La forma en la que cocinas los huevos revueltos puede cambiar por completo su apariencia y sabor

Huevos revueltos hechos de varias formas diferentes
  • He probado a hacer huevos revueltos de 10 formas diferentes para ver cómo quedaría cada uno de ellos.
  • Algunos los hice con leche, algo que les dejó con un aspecto más líquido, mientras que con otros probé con nata y los resultados fueron más esponjosos. 
  • Esta imagen muestra los diferentes métodos de cocción. Elegir uno u otro cambia incluso la apariencia de cada huevo. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

A igual que los huevos duros o escalfados, los huevos rotos son un elemento clásico del desayuno. 

En mi objetivo de crear el huevo revuelto perfecto, probé varios consejos de chefs famosos, así como técnicas de gente normal y cociné siguiendo los 10 métodos más comunes para luego probar el resultado de cada uno

Para mantener cierta coherencia, utilicé la receta de Food Network como punto de partida. A partir de ahí, probé con todos los trucos a mi alcance entre los que venían con cada receta única.

Los métodos fueron: 

  • Cocinar los huevos a fuego medio. 
  • Cocinar los huevos a fuego lento. 
  • Esperar a que los huevos estuviesen en la sartén para empezar a batirlos.
  • Dejar que la mantequilla se dorara un poco antes de echar los huevos en la sartén. 
  • Mezclar nata líquida antes de ponerlos en la sartén. 
  • Mezclar leche entera con los huevos antes de ponerlos en la sartén.
  • Poner la mantequilla y los huevos en la sartén a la vez. 
  • Cocinar los huevos en aceite en lugar de mantequilla. 
  • Retirar y volver a calentar la sartén mientras se revuelven constantemente los huevos y echarles nata. 

Leer más: 11 trucos caseros para reutilizar la cáscara del huevo

Así es como quedaron cada uno de los huevos:

Usé un huevo y una cucharada de mantequilla por método, lo que significa que utilicé una barra de mantequilla y menos de 12 huevos para todo el experimento. Hice los 10 huevos en el transcurso de dos días y probé cada uno justo después de sacar la fotografía. 

Con cada experimento que realizo, hago todo lo posible para no desperdiciar ningún alimento, así que ningún huevo acabó en la basura: sí, me los comí todos.  

Desde hace años, siempre he preferido los huevo fritos y en ningún momento se me había ocurrido cambiarlo por esto. 

Sin embargo, después de probar los huevos que hice a fuego lento y los que llevaba nata líquida, estoy más que dispuesto a incluirlos en mi desayuno del fin de semana. Ambas fórmulas me gustaron muchísimo. 

También me sorprendió mucho el método del Chef Gordon Ramsay de subir y reducir la temperatura constantemente. Goteaban y resultaron muy sabrosos, funcionaron muy bien con las tostadas. 

Tras probar los 10 métodos, recomendaría evitar agregar leche o cocinarlos a fuego medio. La leche los dejó mojados y sin sabor y el fuego medio los secó por completo. De todas formas, cualquier cosa se puede salvar con un pan recién hecho o una buena salsa. 

LEER TAMBIÉN: 5 trucos de reducir el colesterol sin recurrir a los medicamentos

LEER TAMBIÉN: 8 errores que cometes al usar el microondas

LEER TAMBIÉN: Esta es la edad a la que es muy difícil perder peso, según la ciencia

VER AHORA: X Smart Business Meeting: expertos del sector analizan los retos y el futuro de la educación y la formación en España

    Más:

  1. Alimentación