Pasar al contenido principal

Coches que funcionan con gas: qué son el GLP y el GNC

Seat ibiza TGI
El Seat Ibiza TGI de gas natural ha experimentado un fuerte crecimiento de ventas. Seat
  • Los coches a gas se han convertido en una opción popular entre quienes buscan coche nuevo. 
  • Tanto el GLP, como el GNC son combustibles mucho más limpios que gasolina o diésel. 
  • Basados en gases sencillos, GLP y GNC son sin embargo productos diferentes.

Los coches a gas, así en general, han pasado de ser una rareza a una opción preferente entre quienes buscan coche nuevo. Por eso, es importante saber qué son el GLP y el GNC, así como las ventajas que aportan los coches a gas y cuáles pueden ser sus inconvenientes. 

Tanto los coches de GLP, como los coches de CNG, son turismos de gasolina adaptados para usar indistintamente uno u otro carburante. Así, una clara ventaja que ofrecen todos los turismos de gas es su autonomía, ya que al llevar dos depósitos, esta se incrementa, en algunos casos hasta llegar casi a los 1.300 km

Así, estés pensando en comprarte un un vehículo de gas licuado de petróleo o uno de gas natural, esto es todo lo que necesitas saber.

1. Qué son el GLP y el GNC

Cómo convertir tu coche a GLP
El kilometraje de un viejo Seat Toledo de GLP no deja lugar a dudas sobre la fiabilidad de este combustible. Vicente Cano.

El GLP y el CNG no solo son los combustibles de moda, sino la solución más a mano hoy en día para los problemas de contaminación en muchas ciudades. Aunque las siglas de uno y otro pueden resultar confusas, en realidad ayudan muy bien a distinguirlos del resto de carburantes. 

CNG es el acrónimo de gas natural comprimido, que en este producto es básicamente metano (CH4) a entre 200 y 250 atmósferas de presión. 

GLP es gas licuado de petróleo —aunque también puede proceder de la licuefacción de gas natural—. Formado por una mezcla de propano (C3H8) y butano (C4H10) y, como su nombre genérico indica, en estado líquido. Para mantenerse así, el GLP requiere de ser almacenado a -40 ºC o a una presión de ocho atmósferas. 

Así, aunque similares en su composición, la principal diferencia entre el GLP y el GNC es que el primero se encuentra en estado líquido y el segundo es un gas, más ligero que el aire. 

2. Cuánto se puede ahorrar con un coche de GLP o de GNC

Euros y céntimos
Pixabay

Un coche de GLP o un de GNC sale un poco más caro de inicio que uno de gasolina, pero algo más barato que la variante diésel del mismo modelo con igual o similar potencia. Si decides hacer la conversión de tu coche de gasolina a uno de GLP, deberás invertir al menos 1.800 euros de inicio. 

Sin embargo, a partir de ahí, todo serán ahorros en cada repostaje. Los coches de GLP consumen alrededor de un 20% más cuando están usando gas licuado. Sin embargo, de media, el precio del GLP se sitúa en un 50% el de la gasolina, así que el ahorro con gas licuado de petróleo puede estar entre el 30 y el 40%. Este portal del Ministerio de Energía y Turismo, puedes conocer los precios de todos los combustibles actualizados al día

La diferencia de consumo en un coche que usa gasolina o CNG es más difícil de estipular, puesto que al ser un gas este se mide en kg. Un consumo habitual de esta clase de vehículos puede estar entre los 3,5 y los 4,5 kg/100 km de CNG. En todo caso, el ahorro de uso se sitúa en el mismo rango que en el del GLP.

Para que lo puedas calcular según los kilómetros que haces al año, el ahorro en usar GLP o GNC pueden estar en alrededor de 30 euros por cada 1.000 km recorridos. Y además las mecánicas se desgastan menos, así que a la larga ahorrarás también en el mantenimiento del vehículo, y mucho. 
 

3. Dónde se puede repostar GLP y GNC

Aquí es dónde hay más diferencias, por ahora, entre el gas natural y el gas licuado de petróleo para coches, puesto que la apuesta de las distribuidoras de petróleo en España por el GNC es mucho más reciente. El mapa que puedes ver sobre este párrafo, muestra las 57 estaciones de servicio donde puede repostarse GNC en nuestro país, por ahora. 

Por ahora, este es el mayor inconveniente del GNC, pero lo bueno es que se prevé llegar a cerca de 100 estaciones a lo largo de este año. Puedes consultar en este enlace toda la información disponible respecto a su despliegue. Si viajas fuera de España con tu coche de gas natural, podrás seguir usándolo en modo ECO porque en Francia también tiene una red de EESS de CNG y en Italia, por ejemplo, es casi tan popular como la propia gasolina. 

Con GLP tienes más de 500 estaciones de servicio donde poder repostar tu coche, así que te podrás mover sin problemas por toda España. Además, en ambos casos existen varias app que te pueden ayudar a planificar tu viaje y poder así rellenar tu depósito de GLP o CNG. Esta no está mal, pero si tienes un coche de gas licuado te recomiendo la app de AOGLP, que es la patronal del sector. 

Y, en todo caso, recuerda que tanto en un coche de gas licuado como en uno de gas natural, siempre tienes la posibilidad de utilizar gasolina. No ahorrarás, pero esto te asegura la tranquilidad de poder llegar a tu destino. En ambos casos, cuando se agota el tanque del gas, el vehículo pasa automáticamente a utilizar el de gasolina, prácticamente, sin que te des cuenta. 

4. Qué ventajas ofrecen el GLP y el GNC

depósito tgi boca
La boca de llenado del depósito tiene una válvula de seguridad que impide cualquier descuido. Seat.

La principal ventaja que los conductores de coches a gas persiguen es el ahorro con GLP o con GNC. Y este llega cada vez que se reposta puesto que sus precios son sensiblemente inferiores a los del gasóleo o de la gasolina. 

Dejando a un lado las posibles ayudas del Plan VEA, cuando este llegue a concretarse, como las emisiones de los coches a GNC o de GLP son muy inferiores y el Impuesto de Matriculación se basa en ellas, la inmensa mayoría de los coches de gas que hay en el mercado no pagan el IM al generar menos de 120 g/km de CO2. 

Los coches de GLP y de CNG también obtienen una importante rebaja en el impuesto de circulación, que es de carácter municipal. Dependiendo del lugar en el que el vehículo esté registrado este descuento en el impuesto sobre vehículos de tracción mecánica puede estar entre el 50 y el 75%. 

Para terminar, todos los coches de GLP y de gas natural tienen la clasificación ECO, incluso las variantes más potentes de algunos fabricantes. Si vives en una ciudad como Madrid o Barcelona, seguro que ya conoces cuáles son las limitaciones a circular durante los episodios de alta contaminación. Si conduces un coche ECO, estas solo te afectarán cuando se pase a los niveles de alerta superiores. 

5. ¿Tienen algún inconveniente los coches de GLP o los coches de GNC?

motor tgi
Este motor puede funcionar indistintamente con gas natural o con gasolina. Seat.

Al contener una pequeña cantidad de aceites, la gasolina aporta un factor de lubricación que los fabricantes de coches conocen y aprovechan. Ni el CNG, ni el GLP contienen nada más que una mezcla de gases sencillos por lo que esto debe ser tenido en cuenta en los mantenimientos periódicos del vehículo. 

Sin embargo, en los últimos modelos de GLP y de CNG este problema ha quedado parcialmente resuelto con un refuerzo en las válvulas. El inconveniente que tienen todos los coches de gas, y que seguirán teniendo, es que el gas hay que guardarlo en algún sitio. Y la mejor opción es el hueco de la rueda de repuesto. 

Así, si tienes un coche de gas natural (CNG) o de gas licuado (GLP) deberás prescindir de la rueda de repuesto y tener siempre a mano un kit antipinchazos, que es obligatorio en estos casos. Pero ahora viene lo mejor porque la gasolina y sobre todo el diésel generan una considerable cantidad de suciedad en el motor, dado que están basados en cadenas de hidrocarburos mucho más largos, con treinta o más átomos de carbono, por tres del gas natural y cuatro del GLP.

Además, en el caso del GLP y el gas natural, sus moléculas solo contienen hidrógeno además de carbono, cosa que no sucede con las gasolinas y el diésel, que en realidad es un aceite. Por este motivo, el empleo de gas en el motor de combustión de un coche resulta mucho más limpio y eficiente que utilizar un combustible tradicional. Y esto hace el mantenimiento de un coche a gas mucho menos costoso que el de los coches convencionales, especialmente, en el largo plazo. 
 

6. Por qué el GLP y el GNC son tan baratos

Opel Corsa GLP cuadro mandos
Opel Corsa GLP cuadro mandos Alejandro Aguilar.

Tanto el GLP como el GNC proceden de la extracción o del procesado de los productos petrolíferos. En las refinerías, se obtiene GLP durante el craqueo catalítico al que se somete al crudo para conseguir gasóleo y gasolina. En torno a un 2,75% de cada barril de petróleo se convierte en gas licuado durante este procedimiento. 

Además, durante la extracción, hay gigantescas bolsas de gas natural que, hasta hace no muchos años, simplemente, se dejaba escapar a la atmósfera. Ahora, este gas se atrapa y es convertido, entre otros productos, en GNC. 

Así, tanto el GLP como el GNC son subproductos de la industria petrolífera, que con su comercialización obtiene beneficios económicos adicionales y además mejora su imagen, puesto que al ser combustibles más limpios ayudan a reducir la huella de carbono de este sector. De ahí, el gran interés de los distribuidores por ofrecer gas licuado y  gas natural a precios competitivos. 

Además, empresas especializas en la distribución de estos productos, como Gas Natural Fenosa, ven en esta nueva línea de negocio una solución para un problema que se les avecina en el futuro: la bajada del consumo de gas de calefacción por la creciente eficiencia energética de viviendas y calderas. 

Pero sobre todo, el motivo por el que el GLP y el GNC son tan baratos es que soportan una carga impositiva mucho menor que gasóleo y gasolina. Mientras que por cada litro de diésel que se reposta, se paga un 53,6% de impuestos y un 57,5% en el caso de la gasolina, el GLP solo tiene un 22,7%. El gas natural para coches paga todavía menos impuestos, al aplicársele solo 0,414 c€/kwh —es decir, unos 6,52 céntimos/kg—.

7. ¿Son seguros los coches de gas?

depósito tgi
El depósito de gas natural está debajo del maletero. Seat.

Cualquier vehículo que use motor de combustión lleva un depósito de un material inflamable en su interior. Tanto el GLP como el GNC arden, pero solo ante la presencia de una llama. El GNC es un gas confinado en el tanque a 200 atmósferas de presión y ante un escape, como además es más ligero que el aire, se escapa de inmediato hacia la atmósfera.

El GLP se encuentra en estado líquido, pero solo porque se guarda a  7,5 atmósferas de presión, así que si se escapa —cosa imposible por descuido del usuario—, puede derramar, pero nunca empapará la ropa como el diésel o la gasolina porque se evaporará casi de inmediato. 

En ambos casos, los sistemas de repostaje están adaptados y son completamente seguros, incluso más que el de la gasolina en particular. Lo mismo sucede con los tanques, que van el lugar más protegido del vehículo: debajo del maletero. En un accidente, el GLP o el CNG son mucho menos peligrosos, por ejemplo que la gasolina, dado que esta sí arde, empapa y puede quedar derramada debajo del coche, por ejemplo.

Te puede interesar

Lo más popular