Esta camiseta de algas negras absorbe dióxido de carbono de la atmósfera, pero cuesta la friolera de 110 dólares

Camiseta algas

Vollebak

  • Esta camiseta cuesta 110 dólares y su negro no es un color cualquiera: su pigmento se debe a las algas y tiene la capacidad de absorber dióxido de carbono de la atmósfera. 
  • La prenda ha sido creada por Vollebak, una marca de ropa futurista con sede en el Reino Unido asociada con la empresa estadounidense de biomateriales Living Ink.  
  • Descubre más historias en Business Insider España

Una camiseta normal de algodón devora agua y energía: detrás de ella existe una gran huella hídrica y de carbono que debería calar en el consumidor. Cualquiera de estas prendas convencionales tiene detrás 2.700 litros de agua, energía de transporte, ocupación de tierra, tintes y agroquímicos, y en muchas ocasiones, mano de obra en condiciones precarias o ilegales, contaminación de acuíferos y uso de sustancias tóxicas para su elaboración.

Mientras unas prendas deterioran el medio ambiente, otras intentan salvar el mundo, aunque por un precio no apto desde luego para todos los bolsillos. Esta camiseta de 110 dólares de la marca británica Vollebak no debe su color negro al carbono, sino a tintas naturales procedentes del pigmento de algas. ¿Su secreto? Pueden absorber dióxido de carbono de la atmósfera. 

La prenda sostenible marca la diferencia con respecto a sus homólogas camisetas convencionales de algodón, que deben la coloración oscura al negro de carbón, que proviene de la combustión incompleta del petróleo pesado. Su producción contribuye al calentamiento global y se investiga la presencia de sustancias cancerígenas para el ser humano en sus partículas.

El negro de carbón es casi omnipresente: está en la tinta de tu bolígrafo negro, la funda negra de tu teléfono o las llantas del coche. Sin embargo, no lo encontrarás en esta camiseta, dotada de tecnología de captura de carbono gracias al poder sin igual de las algas. 

Una camiseta que debe su magia a la espirulina

Camiseta de algas

Vollebak

La marca británica Vollebak tiene el punto de mira en el futuro y quiere extender su enfoque ecológico para la ropa negra. Para ello cuenta con la ayuda de una empresa estadounidense de biomateriales llamada Living Ink: de esta colaboración nace la Algae Black Shirt de 110 dólares, que se lanza esta semana, 

Las algas negras que forman parte de su diseño, puntero en tecnología de materiales, absorben dióxido de carbono a través de la fotosíntesis mientras producen oxígeno.

"Con la camiseta Black Algae volvemos al comienzo de la cadena de suministro para adoptar un pigmento nocivo y omnipresente conocido como negro de carbón", explican desde su página web.

Vollebak

Vollebak

El fundador de Living Ink descubrió que una célula de alga es casi idéntica en tamaño a un pigmento de negro de carbón y puede crear el mismo color, por lo que Vollebak decidió reemplazar la tinta de negro de carbón con una tinta negra hecha de desechos de esta planta marina.

Para obtener este pigmento se cultivan algas en enormes estanques al aire libre donde crecen alimentándose de la luz solar, el dióxido de carbono, el agua y los nutrientes. En concreto, se emplea el alga espirulina, muy de moda en el sector de la alimentación y que absorbe dióxido de carbono y bombea oxígeno a la atmósfera. 

La mayor parte de estas algas se emplea para hacer colorantes alimentarios naturales, usando el resto de la recolección como base para la tinta de algas negras. Para lograrlo se realiza un tratamiento térmico que sella el dióxido de carbono que ha sido absorbido por las algas durante su vida, evitando que regrese a la atmósfera. Luego, el polvo negro se purifica y se mezcla con un aglutinante a base de agua. 

El biomaterial sirve para imprimir toda la superficie exterior de la camiseta. Todavía no es negro azabache, sino gris oscuro, ya que es la primera vez que se intenta. El material base de la camiseta es una pulpa de árbol de color beige sin tratar. La tonalidad final procede de la mezcla de la pulpa y las algas. 

La tinta sigue reteniendo el dióxido de carbono durante un siglo

Una vez que la camiseta ha sido construida e impresa, la tinta de algas negras continúa reteniendo el dióxido de carbono que absorbió cuando estaba viva, y lo hará durante más de 100 años.

En el resto de cosas, la prenda es normal: dura, se percibe y sienta tan cómoda como la camiseta negra más común que tengas en tu armario. 

Más proyectos de Vollebak: chaquetas con energía solar y camisetas que se convierten en alimento para gusanos

No es el único proyecto innovador en el campo de la moda de Vollebak: la startup londinense también anunció en 2019 una camiseta totalmente sostenible realizada con materiales vegetales y de algas. Toda la camiseta, incluida la tinta del logo, es biodegradable, y se descompone en alimento para lombrices en tres meses sobre el suelo. 

La fibra de la prenda procede de eucaliptos y hayas de bosques gestionados de forma sostenible, mientras que la tinta utilizada en el diseño está hecha de algas cultivadas en biorreactores. También ganó premios y reconocimientos por otras prendas que combinan la ciencia con la moda, como su chaqueta para correr cargada con energía solar. 

Otros artículos interesantes:

Desarrollan una camiseta que permite cargar dispositivos con el sudor de tu cuerpo

Este sencillo truco te ayudará a arreglar en un minuto las cremalleras estropeadas de tus prendas favoritas

Las mejores apps para vender ropa online desde tu móvil y ganar dinero con las prendas que ya no usas

Te recomendamos

Y además