Pasar al contenido principal

Los inversores están apostando 85 millones de dólares a que los estudiantes hambrientos normalizarán estos robots de entrega de comida a domicilio

Un robot de Starship Technologies
Un robot de Starship Technologies Starship Technologies
  • La startup Starship Technologies, dedicada a la entrega de comida con robots autónomos, acaba de cerrar una ronda de financiación de 45 millones de dólares y va a destinar ese dinero en seducir a los universitarios hambrientos con sus robots. La compañía ya ha levantado en total 85 millones de dólares.
  • Su CEO, Lex Bayer, ha explicado a Business Insider la estrategia de la compañía de cara al futuro, que consiste en convencer a los estudiantes de las ventajas de las entregas con robots autónomos en un plan a largo plazo para normalizar este tipo de entregas en todo el planeta.
  • Bayer dice que Starship confía en destacar dentro de apps de reparto de comida a domicilio como Uber Eats aprovechando lo poco utilizadas que están las aceras.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La startup de la entrega de comida con robots autónomos Starship Technologies ha ido ganando velocidad, y lo ha hecho gracias a los hambrientos estudiantes universitarios, casi siempre enamorados de la tecnología.

La compañía, que tiene ya 5 años de antigüedad, anunció a principios de la semana pasada una ronda de financiación de serie A de 45 millones de dólares, lo que dispara su recaudación total hasta los 85 millones de dólares. Al mismo tiempo, la empresa ha revelado que su ritmo de entrega ha crecido rápidamente. Fundada en 2014, la empresa tardó cuatro años en llegar a las 10.000 entregas con sus robots. Ocho meses después alcanzó las 50.000. Y cuatro meses más tarde de ello, ya ha superado las 100.000.

El objetivo de Starship consiste básicamente en sustituir al repartidor de pizza por un robot, lo cual, según Lex Beyer, CEO de la empresa, es la consecuencia lógica de la tendencia actual de las apps de entrega de comida a domicilio.

Los robots de Starship parecen una pequeña caja blanca que apenas llega a la altura de las rodillas y se mueve sobre 6 ruedas. Tiene una serie de cámaras mediante las que operadores humanos pueden comprobar hacia dónde se dirige el robot y sirenas que se activan cuando el robot detecta que está siendo manipulado.

Bayer ha explicado a Business Insider que el aumento del ritmo de entrega se debe a la maduración de la tecnología de la empresa. No es fácil construir robots sólidos que puedan desplazarse con mal tiempo y con humanos (a veces) poco amables.

Leer más: Por qué 2019 podría ser el año en el que un robot o coche autónomo te traiga la pizza

"Si lo piensas, es una tecnología realmente difícil de construir", dice Bayer a Business Insider. "Necesitábamos recorrer muchos kilómetros para que nuestros robots se volvieran inteligentes y aprendieran sobre el mundo. Hemos tenido que invertir en tecnología y en hacer que nuestros robots sean eficaces. Pero ya lo hemos solucionado, así que podemos simplemente encender uno de los robots y esperar a que empiece a realizar entregas".

Ahora que sus robots están en perfectas condiciones y cuenta con una inyección de dinero de 45 millones de dólares, Starship tiene un objetivo singular: expandirse a 100 campus universitarios en Estados Unidos y Europa para que los estudiantes se enganchen a la entrega robótica.

Lex Bayer, CEO de Starship Technologies.
Lex Bayer, CEO de Starship Technologies. Starship Technologies

"Estamos notando una enorme aceptación en los campus universitarios", dice Bayer, añadiendo que las entregas de platos listos para consumir son los más demandados, en lugar de alimentos. "La razón es simple. Estamos tratando con una generación de personas que han crecido esperando que puedan controlar el mundo a través de sus teléfonos, y con unos cuantos golpecitos en la pantalla reciben cosas", sentencia.

Starship comenzó a prestar sus servicios a los estudiantes de la Universidad George Mason (Fairfax, Virginia), y desde entonces se ha extendido a la Universidad del Norte de Arizona y a la Universidad de Pittsburgh.

Bayer dice que pronto también llegarán a Purdue (West Lafayette, Indiana). Está colaborando con un puñado de restaurantes en cada uno de estos campus, desde grandes cadenas como Starbucks y Subway hasta lugares restaurantes locales que trabajan de forma independiente. 

Leer más: Cuándo comenzarán los robots a ser mejores que nosotros en trabajos típicamente humanos

Cuando comenzó en George Mason tenía 25 robots que servían de cuatro restaurantes, pero desde entonces el número ha crecido a más de 35 robots que sirven comida de más de diez restaurantes.

Bayer afirma que en los tres campus en los que opera actualmente Starship se ha producido un flujo constante de pedidos que incluyen el desayuno, la comida, la cena y se extienden hasta altas horas de la madrugada. "Los estudiantes están comiendo todo el tiempo", dice, aunque insiste en que la madrugada ha sido un éxito en particular.

Las entregas de Starship se realizan de las 8 de la mañana a las 2 de la madrugada, y Bayer dice que algunos restaurantes asociados incluso han ampliado su horario para hacer frente a las entregas robóticas.

Los robots autónomos están equipados con cámaras y sirenas

El objetivo a largo plazo de Starship no consiste únicamente en dominar la vida universitaria, sino en utilizar a esta nueva generación de estudiantes como una especie de caballo de Troya para normalizar la entrega robótica fuera de los campus.

"Toda una generación de estudiantes crecerá en un mundo donde esperan que las cosas les sean entregadas con robots y piensan que eso es normal y la forma en que funciona el mundo. Y luego, al salir de la universidad, esperarán esto también en los barrios y ciudades de todo el mundo", afirma.

El año pasado, el fundador de Starship, Ahti Heinla, dijo a Business Insider que los robots se habían encontrado con algunos problemas iniciales, ya que algunos peatones humanos eran propensos a darles una patada cuando pasaban por su lado. Cuando se le preguntó cómo le va a la creciente flota de robots, Bayer respondió que la reacción ha sido muy positiva, ya que algunos estudiantes incluso han posado con los robots con sus togas y birretes en sus ceremonias de graduación.

Al ser preguntado sobre cómo los robots van a superar a los servicios de entrega, como Uber Eats, que contratan a conductores y repartidores humanos, Bayer responde que su ventaja radica en el uso de la acera. "Las aceras son un activo infrautilizado", dice. "Miro las aceras donde quiera que voy, y generalmente están vacías".

También cree que tener robots que se abren de forma centralizada desde los restaurantes y supermercados resulta un modelo más eficiente que realizar un seguimiento de los repartidores desde el punto de venta hasta el punto de entrega. "En el caso de los platos listos para comer y los alimentos, la mayoría de la gente pide cosas que están a menos de 5 kilómetros del lugar en el que se encuentran. Así que hacerlo con un robot es una forma mucho más eficiente de hacerlo", resume.

Así que cuidado Generación Z, los robots se acercan, y desean seducirte.

Y además