Cómo calcular el finiquito en 5 pasos sin equivocarte

Cómo calcular el finiquito del trabajador
Alex Kotliarskyi / Unsplash
  • El finiquito es la suma del dinero que adeuda la empresa al trabajador tras terminar la relación laboral.
  • El cálculo del finiquito incluye el salario, las pagas extraordinarias prorrateadas y las vacaciones no disfrutadas.
  • Finiquito e indemnización por despido son conceptos diferentes.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El finiquito laboral es un derecho de todo trabajador y sirve para acreditar el final de la relación laboral entre la empresa y su empleado.

El finiquito resume la deuda de la empresa con el trabajador en el momento cese del contrato. Es un documento que recoge la liquidación de las cantidades que debe percibir el empleado y que incluye la parte del salario correspondiente al mes en curso, la remuneración por los días no disfrutados, las bonus e incluso la indemnización por despido si procede.

Cuándo se cobra el finiquito

El finiquito se cobra siempre que termina la relación laboral entre la empresa y el trabajador. En este sentido, da igual si se trata de un despido o de una baja voluntaria. Todos los trabajadores tienen derecho al finiquito, independientemente del motivo del despido.

De hecho, la empresa está obligada a pagarlo incluso cuando se trata de un despido disciplinario, con el que no hay derecho a indemnización. La clave en este punto es que el finiquito y la indemnización por despido son conceptos diferentes.

Desde un punto de vista legal, el finiquito resume el dinero que la empresa le debe al empleado por su trabajo hasta la fecha del cese laboral. A modo de ejemplo, si una persona deja la empresa el día 15 del mes, tendrá derecho a cobrar por lo menos medio mes de su salario.

Por su parte, las indemnizaciones por despido son compensaciones adicionales que la empresa debe pagar cuando echa al trabajador. Dependiendo del motivo del despido la indemnización la indemnización será mayor o menor. Sólo en caso de despido disciplinario no se cobrará indemnización.

Además, esta indemnización puede aumentar si después un juez decide que el despido no fue procedente.

Leer más: Estos son los 4 tipos de despido y la indemnización que debes cobrar si te echan del trabajo

Al final, la diferencia entre el finiquito y la indemnización por despido es que el primero se cobra siempre y el segundo sólo en determinados casos.

Cómo calcular el finiquito en 5 pasos

Los pasos para calcular el finiquito son siempre los mismos y sólo cambia el número de conceptos que hay que sumar.

Esto son los pasos para averiguar el finiquito en caso de baja voluntaria por parte del trabajador y los conceptos que hará que sumar:

Salarios no percibidos, incluido el sueldo del mes en curso

El finiquito siempre debe incluir el sueldo que deba la empresa, tanto si se trata de una mensualidad entera o de una parte del salario mensual.

En caso de dejar la empresa o de ser despedido durante el mes, hay que calcular a cuánto asciende el salario correspondiente a ese mes. Para ello hay que calcular el salario diario. Basta dividir entre 30 o 31 días el salario mensual y multiplicarlo por los días del mes transcurridos.

Leer más: Cómo calcular el paro que te corresponde

Vacaciones no disfrutadas

El finiquito también tiene en cuenta las vacaciones no disfrutadas. Por ley los trabajadores tienen derecho a un mínimo de 30 días de vacaciones por año trabajado, aunque determinados convenios pueden ampliar esos días.

A la hora de computar el finiquito hay que sumar esos días de vacaciones. Para calcular los días que te corresponden en función del tiempo trabajado sólo hay que hacer una simple regla de tres. También se puede dividir el número de días de vacaciones entre los 12 meses del año y después multiplicarlo por los meses trabajadados.

Por último, sólo hay que multiplicar los días de vacaciones no disfrutadas por el salario diario y así obtener la cantidad que hay que sumar al finiquito.

La parte proporcional de las pagas extraordinarias

En caso de que las pagas extraordinarias no estén prorrateadas, también hay incluirlas en el cálculo del finiquito. La norma general es que haya dos pagas extraordinarias, la de verano (el 1 de julio) y la de Navidad. El número de pagas y la forma de abonarlas debe de estar recogida en el contrato.

Como parte del finiquito se cobrará la parte proporcional a las pagas extraordinarias que le corresponderían al trabajador.

Esta es la operación más complicada de todo el cálculo del finiquito. Para saber a cuánto asciende este capital hay que contar los días transcurridos desde que se cobró la última paga extra (1 de enero o 1 de julio) hasta el momento del despido. Después habrá que dividir el importe de la paga extraordinaria entre 182,5. Así se obtiene la cantidad de la paga que corresponde a cada día. Por último sólo hay que multiplicar esa cifra por los días transcurridos desde el 1 de enero o el 1 de julio, dependiendo de cuándo se produzca el cese laboral.

Bonus y pluses no abonados

Este es el punto más polémico y complejo, ya que depende de lo que estipule el contrato. Los pluses, bonos e incentivos por objetivos formarán parte del finiquito siempre que en el contrato no se estipule lo contrario.

Así se desprende de diferentes sentencias que han creado jurisprudencia dando la razón a la empresa cuando ésta cuenta con un reglamento donde se recogen las bases para el cobro del bonus y se establece que sólo lo cobrarán los empleados de la empresa en esa fecha.

En caso de no existir ese reglamento, que éste no sea accesible para el empleado y/o que el contrato laboral no lo recoja expresamente, los incentivos no percibidos de los últimos doce meses se incluirán en el finiquito.

La indemnización por despido

En caso de despido, el finiquito también sumará la indemnización por despido, en caso de haberla. Y es que en caso de despido disciplinario no corresponde indemnización por despido. 

Leer más: Estas son todas las claves para negociar tu despido y conseguir tu indemnización

Qué hacer si no estás de acuerdo con el finiquito

¿Y si el finiquito no está bien calculado? ¿Qué ocurre cuando empresa y empleado no se ponen de acuerdo en cuestiones como los incentivos o la indemnización por despido? En ese caso el trabajador puede optar por no firmar el finiquito o firmarlo y añadir un “No conforme” o “No cobrado, no conforme”.

Al firmarlo así después se podrán reclamar las cantidades que correspondan.

LEER TAMBIÉN: Las 5 causas de despido más frecuentes en las empresas

LEER TAMBIÉN: Un juzgado de Las Palmas declara improcedente el despido de una administrativa sustituida por un robot

VER AHORA: Joan Jordi Vallverdú, CEO de OmnicomMediaGroup: “La principal herramienta que tenemos es el talento de las personas”

    Más:

  1. Empresa
  2. Pymes
  3. Salarios
  4. Trending