Así se están preparando los 2 astronautas de la NASA que volarán en la nave espacial Crew Dragon de SpaceX esta primavera

Los astronautas de la NASA Doug Hurley (izquierda) y Bob Behnken (derecha), serán los primeros en salir al espacio con SpaceX.
Los astronautas de la NASA Doug Hurley (izquierda) y Bob Behnken (derecha), serán los primeros en salir al espacio con SpaceX.
SpaceX
  • Los astronautas Bob Behnken y Doug Hurley de la NASA serán los primeros en pilotar la nave espacial Crew Dragon de SpaceX y, probablemente, las primeras personas de la historia en volar en una nave comercial.
  • El CEO de SpaceX, Elon Musk, ha dicho recientemente que ambos podrían llevar la nave Crew Dragon hasta la Estación Espacial Internacional a principios de abril.
  • Así ha sido la selección de los astronautas y los preparativos de su innovador lanzamiento.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

SpaceX está listo para enviar a sus primeros astronautas al espacio esta primavera: Bob Behnken y Doug Hurley.

Esta será la primera vez que una nave estadounidense transporte astronautas de la NASA desde que finalizó el programa del transbordador espacial en 2011.

Se espera que el despegue de Behnken y Hurley de inicio a una nueva etapa cargada de vuelos espaciales. Esto permitirá a la NASA dejar de depender de los sistemas de lanzamiento rusos para llevar astronautas al espacio. Probablemente, también hará que los dos astronautas sean los primeros en viajar en una nave espacial comercial.

"Bob y yo tuvimos mucha suerte de que nos seleccionaran juntos", ha dicho Hurley a The Atlantic. "A medida que nos estamos acercando al lanzamiento, las cosas se han estado volviendo bastante intensas. Hemos pasado cada vez más tiempo en California, ya que es donde se está haciendo la mayor parte del trabajo para Dragon".

Durante el proceso de preparación, los astronautas han pasado por procedimientos de emergencia, han sido sometidos a un extenso entrenamiento sobre los mecanismos del Dragon, han usado sus trajes espaciales nuevos y se han reunido con el CEO de SpaceX, Elon Musk.

"La gente piensa hasta cierto punto que es bastante atractivo el poder ir al espacio pero, en realidad, es como un viaje de campamento caótico", ha dicho Hurley a Reuters.

Así ha sido la selección de los astronautas y los preparativos de su innovador lanzamiento.

En 2018, la NASA seleccionó a Behnken y Hurley para que fueran los primeros astronautas en pilotar la nueva nave espacial de SpaceX. Es muy posible que también sean los primeros en volar en una nave comercial.

Los astronautas Doug Hurley (izquierda) y Robert "Bob" Behnken (derecha) después de ser seleccionados para la misión de SpaceX.

Fuente: NASA

SpaceX ha desarrollado su nave espacial Crew Dragon como parte del programa comercial de tripulación de la NASA, una iniciativa que ha impulsado a diversas empresas privadas a diseñar nuevas naves para astronautas.

Ilustración de la nave espacial Crew Dragon de SpaceX orbitando la Tierra.

Son 9 los astronautas que la NASA ha seleccionado para llevar a cabo las primeras pruebas tripuladas del Crew Dragon y, su contraparte de Boeing, el CST-100 Starliner.

Los 9 astronautas que volarán en las primeras 4 misiones tripuladas del Crew Dragon y el CST-100 Starliner.

Fuente: NASA

Musk quiere enviar a Behnken y Hurley a la Estación Espacial Internacional en ña primera prueba de vuelo tripulada, llamada Demo-2, en abril, mayo o junio.

Elon Musk (izquierda) hablando con los astronautas de la NASA, incluidos Behnken y Hurley, durante un recorrido por el complejo de lanzamiento 39A en el Centro Espacial Kennedy en Florida.

Fuente: Business Insider

Esta sería la primera vez que una nave espacial estadounidense envía al espacio astronautas desde que finalizó el programa del transbordador espacial en 2011.

La última misión del transbordador espacial, Atlantis STS-135, despegando de la plataforma de lanzamiento 39A en el Centro Espacial Kennedy en Florida.

Behnken y Hurley han estado trabajando conjuntamente con SpaceX en el desarrollo del Crew Dragon desde 2015.

Behnken (izquierda) y Hurley (derecha) con los trajes espaciales de Space X caminando hacia la torre de lanzamiento de la nave espacial Crew Dragon.

Fuente: Business Insider

Ambos comenzaron su carrera como militares. Hurley ha pasado 24 años como piloto de pruebas y caza en el Cuerpo de Marines, registrando más de 5.500 horas en más de 25 aviones diferentes.

Doug Hurley, astronauta de la NASA, preparándose para un vuelo desde Houston al Centro Espacial Kennedy en Florida.

Fuentes: Business Insider, NASA

Behnken ha sido piloto de pruebas de la Fuerza Aérea. Cuenta con más de 1.500 horas volando más de 25 aviones.

Behnken equipado con un traje similar al de entrenamiento y entrada al Centro Espacial Johnson de la NASA.

Fuente: NASA

Leer más: Elon Musk piensa enviar a un millón de personas a Marte en 2050 lanzando 3 cohetes Startship diarios y generando "muchos empleos" en el planeta rojo

La NASA los contrató a ambos como astronautas en el 2000 y se hicieron amigos al trabajar juntos en el programa del transbordador espacial.

Candidatos a astronautas de la NASA en el 2000 donde se encontraban Behnken y Hurley.

Fuentes: NASA, The Atlantic

Behnken ha volado en dos de las misiones del transbordador espacial, registrando más de 708 horas en el espacio y con un total de 37 horas de caminata espacial.

Behnken posando cerca de las ventanas de la Cúpula de la Estación Espacial Internacional.

Fuente: NASA

Hurley ha pilotado 2 transbordadores espaciales, incluido el último del programa, y ha pasado un total de más de 683 horas en el espacio.

La tripulación del STS-135, incluido el piloto Doug Hurley, preparándose para el lanzamiento de la última misión del transbordador espacial de la NASA.

Fuente: NASA

Sin embargo, desde el último vuelo del transbordador espacial de la NASA, la agencia ha confiado en el sistema ruso Soyuz para transportar a sus astronautas hacia y desde la Estación Espacial Internacional.

Los fotógrafos capturando el momento en el que la nave espacial Soyuz MS-10 despega hacia la Estación Espacial Internacional desde el cosmódromo de Baikonur.

Pero Rusia casi ha cuadruplicado sus precios a lo largo de la década. Un solo asiento de ida y vuelta ahora le cuesta a la NASA alrededor de 85 millones de dólares (77 millones de euros aproximadamente).

Los turistas observan cómo el cohete Soyuz MS-12 se mueve en el cosmódromo de Baikonur.

Fuente: CNN

Se espera que un asiento en el Crew Dragon cueste alrededor de 55 millones de dólares (casi 50 millones de euros). Aunque eso no incluye el dinero que la NASA ha invertido en el desarrollo de la nueva nave espacial cuyo objetivo es reemplazar a Soyuz.

Un Falcon 9 de SpaceX conectado al Crew Dragon saliendo del hangar de la compañía en el Centro Espacial Kennedy de la NASA.

Fuente: NASA Office of Inspector General

La preparación de Behnken y Hurley de cara al primer vuelo tripulado desde 2011 implica hacer ejercicios intensivos de entrenamiento y ejecuciones en seco de los procedimientos que tendrán que llevar a cabo el día del lanzamiento.

Behnken (delante) y Hurley participando en una prueba en las instalaciones de SpaceX en Hawthorne, California.

Leer más: La comunidad científica se queja de los problemas que causa Elon Musk llenando de satélites el espacio

​​​​​​​Los dos astronautas han trabajado juntos durante 2 décadas. "Bob y yo nos acercamos bastante. Pasa como con cualquier otra cosa: gravitas hacia ciertas personas", ha dicho Hurley a The Atlantic. "Pasamos un montón de tiempo juntos por lo que hubo un momento en el que pensé: 'Oye, tal vez este tipo no sea tan malo'".

Hurley y Behnken comenzaron a familiarizarse con el Crew Dragon en 2018.

Fuente: The Atlantic

​​​​​​​Cuando el transbordador espacial Columbia sufrió el fatídico accidente de 2003, matando a su tripulación de 7 miembros, Hurley y Behnken estaban juntos en la pista de aterrizaje.

El transbordador espacial Columbia despegando del complejo de lanzamiento 39 en el Centro Espacial Kennedy en 1993.

Fuente: The Atlantic

"He visto el comportamiento de Doug en mi boda y en un avión. Hemos trabajado juntos tratando con las consecuencias de lo peor que se puede imaginar que suceda en nuestro ámbito profesional. Puedo predecir sus acciones y él puede predecir las mías", ha dicho Behnken.

Behnken entrenando en un traje espacial de la unidad de movilidad externa.

Fuente: The Atlantic

Behnken, Hurley y otros astronautas de la tripulación comercial han asesorado a SpaceX sobre el funcionamiento interno de la nave, sobre el diseño de los interruptores y las pantallas de control.

El astronauta Bob Behnken de la NASA probando la maqueta de la nave espacial Crew Dragon de SpaceX.

Fuente: Business Insider

La astronauta de la tripulación comercial Suni Williams le ha dicho a Business Insider que tanto ella como otros astronautas habían advertido a SpaceX y Boeing de que las primeras versiones de sus naves mostraban muy poca información en pantalla.

La astronauta de la NASA y miembro de la tripulación comercial, Suni Williams, utilizando un simulador del Boeing CST-100 Starliner.

Fuente: Business Insider

"La automatización puede ayudarnos pero hay que tener cuidado", ha dicho Williams. "Hemos hablado con ambos socios sobre: ¿Cómo verifico esto? Tengo una línea de tiempo frente a mí, ¿cómo sé que están sucediendo estas cosas? ¿Dónde lo compruebo? ¿Dónde lo miro? ¿Cuál es mi señal de confirmación?".

SpaceX dice que las pantallas del Crew Dragon "proporcionarán información en tiempo real" sobre cualquier cosa "desde la posición de Dragon en el espacio".

Fuente: Business Insider

"Pasamos un par de días a la semana en algún lugar de Florida o California evaluando los diseños finales. No somos los beneficiarios de un programa de formación ultraformal, sino que se está desarrollando a medida que avanzamos", ha dicho Behnken a The Atlantic.

Behnken (izquierda) y Hurley (derecha) recorriendo las instalaciones de desarrollo de cohetes de SpaceX en Texas.

Fuente: The Atlantic

​​​​​​​La seguridad tiene la prioridad máxima, por lo que los astronautas de la tripulación comercial han practicado la evacuación de la plataforma de lanzamiento de SpaceX por si existiera una alerta de peligro antes del despegue.

Durante el simulacro, los astronautas Shannon Walker (izquierda) y Bob Behnken (derecha) han pasado a través de un sistema de riego en la torre de acceso a la plataforma de lanzamiento de SpaceX.

Fuente: NASA

El simulacro de emergencia requiere que los astronautas se lancen en unas cestas enganchadas a un cable tipo tirolina. Una vez caen al suelo, un vehículo blindado los recoge.

Walker y Behnken practicando el simulacro de emergencia a nivel del suelo.

Fuente: NASA

Behnken ha dicho tras el simulacro: "Cada vez que hemos bajado hoy por el acceso de tripulación, no he podido evitar pensar en cómo será estar atado al Dragon el día del lanzamiento".

Walker y Behnken practicando cómo bajar a través de una canasta deslizante durante un simulacro de emergencia.

Fuente: NASA

Leer más: Por qué las futuras casas de Marte diseñadas por la NASA podrían estar hechas a partir de hongos

Los astronautas también han pasado por el proceso de recuperación de la cápsula del Dragon después de que esta se sumerja en el océano.

Doug Hurley, con el equipo de la NASA y SpaceX, ensayando la extracción de la tripulación del Crew Dragon en Florida.

Fuente: NASA

Incluso, han hecho una prueba general con los nuevos trajes espaciales de SpaceX.

Hurley (primer plano) y Behnken con los trajes espaciales de SpaceX durante una prueba general en el Centro Espacial Kennedy.

Fuente: NASA

"La NASA no ha hecho un programa de pruebas de vuelo para una nave espacial desde el transbordador espacial. Así que se está hablando de finales de los 70, principios de los 80, como la última vez que hicimos esto como agencia", ha dicho Hurley en un vídeo de la NASA en 2018.

Hurley con un traje de SpaceX durante un ensayo general en el Centro Espacial Kennedy.

Fuente: NASA

"Parte de todo esto consiste en el reaprendizaje de una serie de técnicas y cosas de las que hay que estar atento", ha añadido.

Behnken examinando un motor SuperDraco durante un recorrido por las instalaciones de SpaceX en Hawthorne.

Fuente: NASA

​​​​​​​Ambos astronautas han dicho que están ansiosos por probar la nueva nave espacial y volver a la estación.

Hurley mirando por la ventana del último transbordador espacial, Atlantis, durante el segundo día de actividades de vuelo en la órbita de la Tierra.

Fuentes: NASA, Doug Hurley on Twitter

"Después de subir hasta ahí y mirar hacia la Tierra, no creo que exista alguien que no haya cambiado", ha dicho Behnken a The Atlantic. "Realmente te cambia y espero que para mejor".

El astronauta Bob Behnken de la NASA fuera de la Estación Espacial Internacional.

Fuente: The Atlantic

Ha añadido: "La gente nos pregunta sobre la comercialización del espacio, y creo firmemente que cuantas más personas podamos llegar a él, mejor será el planeta".

Behnken (izquierda) y Hurley (derecha) posando frente a la maqueta de la nave Dragon de SpaceX en el Centro Espacial Johnson de la NASA.

Fuente: The Atlantic

Otros artículos interesantes:

Estos son los efectos que tienen el espacio y la radiación solar sobre el cuerpo humano

Así ha evolucionado la industria aeroespacial en los últimos 10 años

Te recomendamos