Pasar al contenido principal

He entrevistado a 200 millonarios y la mitad de ellos siguieron el mismo camino para alcanzar la riqueza (spoiler: no es nacer rico)

Most Saver-Investors don't seem rich at first glance.
La mayoría de los "ahorradores-inversores" no parecen ricos a primera vista. Hero Images/Getty Images
  • He entrevistado a 233 ricos como parte de una investigación, todos ellos con al menos 160.000 dólares de ingresos brutos anuales y 3,2 millones en activos netos.
  • Así he descubierto que casi la mitad de los millonarios, al menos de con los que he hablado, siguen el mismo camino hacia la riqueza: antes vivían por debajo de sus posibilidades, ahorraban todo el tiempo, invertían esos ahorros y les daban tiempo para crecer. Yo lo llamo el camino del "ahorrador-inversor".
  • Nunca creerías que la mayoría de esta gente es rica. Crecieron en familias de clase media, no tenían títulos superiores ni de universidades de élite, tampoco heredaron dinero y no poseían casas de lujo ni coches llamativos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Como parte de mi investigación de hábitos de personas ricas (Rich Habits), he entrevistado a 233 ricos durante cinco años (177 eran millonarios por cuenta propia), todos ellos con al menos 160.000 dólares en ingresos brutos anuales y 3,2 millones en activos netos.

El 49% de los millonarios de los que he hablado para mis libros de la investigación Rich Habits Study se hicieron ricos de la misma manera: siguiendo lo que he llamado el  "camino del ahorrador-inversor"

Estos "ahorradores-inversores" eran gente corriente que no contaba con ningún privilegio especial, a priori:

  • No crecieron en familias ricas.
  • No ganaban altos sueldos.
  • No contaban con habilidades únicos o especialmente avanzadas.
  • No tenían ningún conocimiento especial, en ninguna materia.
  • No consiguieron títulos superiores ni se graduaron en universidades de élite.
  • No heredaron dinero de sus padres, abuelos, parientes ni otras personas.
  • No poseían cosas elegantes ni de lujo: su casa, sus coches, su ropa y sus posesiones eran modestos.

La razón por la que no parecían ricos es porque vivían vidas humildes. Sus casas eran normales. Coches: normales. Ropa, joyas, muebles: normales. Educaron a sus hijos en colegios públicos. No formaban parte de clubes, no jugaban al golf, ni siquiera hacían natación. No salían a cenar a restaurantes elegantes, no se iban de vacaciones a sitios exóticos, no coleccionaron arte.

Los "ahorradores-inversores" no promocionan su patrimonio. Nunca sabrías que son ricos solo viéndolos. Son tus vecinos, familiares, amigos, compañeros de trabajo, ayudantes de entrenadores, maestros, trabajadores del sindicato, electricistas, trabajadores de la construcción, administrativos, trabajadores del gobierno.... la lista es larga.

Todo en sus vidas grita, aparentemente: "¡No soy rico!".

Sin embargo, sí son ricos. Son ricos porque siguieron lo que he descubierto que supone el camino garantizado hacia la riqueza: el camino del "ahorrador-inversor". Es un camino que casi todo el mundo puede seguir: los únicos requisitos son la constancia, las inversiones y el tiempo.

  • Tienes que ahorrar todo el tiempo. El componente ahorro implica que vivas por debajo de lo que ganas, y que ahorres constantemente el 20% o más de tu sueldo neto.
  • Debes invertir tus ahorros. La parte de invertir significa invertir constantemente lo que ahorras y hacerlo con prudencia. La parte prudente implica hacer los deberes de cada inversión y, a continuación, controlar continuamente tus inversiones, pero, en gran medida, dejarlas en paz para que crezcan. Los "saver-investors" de mi estudio invirtieron en tres lugares: planes de pensiones, acciones (acciones, bonos, fondos mutuos), y en el sector inmobiliario (alquileres, etc.).
  • Tienes que darles tiempo. A los "ahorradores-inversores" de mi estudio les llevó unos 32 años acumular una media de 3,3 millones.

La clave para seguir el camino del "ahorrador-inversor" es vivir por debajo de lo que ganas. Pero para conseguirlo, debes crear un nivel de vida en el que tus gastos supongan el 80% o menos de tu salario neto. Para eso hay que hacer sacrificios, o tener un segundo trabajo o un pequeño negocio aparte.

Pero lo importante es que el camino de "saver-investor" está ahí, disponible para (casi) todo el mundo que desee tomarlo.

Thomas C. Corley es el autor de los libros Rich Habits: The Daily Success Habits of Wealthy Individuals y Rich Kids: How To Raise Our Kids To Be Happy And Successful In Life. Síguele en Twitter @RICHHABITS

Y además