Pasar al contenido principal

Estas mesas de billar personalizadas cuestan más de 100.000 dólares y son las preferidas de cantantes como Justin Bieber o Taylor Swift: así es como se hacen

  • La empresa Blatt Billiards ha fabricado mesas de billar durante 100 años ininterrumpidamente. 
  • Continúa siendo una empresa familiar, y el precio de sus productos van desde los 20.000 hasta los 100.000 dólares, y entre sus clientes están personalidades como Taylor Swift, Justin Bieber o Tommy Hilfiger.
  • Las mesas de billar son auténticas piezas de artesanía construidas entre seis meses y un año después de su encargo. 

Esta es la transcripción del vídeo. 

Narrador: Bienvenidos a Blatt Billiards. Esta empresa familiar lleva casi cien años construyendo y restaurando mesas de billar. Fue fundada en la ciudad de Nueva York en 1923 y desde entonces se ha forjado una reputación gracias a sus mesas talladas a mano y construidas a medidas, que pueden llegar a costar entre 20.000 y 100.000 dólares por mesa. Estas mesas de gama alta, hechas a medida, son las favoritas de celebrities como Justin Bieber, Taylor Swift y Tommy Hilfiger.

Jeff Roeder: En nuestra familia, no tenemos veranos ni vacaciones de invierno. Tenemos “vamos a trabajar y aprendamos a construir mesas de billar y a fabricar”.

Narrador: Así es como Blatt construye sus icónicas mesas de billar de arriba abajo. Todo comienza con un boceto. Los clientes van a la sala de exposiciones de Nueva York y se sientan con un empleado de Blatt para elegir todos los detalles de su mesa, desde las incrustaciones y las tallas hasta la forma de las patas y el color del fieltro. Puedes personalizar casi todo lo que quieras. El equipo entonces se guiará con la visión del clientes y averiguará cómo darle vida. Cada una de las mesas personalizadas se construyen en Wood-Ridge, Nueva Jersey, en un talle de 50.000 pies cuadrados. 

Primero, la madera. Blatt obtiene, principalmente, la madera de Norteamérica, pero también con maderas exóticas provenientes de todo el mundo. Se cortan los paneles para el marco de la mesa y luego se coloca una chapa en la parte superior. 

Roeder: Una chapa es una fina lámina de madera. Es un trozo de madera se corta en 1/32, y esta formará parte de la parte final sobre la mesa. Así que, lo que hacemos es buscar las coincidencias. Como puedes ver, tienes los mismos granos por aquí, así que cuando las piezas se juntan, puedo darles la vuelta, y acabo teniendo un laminado con vetas simétricas. 

Narrador: Si el cliente quiere un diseño intrincado en su mesa, el boceto le llega a Pedro. Pedro hace todas las tallas e incrustaciones a mano, y lo hace solo para Blatt. Graba con agua a presión los patrones diseñados y las piezas de manera finas para crear las incrustaciones. 

En el otro lado de la tienda, se tallan las patas, las articulaciones de conexión, luego se lijan y se pintan. A continuación, es el momento de unir las piezas. Una vez montada la mesa, los carpinteros ya pueden construir el interior. Son las vías del interior de la mesa que llevan las bolas hasta las troneras del extremo. ¿Alguna vez te has preguntado cómo se separa la bola blanca del resto?

Roeder: Hay un imán dentro de la mesa de billar, y una bola de plomo dentro de la bola blanca. De modo que, cuando una bola entra en el sistema de raíles, la bola blanca va detrás. Hay un imán dentro del sistema de raíles. La bola blanca es atraída hacia el imán, se envuelve alrededor de la superficie del imán y cae dentro de un sistema diferente al de el resto de las bolas. 

Narrador: Una vez que el sistema de raíles está en su lugar, pueden poner las piezas transversales y la pizarra en la parte superior. La pizarra es esa superficie plana que está cubierto con un fieltro y se convertirá en el campó de juego. También es lo que hace que la mesa sea tan pesada. Algunas mesas de Blatt pueden llegar a pesar hasta 2.000 libras (908 kg).

Roeder: Algunos clientes suelen añadir un acero de refuerzo al suelo para evitar que el peso de la mesa descoloque la planta. Recuerda, una mesa de billar tiene que ser totalmente plana, así que si el suelo no es totalmente recto, las bolas podrían inclinarse hacia la izquierda, o podrían hacerlo hacia la derecha. Sabes, a veces lo hacemos a petición del cliente. Ya sabes, un pequeño bolsillo lateral ligero. Hay muchas cosas que podemos hacer. 

Narrador: Al otro lado de la fábrica, el fieltro se corta en las medidas perfectas para la mesa. Los clientes pueden elegir de entre unos 30 fieltros diferentes en un arcoíris de colores.  La última parada es la sala de acabados, donde se juntan todos los detalles. En este caso, las piezas de madera se tratan con un acabado lijado a mano.  El fieltro se grapa en los rieles de la banda de goma, se cosen las troneras y se marcan a mano.

Roeder: Una vez hecho esto, tendremos nuestras troneras. Las troneras se hacen de cuero sin curtir. Manchamos el cuero, lo cosemos. Colocamos las troneras en la mesa. Cada mesa es única, por lo que todos los acabados de las troneras, se adaptan a cada mesa específica. No hay un solo color para todas. Cada mesa es una pieza individual y una verdadera pieza artística.

Narrador: Una vez que la mesa está montada, la desmontan de nuevo. Eso es porque hay que empaquetarlo y enviarla por partes. Blatt tiene equipos en la carreta de todo Estados Unidos certificados para instalas mesas en las casas de los clientes. Un montaje puede tardar hasta ser horas.

Roeder: Estas mesas son para las celebrities, estrellas del deporte… Irán para los Jeques en Dubái, o para los reyes y reinas en Londres.

Narrador: La lista de clientes de perfil alto de Blatt es aparentemente interminable: Arnold Schwarzenegger, Mariska Hargitay, Denzel Washington, Scarlett Johansson, Tom Hanks, Alex Rodriguez, Bobby Flay, Dustin Hoffman y Paul Sorvino.

Leer más: 45 fotos increíbles de búnkeres de multimillonarios con los que se puede sobrevivir a un apocalipsis

Cada mesa tarda entre seis meses y un año en construirse, dependiendo de las complejidades del diseño. Blatt es capaz de construir a mano alrededor de 300 mesas personalizadas al año. La obra maestra de la empresa: una mesa de 100.000 dólares cubierta de esculturas hechas a mano y que tardaron un año en hacer. Pero los 50 artesanos y carpinteros de Blatt no solo construyen mesas personalizadas, sino que también restauran mesas antiguas. Tres mil mesas antiguas están almacenadas en su fábrica de Nueva Jersey.

Roeder: estas mesas, muchas de ellas no se han movido en cien años, así que a veces se encuentran paquetes de cigarrillos viejos en ellas. Los niños solían llenar las cajas de fósforos. Realmente nunca se sabe. Tienen su propia historia, y su las mesas pudieran hablar, las historias serían interminables.


Narrador: Dar una nueva vida a estas mesas es una tradición que se remonta a la fundación de Blatt. Blatt Billiards abrió sus puertas en Nueva York en 1923.  Es el punto más alto de los vibrantes años 20. Los salones de billar estaban en su apogeo con una estimación de 2.000 locales en todo Nueva York.

El fundador Sam Blatt empezó con Blatt Billiards reparando las mesas en estos salones. Durante la Depresión, cuando nadie podía permitirse mesas nuevas, Blatt sobrevivió tensando la tela de las mesas por unos centavos. Justo después de la Segunda Guerra Mundial, el abuelo de Jeff, Eric Roeder, empezó en Blatt barriendo el suelo. Aprendió el oficio y finalmente acabó haciéndose con la empresa, pasándoselo a sus hijos y pronto a sus nietos Jeff y Brian. Jeff dirige la fábrica en Jersey, y Brian se encarga de la tienda del centro de Nueva York. 

Brian Roeder: Hay un sentido de responsabilidad. Quieres mantener las tradiciones y la calidad e la artesanía sin atajos. Quieres aportar nuevas ideas, pero no quieres que las nuevas ideas se lleven lo que hemos establecido hasta ahora como familia y como empresa. Así que, hay una fina línea donde la vieja escuela se encuentra con la nueva y tratamos de equilibrar eso bastante bien como equipo. 

Narrador: Jeff y Brian continúan con el legado de Blatt, dando prioridad a las mismas técnicas artesanales que han definido a la compañía durante casi un siglo, pero el equipo de nietos también espera dirigir Blatt hacia una nueva era.  Han introducido mesas de fibras de carbono, mesas de mármol y mesas convertibles en piscinas de comedor. También planean lanzar una tienda online. 

Roeder: Nos vamos a dormir pensando en las mesas de billar. Soñamos con las mesas de billar y nos ponemos a trabajar en ellas. Esa es la esencia del negocio familiar. 

Y además