Estos son los 4 tipos de despido y la indemnización que debes cobrar si te echan del trabajo

Cómo calcular la prestación por desempleo
Stocksnap / Pixabay
  • Después de cualquier despido, el trabajador tiene derecho a un finiquito, que está formado por aquello que reste del último mes de salario, los días de vacaciones no disfrutados y las pagas extraordinarias no abonadas.
  • Pero dependiendo del tipo de despido también hay lugar a una indemnización, que si cumple ciertas condiciones puede llegar a ser cuantiosa.
  • Aquí puedes ver los tipos de despido que puede sufrir un empleado y las indemnizaciones a las que se tiene derecho en cada caso.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cuando un contrato de trabajo se extingue hay que atender a diferentes factores para conocer qué finiquito recibirá el trabajador y, si se da el caso, qué indemnización le corresponde.

En caso de que la rescisión sea de mutuo acuerdo y el empleado y la empresa deciden poner fin al contrato por interés de ambas partes (por ejemplo, el profesional se marcha a otra compañía), hay lugar a finiquito pero no a indemnización. Es decir, se cobrarán los días de vacaciones no disfrutados, las pagas extraordinarias y los días que resten al mes en curso.

Pero si la finalización del contrato se produce por decisión única de la empresa, es bastante probable que corresponda una indemnización.

Leer más: Un juzgado de Las Palmas declara improcedente el despido de una administrativa sustituida por un robot.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que no todos los despidos son iguales, y que la indemnización puede llegar a variar mucho dependiendo de si se cumplen o no ciertas condiciones.

A continuación se detallan qué tipos de despidos existen y qué indemnizaciones se reciben a través de ellos.

Despido disciplinario: sin derecho a indemnización

Amy Hirschi/ Unplash

Este tipo de despido se produce cuando el trabajador ha actuado en contra del buen funcionamiento de la empresa: faltas de asistencia que no se han justificado, impuntualidad constante, indisciplina, ofensas verbales e insultos, acoso a otros compañeros o acudir bajo los efectos del alcohol y otras sustancias a su puesto.

Si el empleador puede demostrar estas faltas el despido es disciplinario y el profesional no tiene derecho a indemnización.

Despido objetivo: 20 días de sueldo por cada año trabajado

Getty Images

Un despido objetivo significa que la empresa ha encontrado causas justificadas para poner fin al contrato. Bien porque el empleado no desempeña correctamente sus funciones o porque la empresa alega motivos económicos u organizativos que obligan al despido.

Según la normativa, en este caso el empresario debe indemnizar con un mínimo 20 días de salario por año trabajado, además del importe del finiquito, que lo recibirá en cualquier caso.

Despido colectivo: 20 días de salario por cada año trabajado

Getty images

Este tipo de despido se produce cuando los afectados son varios profesionales de una misma empresa. Para que un despido sea colectivo debe afectar por lo menos a 10 trabajadores. Y en empresas con menos de 100 empleados, tendrá que afectar a un 10% de la plantilla.

Un despido colectivo debe estar justificado por varios factores. Por ejemplo asuntos económicos o cambios organizativos en el organigrama de la compañía, pero la indemnización a los empleados será la misma que en un despido objetivo: 20 días de salario por año trabajado.

Despido improcedente: 33 días de sueldo por cada año de servicio

Getty Images

Aunque el empresario justifique el despido, puede ser que la justicia determine que no se trata de una causa objetiva y por lo tanto haya lugar a una mayor indemnización para el empleado.

El primer paso es que el afectado reclame y denuncie el despido. En el caso de que la justicia dé la razón al empresario el procedimiento no sufrirá variación alguna y se pagará el finiquito con la indemnización correspondiente. Pero si el juez decide que el despido es improcedente, el empleador está obligado a pagar una indemnización de 33 días de salario por años trabajados.

Leer más: Las 12 mejores ofertas de trabajo en LinkedIn para trabajar en medioambiente.

Despido nulo: readmisión en la empresa y abono de todos los salarios no percibidos

Según el Estatuto de los Trabajadores, un despido será considerado nulo cuando "tenga por móvil alguna de las causas de discriminación prohibidas en la Constitución o en la ley, o bien se produzca con violación de derechos fundamentales y libertades públicas del trabajador" .

Si el empleado recibe un despido nulo tiene derecho a ser readmitido en la empresa y a cobrar los salarios que dejó de percibir durante los meses que transucrren entre su despido y el fallo del juez.

LEER TAMBIÉN: 7 trucos y consejos de LinkedIn para tener mejores contactos y encontrar trabajo

LEER TAMBIÉN: 6 programas piloto con jornadas laborales de menos de 40 horas que demuestran que trabajar menos aumenta la productividad

VER AHORA: X Smart Business Meeting: expertos del sector analizan los retos y el futuro de la educación y la formación en España

    Más:

  1. Derechos laborales
  2. Trabajo
  3. Empresa
  4. Listas