"Guau, toca salir a la calle": ¿Cómo puede darse cuenta tu perro de la hora que es?

Perro saliendo de casa
  • Mientras que los humanos son criaturas visuales, los perros son animales olfativos por naturaleza. Su gran sentido del olfato también les otorga un superpoder de rastreo que les ubica en tiempo y lugar. Dicho de otro modo, su hocico es un reloj. 
  • No te sorprendas si tu perro sabe perfectamente cuándo le toca pasear, cuándo regresa a casa alguien que trabaja fuera durante el día o la hora de cenar. Su extraordinaria nariz es responsable de ello. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

¿Pueden los perros saber la hora que es? A grandes rasgos, la respuesta es sí. El reloj de los chuchos es su nariz, ya que están dotados de un superpoderoso sentido del olfato, entre 10.000 y 100.000 veces más potente que el tuyo. De hecho, no solo pueden olfatear droga o resolver crímenes y pesquisas policiales, sino oler enfermedades como el cáncer o el COVID.

De esta manera, no son ilusiones tuyas cuando tu perro se acerca a la puerta porque su hora del paseo ha llegado, mueve el rabo pidiendo esa apetitosa ración de pienso o sabe que alguien está a punto de volver a casa: los canes son capaces de "oler" la hora que es gracias al movimiento del aire y el cambio de olores a lo largo del día.

Lo explica en Consumer la investigadora Alexandra Horowitz, doctora en Ciencia Cognitiva y fundadora del Laboratorio de Conocimiento del Perro en la Universidad de Barnard (Estados Unidos). 

"Cada hora también se caracteriza por un olor peculiar que los canes saben identificar", apostilla la científica, que concluye que los perros pueden olfatear el tiempo, algo que detalla en profundidad en su libro Being a Dog.

Los perros tienen 220 millones de células olfativas en su hocico

Su superpoder no tiene nada de mágico y sí mucho de olfativo: estos mamíferos capturan las moléculas de aroma que transporta el aire en movimiento, las analizan y las colocan en el tiempo. Las corrientes amortiguan o intensifican los distintos olores conforme pasan las horas de la jornada. 

"Si pudiéramos visualizar el movimiento del aire a lo largo del día, lo que realmente estamos visualizando es el movimiento del olor a lo largo del día”, explica Horowitz. Los ciclos de olores facilitan que nuestros mejores amigos peludos conozcan de antemano la hora de actividades periódicas como el paseo o la hora de comer. 

Además, los perros pueden percibir de forma más intensa los olores nuevos y conocen la huella olfativa intransferible asociada a cada persona, por lo que saben cuando uno de los miembros de la casa está a punto de abrir la puerta.

Aunque esa persona se haya ido, el can archiva en sus partículas su olor característico. En cuanto al reloj que albergan en la nariz, la variación en la concentración de olor de una persona es lo que indica a un perro cuánto tiempo ha pasado desde que ha salido de casa, desvelan desde National Geographic.

Por otra parte, sus células olfativas son más variadas que las de los humanos, captando información mucho más compleja. La humedad de sus hocicos las atrapa con mayor efectividad, propiciando que lleguen antes al cerebro. 

Como curiosidad, sus fosas nasales trabajan en "estéreo", de manera independiente, lo que les brinda una precisa fotografía olfativa del planeta que les rodea. 

Además de sus potentísimas narices, los perros también son especialistas en observar la conducta y el lenguaje facial y corporal de las personas con las que viven. También pueden memorizar un promedio de 89 palabras y frases.

Por eso anticipan que los vas a bañar, saben cuándo les estás riñendo por el tono de su voz y relacionan acciones como coger la correa o su juguete favorito con el anhelado momento de salir a correr al aire libre. 

Otros artículos interesantes:

Del maullido de los gatos hasta especies inmortales que se regeneran: 6 descubrimientos sobre animales de 2021

Leer la mente de los animales que no tienen cerebro: científicos averiguan una manera de saber cómo piensan las medusas

Las olas del mar, el canto de los pájaros o la corriente de un río: los sonidos de la naturaleza pueden aliviar el dolor, según un estudio

Te recomendamos

Y además