de las calles de las ciudades europeas, un cambio que se ha visto acelerado por el coronavirus.

Incluso antes de la pandemia, las bicicletas ya experimentaban un aumento en la demanda por parte de los consumidores más concienciados con el medioambiente, pero el riesgo de contagio en el transporte público ha convertido a este medio de transporte en el más atractivo. Además, con la aparición de las bicicletas eléctricas, que aumentan la potencia con un motor eléctrico, esta se ha vuelto una opción más viable par mucha gente tras el levantamiento de las restricciones.

Según informa Bloomberg, los gobiernos están impulsando dicha tendencia ofreciendo incentivos de compra que van desde los 100 hasta los 1.500 euros. Debido a la crisis sanitaria, ciudades como Berlín o Lisboa también están facilitando más espacio para su uso, con casi 1.500 kilómetros de nuevos carriles, según la Federación Europea de Ciclistas.

Leer mesa: Un importante estudio confirma que los espacios verdes en las ciudades pueden evitar muertes prematuras

La creciente demanda también ha impulsado nuevos servicios como Swapfiets. La compañía, con sede en Amsterdam, ofrece un servicio de suscripción de bicicletas y el jueves anunció sus planes de expansión a Londres, Milán y París antes de fin de año. Swapfierts toma esta decisión después de que la creciente demanda durante la pandemia elevase su base de clientes a más de 200.000.

La compañía, en su mayoría propiedad de Pon Holdings, el fabricante de las bicicletas Gazelle y Kalkhoff, planea añadir más bicicletas y scooters con motor eléctrico a su gama. Swapfiets ofrece alquileres a largo plazo y difiere de los servicios ad-hoc como Jump de Uber.

Según el director de Swapfiets, Onno Huyghe, la pandemia no es la causa, pero sí que ha contribuido a esta decisión. 

Durante el confinamiento, los ciudadanos alemanes pasaron el doble de tiempo en bicicleta que antes, según Stephanie Krone, experta en tráfico de la asociación alemana de ciclismo ADFC. Las tiendas de bicicletas están viendo un "auge sin precedentes", pero para que eso continúe, los municipios deben mejorar la infraestructura para dar cabida a todos los recién llegados, dijo.

La demanda en la economía más grande de Europa está respaldada en parte por programas que incluyen beneficios fiscales para que las empresas proporcionen bicicletas alquiladas a los trabajadores, como parte de los esfuerzos de Alemania para combatir el cambio climático. 

Alemania es, con mucho, el mercado de bicicletas más grande de Europa, con 1,36 millones de bicicletas eléctricas vendidas en 2019, más del doble que 3 años antes. En comparación, el año pasado se vendieron 3,6 millones de automóviles en el país, y el mercado cayó un 35% en el primer semestre de 2020.

El confinamiento provocó que las autoridades de 32 de las ciudades más grandes de la Unión Europea presentasen un plan de mejoras, según la Federación Europea de Ciclistas. 

Muchos de los planes vienen a expensas del tráfico de automóviles. Roma, por ejemplo, con una alta densidad de tráfico, solía solo pintar carriles bici en los caminos ya existentes, y Berlín y París crearon carriles en medio de la pandemia.

Hasta cierto punto, el beneficio de la industria de la bicicleta es perjudicial para los fabricantes de automóviles. Según la encuesta realizada por Internetstores, más del 50% de los consumidores consideran que las bicicletas eléctricas son un sustituto para el uso de algunos automóviles, y el 28% consideran que las bicicletas eléctricas están en posición de reemplazar a los coches para el desplazamiento dentro de la ciudad.

Y además