Pasar al contenido principal

El CEO de una compañía de 55.000 millones de dólares revela cómo la Generación Z está obligando a las personas a tomar medidas ante el cambio climático

Climate change strikers in New York City.
Climate change strikers in New York City. Ivan De Luce/Business Insider
  • 19 empresas con ingresos anuales superiores a 500 mil millones de dólares lanzaron este lunes una iniciativa para proteger la biodiversidad.
  • Según el CEO de Danone, Emmanuel Faber, la generación Z exige que las empresas tomen medidas, buscando productos que promuevan la sostenibilidad.
  • "El velo que se tenía a nivel corporativo está siendo atravesado por la generación Z", dijo Faber a Business Insider.
  • La erosión de la biodiversidad cuesta miles de millones de dólares a nivel mundial, según los expertos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Emmanuel Faber, el CEO del gigante de alimentos y bebidas Danone, valorado en 55.000 millones de dólares, lidera una coalición para una industria que se encuentra en una encrucijada.

Este lunes, 19 compañías con ingresos anuales combinados de más de 500.000 millones de dólares, incluidas Danone, Kellogg's Company, Mars y Nestlé, lanzaron la iniciativa "One Planet Business for Biodiversity" en la Cumbre de Acción Climática de las Naciones Unidas en la ciudad de Nueva York.

Estas empresas se han comprometido a impulsar prácticas agrícolas regeneradoras, modernizar las carteras de productos para que estos sean menos dependientes de los cultivos explotados en exceso e identificar acciones para eliminar la deforestación y proteger los ecosistemas naturales. El grupo revelará "compromisos ambiciosos, cronometrados y medibles" para octubre de 2020.

Leer más: La activista climática de 16 años, Greta Thunberg, dice que ninguna empresa del mundo tiene ahora mismo una estrategia contra el cambio climático suficientemente buena

"Estamos realmente en una encrucijada cuando se trata de nuestros sistemas de uso y producción de tierras", dijo Faber a Business Insider. "Los CEO de estas compañías han decidido que necesitábamos y podríamos marcar la diferencia para restaurar la pérdida de biodiversidad, que es tanto un factor de valor como de resistencia para nuestros negocios".

Emmanuel Faber.
Emmanuel Faber. Riccardo Savi/Getty Images

Faber dice que los clientes, especialmente los consumidores más jóvenes, exigen cada vez más que las empresas promuevan la sostenibilidad y aborden el cambio climático. Los consumidores de la generación Z "cogen una caja del estante y le dan vuelta porque quieren mirar la letra pequeña", entendiendo cuáles son los ingredientes y de dónde provienen. El reconocimiento de sabor y marca no es suficiente. La generación Z exige cada vez más transparencia.

"El velo que teníamos a nivel corporativo está siendo atravesado por esta generación", dijo Faber.

Si la evolución de las normas y la demanda de los clientes no es suficiente para obligar a las empresas a realizar cambios, el coste económico de ignorar la erosión de la biodiversidad está afectando a las empresas.

Los gigantes de alimentos y bebidas han ayudado a crear un sistema que destruye la biodiversidad natural. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación descubrió que solo nueve plantas representan aproximadamente dos tercios de la producción total de cultivos a nivel mundial. Los bosques naturales disminuyeron en 6,5 millones de hectáreas por año entre 2010 y 2015, un área más grande que el Reino Unido, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)

Estos cambios están destruyendo los ecosistemas naturales. El cambio climático ha hecho que las sequías e inundaciones sean más comunes; sin una variedad de cultivos, estos fenómenos naturales pueden ser aún más devastadores para las granjas. En áreas donde las abejas han sido aniquiladas, los humanos se ven obligados a polinizar los cultivos a mano, asumiendo un trabajo que la naturaleza una vez llevaba a cabo.

En esta situación de deterioro, cultivar y crear suficientes alimentos para alimentar a una población mundial en crecimiento se vuelve cada vez más difícil y costoso para las empresas. Contratar humanos para polinizar los cultivos, después de todo, es costoso. La OCDE estima que entre 1997 y 2011, el mundo perdió hasta 31 billones de dólares por año en "servicios ecosistémicos" debido a la degradación de la tierra y la pérdida de tierra natural.

"La naturaleza funciona para nosotros", dijo Faber. "Pero no miramos este trabajo. Estamos destruyendo este trabajo".

Y además