El CEO de Nvidia afirma que ChatGpt les ha obligado a correr: “Tenemos que responder a la demanda y pasar con urgencia al siguiente nivel"

Jensen Huang, el CEO de Nvidia.
Jensen Huang, el CEO de Nvidia.

Reuters

  • Nvidia presenta una infraestructura para desarrollar programas con inteligencia artificial en la nube.
  • El CEO de Nvidia reconoce que lo que más le ha sorprendido es la capacidad de procesar vídeo y vaticina cuáles serán las próximas aplicaciones en el sector.

La IA va a inundarlo todo; no se va a limitar a un chat o a un asistente de voz inteligente, sino que va a influir en cada sistema de datos, desde los ordenadores, hasta las tareas que hagamos con una hoja de cálculo, según vaticina el CEO de Nvidia y afirma que el formidable éxito de ChatGPT les ha obligado a pisar el acelerador.

"Tenemos que responder a la demanda y pasar con urgencia al siguiente nivel respecto a los grandes modelos de lenguaje", afirma Jensen Huang, CEO de Nvidia, que opina que el primer paso es construir modelos de lenguaje más grandes, que sean capaces de procesar más datos y que además tengan el soporte de una infraestructura adecuada.

 Huang ha explicado cuáles son los grandes desafíos que presenta el sector y ha presentado el nuevo servicio de computación con inteligencia artificial en la nube de la compañía, en una entrevista publicada en Stratechery.

Para Huang, la inteligencia artificial no se limita a las funcionalidades de un chat, sino que este no es más que un eslabón de una larga cadena de innovaciones, que van desde los modelos de lenguaje multidimensional y los superordenadores y las aplicaciones de uso cotidiano.

La inteligencia artificial generativa - tal y como se denomina a la nueva ola de la IA-  es tan útil que se conecta a Microsoft Office, a Google Docs o los navegadores”, señala el CEO.

 

Este es precisamente el éxito de ChatGPT, asevera Huang. Al integrarse en otras aplicaciones de otros proveedores, ha expandido su ecosistema a múltiples casos de uso que han permitido a los usuarios descubrir las bondades de esta tecnología.

Entre otras aplicaciones, ChatGPT ha destacado en el entorno laboral, con la posibilidad crear documentos de marketing, presentaciones de negocio, ensayos y hasta querys complejas en diversos lenguajes informáticos.

"ChatGPT es el tema de conversación en todas las salas de juntas, estoy seguro, de todos los ingenieros del mundo, y de la hora de la cena. Hasta los niños hablan de eso", un fenómeno que el ejecutivo denomina 'el momento iPhone de la inteligencia Artificial'".

Sin embargo, lo que más ha sorprendido a Huang son las aptitudes que demuestra procesando vídeos, tal y como ha demostrado el nuevo ChatGPT-4, lanzado a principios de este mes.

"Los vídeos tendrán inteligencia artificial generativa agregada para mejorar el fondo, realzar a los sujetos, iluminar automáticamente sus rostros, ajustar el brillo de sus ojos o agregar gráficos divertidos" a una imagen o a una secuencia audiovisual, asevera. 

Nvidia presenta un servicio en la nube con inteligencia artificial 

Nvidia no se ha quedado atrás en la carrera tecnológica y ha presentado su su nuevo servicio de supercomputación en la nube, DGX Cloud, que otorga a las empresas la infraestructura necesaria para desarrollar y entrenar modelos avanzados de inteligencia artificial.

La presentación ha tenido lugar en Las Vegas esta semana, con motivo de la conferencia anual para desarrolladores de la marca, la GPU Technology Conference.

DGX Cloud utiliza un centro de datos a través de un conjunto de superordenadores, creando un ecosistema que puede desagregarse en la nube para que lo utilice cada proveedor según lo necesite.

"Lo estamos integrando en Dell, en Lenovo, en  Quanta, en Foxconn, en Azure, GCP, AWS, OCI, etc.,  todos tienen sus propias necesidades y todos tienen su propia forma de operar", expresa Huang.

A través de esta arquitectura, los pequeños proveedores de aplicaciones con IA podrán acceder a una infraestructura compleja de un tercero que le provea de sistemas que no pueden desarrollar por sí mismos.

Aunque en una primera fase DGX Cloud solo utiliza la nube de Oracle, la compañía ya tiene planes para integrarlo próximamente con Azure, de Microsoft, y Google Cloud, de Google.

A este respecto, el director ejecutivo de Microsoft, Satya Nadella, afirma en una nota de prensa publicada esta semana que "Junto con NVIDIA, nos enfocamos tanto en desarrollar servicios que unan los mundos digital y físico, como en la capacidad de automatizar, simular y predecir cada proceso comercial. LLevamos la supercomputadora de IA más poderosa a clientes de todo el mundo".

DGX Cloud permite a las empresas seleccionar su proveedor de nube, ya que la experiencia y necesidades de cada sistema tendrán sus propias particularidades. Además del entorno virtual, la compañía tiene un software dedicado a las empresas que desarrollen sus aplicaciones nativas con Inteligencia Artificial. 

Los principales usuarios serán las empresas de videojuegos y la medicina, según adelanta Huang. Paralelamente a DGX Cloud Nvidia se ha asociado con Microsoft para lanzar Nvidia Omniverse, una suerte de metaverso con inteligencia artificial para productores de videojuegos en tres dimensiones.

Por otro lado, el CEO de Nvidia afirma que la industria farmacéutica y sanitaria tienen mucho que ganar con la inteligencia artificial generativa. "A día de hoy, estamos trabajando con casi todas las empresas de creación de fármacos".

La física y la química tienen su propio lenguaje, explica Huang y la inteligencia artificial se encarga de desentrañar sus secretos. "Podemos entender las proteínas y cuáles son las funciones asociadas con ellas, y podemos generar nuevas proteínas con la IA generativa", expresa entusiasmado.

Con la celeridad con la que se está produciendo esta ola tecnológica, Huang concluye que pronto podremos utilizar la inteligencia artificial generativa para cualquier cosa y vaticina que en menos de diez años estará disponible con un alto rendimiento en cualquier teléfono móvil.

Conoce cómo trabajamos en BusinessInsider.

Etiquetas: MicrosoftChatGPT, Tecnología, OpenAI