Pasar al contenido principal

No todo son beneficios: 9 formas en las que la tecnología es perjudicial para nuestra salud

Grupo de jóvenes en el césped utilizando el móvil
Los jóvenes están perdiendo la capacidad de interactuar cara a cara. Rich Fury/Invision/AP
  • Para muchos de los que estamos inmersos en la era digital, es difícil de imaginar un mundo anterior a Internet, el almacenamiento en la nube y los smartphones.
  • Los expertos han descubierto que además de hacer nuestra vida más sencilla, la tecnología tiene puntos negativos: puede ser adictiva y dañar al mismo tiempo nuestras habilidades comunicativas.
  • El estar demasiado tiempo frente a una pantalla puede desembocar en insomnio, fatiga visual, aumento de la ansiedad y depresión.
  • Descubre más historias en Business Insider España.
Primero en Upday

La tecnología está tan presente en nuestra sociedad y vida diaria que es difícil recordar cómo era el mundo antes.

¿Te imaginas hacer tu trabajo sin ayudarte de ningún tipo de herramienta digital? ¿Y qué sería de la comunicación? ¿O viajar? ¿Y el ocio?

Leer más: Las 7 predicciones más atrevidas (y erróneas) de los grandes genios de la informática

Aunque debemos agradecer a las mentes brillantes que nos han brindado semejantes innovaciones, sería erróneo decir que la tecnología es tan solo una bendición para la humanidad. A menudo puede ser una pesadilla con efectos visibles e invisibles para las personas.

A continuación, te mostramos 9 formas en las que la tecnología ha perjudicado a la sociedad.

Utilizar móviles y ordenadores es malo para nuestra postura corporal

Hombre sentado en una pelota mientras utiliza una tablet
Shutterstock

Usar diariamente teléfonos, ordenadores y tablets ha hecho que adoptemos una postura corporal poco recomendable.

Esta mala posición puede llevar no solo a problemas de espalda y cuello, sino también a algunos psicológicos, incluyendo baja autoestima, disminución de la empatía y productividad, y una mayor tendencia a recordar cosas negativas, de acuerdo con una columna en The New York Times.

"Tu postura física moldea tu actitud psicológica y puede ser la clave para tener un estado de ánimo mejor y una mayor confianza en uno mismo", señala Amy Cuddy, profesora de la Escuela de Negocios de Harvard.

La vista también puede sufrir las consecuencias

Mujer mirando el móvil en la oscuridad
Shutterstock/Marcos Mesa Sam Wordley

El uso excesivo de dispositivos digitales puede causar problemas oculares.

Estos aparatos pueden agotar los ojos y causar fatiga en la vista, según la Clínica Mayo, además de que es posible que produzcan dolores de cabeza, dificultades para concentrarse y ojos llorosos, secos, con picazón, ardor, doloridos o cansados. También puede ocasionar visión borrosa o doble y un aumento de la sensibilidad a la luz.

"La Asociación Estadounidense de Optometría (American Optometric Association) llama a esto síndrome de visión computarizada, o tensión ocular digital", según la Clínica Mayo. "La gente que utiliza pantallas dos o más horas seguidas todos los días tiene mayor riesgo de padecerlo".

El insomnio puede ser otro efecto secundario de los dispositivos

Mujer en la cama que no puede dormir mirando el despertador
istock

Usar algunos dispositivos antes de acostarte puede provocar insomnio.

Esto se debe a la luz artificial de onda corta que emiten los dispositivos digitales, que retrasa el reloj interno del cuerpo y el rimo cardíaco, y suprime la liberación de melatonina, la hormona que induce el sueño, según ha dicho la National Sleep Foundation.

"Cuantos más aparatos electrónicos utilice una persona por la noche, más difícil será quedarse dormido o permanecer dormido", según la organización. "Además de aumentar el estado de alerta en un momento en el que debería de estar adormilado, lo que a su vez retrasa la hora de acostarse, el uso de estos dispositivos antes de irse a dormir retrasa el inicio del sueño REM, lo reduce considerablemente y perjudica el estado de alerta a la mañana siguiente". Con el tiempo, a estos efectos se les puede sumar una deficiencia de sueño".

La tecnología es adictiva

Personas dentro de un vagón de tren
Zhang Peng/LightRocket/Getty Images

El uso de dispositivos tecnológicos es adictivo, y cada vez es más difícil desconectarse a ellos.

De hecho, el adulto estadounidense medio pasa más de 11 horas diarias en el mundo digital, ha escrito la psicóloga Doreen Dodgen-Magee en una columna para The Washington Post. En ella asegura que la adicción tecnológica debería ser clasificada como una dependencia diagnosticable.

"Si los estadounidenses estuvieran interactuando con cualquier otra cosa durante más de 11 horas al día, estoy segura de que estaríamos hablando más sobre cómo esa interacción nos moldea", ha escrito.

Y la tecnología nos está llevando a estilos de vida sedentarios.

Hombre sentado frente al ordenador

Cuando utilizamos los equipos durante horas y horas, a menudo nos encontramos sentados durante períodos largos, ya sea en el escritorio, en el sofá o en la cama.

Un estilo de vida sedentario lleva a un mayor riesgo de padecer enfermedades, incluyendo diabetes, enfermedades cardiovasculares, cáncer de colon y obesidad, según la Organización Mundial de la Salud.

"Entre el 60% y el 85% de las personas del mundo, tanto de países desarrollados como en desarrollo, llevan estilos de vida sedentarios, lo que la convierte en uno de los problemas más graves dentro de los temas de salud pública abordados en nuestro tiempo", ha señalado la organización.

Las redes sociales y el tiempo que pasamos frente a la pantalla pueden ser perjudiciales para la salud mental.

Dos mujeres utilizando el móvil
Gareth Cattermole/Getty Images

No es solo la salud física la que sufre los efectos de la tecnología, sino también nuestra salud mental.

Según una encuesta del Centro de Investigación en Medios, Tecnología y Salud de la Universidad de Pittsburgh, los jóvenes adultos que utilizan de 7 a 11 plataformas sociales tienen más posibilidades de padecer depresión y ansiedad que los que utilizan 2 o menos.

"Esta asociación es lo suficientemente fuerte como para que los médicos consideren preguntar a sus pacientes de depresión y ansiedad sobre el uso de estas plataformas y aconsejarles que este uso podría estar relacionado con sus síntomas", ha señalado Brian A. Primack, director del centro de investigación.

Leer más: El MIT tiene la solución perfecta para erradicar los cortes de Internet y mejorar la velocidad de la conexión WiFi

Las relaciones pueden verse perjudicadas por el uso excesivo de tecnología.

Pareja en una terraza usando el móvil
Robert Alexander/Getty Images

La tecnología puede tener un impacto negativo en las relaciones, sobre todo cuando afecta a nuestra forma de comunicarnos.

Uno de los principales problemas es que los malentendidos son mucho más probables cuando las personas hablan a través de mensajes o correos, destaca el doctor Alex Lickerman en un artículo para Psychology Today.

"Después de todo, la comunicación no verbal (que algunos argumentan que representa hasta el 40% de nuestra comunicación en persona) está completamente ausente. Ten cuidado con la forma en la que redactas cada mensaje que envíes", ha dicho.

Los jóvenes están perdiendo la capacidad de interactuar cara a cara.

Chico joven sentado mientras usa el móvil

Otra habilidad social con la que la tecnología está acabando es la capacidad de los jóvenes de leer el lenguaje corporal y los detalles cuando se habla cara a cara.

Esto se debe al hecho de que gran parte de su comunicación no se hace en persona sino online, ha escrito Mark Bauerlein, profesor de inglés en la Universidad de Emory y autor de The Dumbest Generation: How the Digital Age Stupefies Young Americans and Jeopardizes Our Future (La generación más tonta: Cómo la Era Digital Estupidiza a los Jóvenes Estadounidenses y Pone en Riesgo Nuestro Futuro, en español), en un artículo para The Wall Street Journal.

"Vivimos en una sociedad en la que los jóvenes, equipados con el iPhone y el ordenador portátil y que dedican horas todas las tardes desde los 10 años a chatear de una u otra forma, son cada vez menos propensos a desarrollar la 'fluidez silenciosa' que resulta de la interacción cara a cara", ha escrito.

El acceso instantáneo a la información nos hace menos autosuficientes.

Persona con el móvil en la mano
Daniel Reinhardt/picture alliance/Getty Images

Hoy en día, nos encontramos en un mundo en el que la información está al alcance de nuestra mano gracias a Internet.

Aunque esto es algo bastante útil, tiene algunos inconvenientes. La empresaria Beth Haggerty ha dicho que "limita el pensamiento creativo puro, a veces, porque estamos desarrollando hábitos para Google para encontrar rápidamente una respuesta de todo".

Las secuelas a largo plazo de la dependencia a los navegadores web para obtener información aún están por ver, pero Matt Wallaert, un excientífico del comportamiento del buscador Bing, ha dicho a TechRadar que tiene reservas sobre este hecho.

"Cuando buscas '¿cuándo nació George Harrison?', ¿eso nos impide mirar en nuestro cerebro y darnos cuenta de la respuesta?", ha dicho Wallaert. "Cuando tachamos ese acto, ¿nos priva de ese pequeño estallido de placer?".

Y además