Cómo regar tus plantas si te vas de vacaciones sin gastar dinero: métodos fáciles con cosas que tienes por casa

Regar plantas en vacaciones

Katya Austin/Unsplash

  • ¿Te vas de vacaciones y temes por la supervivencia de tus plantas? Existen trucos que pueden regarlas por ti durante tu ausencia.
  • Dependiendo de cuantos días te vayas o cuantas plantas tengas puedes optar por sistemas más sofisticados como el goteo automatizado u optar por técnicas rudimentarias como el riego por capilaridad. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cómo regar las plantas durante las vacaciones es una duda que asola a muchas personas, especialmente durante las olas de calor o si el viaje va a ser bastante largo y no hay ningún vecino o amigo que pueda echar un cable para cuidar a tus compañeras vegetales de vida

Si temes llegar a casa y encontrarte el ficus marchito, el bonsái muerto, la orquídea a punto de irse al otro barrio o hasta los cactus al borde del colapso, no te preocupes: existen varias técnicas, tanto modernas como rudimentarias y tradicionales, para regar las plantas en verano y procurarles el sustento necesario de agua para que sobrevivan mientras estás fuera. 

Deberás estudiar cada técnica teniendo en cuenta las características y necesidades de cada una de tus plantas: el poto, la sansevieria, el aloe vera o la suculenta toleran mejor la falta de agua que el exceso de riego, por lo que tal vez si te vas una semana ni siquiera precises regarlas. 

No olvides de colocar las plantas en el lugar de tu casa donde reciban la luz adecuada, sin pasarte por exceso ni por defecto. De lo contrario, sus hojas podrían quemarse o a la inversa, marchitarse y ponerse mustias

Para que tus hermosas plantas de interior sobrevivan en verano, echa mano de alguno de los siguientes métodos efectivos. 

Sistema de riego capilar por cordón

Se trata de uno de los métodos de riego de la vieja escuela que mejor funcionan y además de sencillo, es rápido de preparar y muy económico. Para ello necesitas tener un balde, jarrón o barreño de agua y cuerda de algodón, que puedes encontrar en cualquier ferretería.

Debes cortar un trozo lo suficientemente largo como para que pueda llegar desde el fondo del recipiente del agua a la tierra de la maceta que quieras mantener regada. Debes colocarlo profundo, pero con cuidado de no dañar las raíces de la planta.

¡Listo! Con que cada extremo de la cuerda esté en su sitio es suficiente: la cuerda de algodón absorberá lentamente el agua y propiciará una humedad constante para tus queridas plantas mientras estás de vacaciones. 

Sistema de riego por goteo hecho a mano

Aunque se pueden comprar en tiendas especializadas y comercios online, lo cierto es que para las plantas de tu casa puedes diseñar tu propio sistema de riego por goteo, reciclando las botellas de plástico que tienes por casa y dándoles así una segunda vida útil. 

La forma más sencilla es rellenar una botella con agua, cerrar bien el tapón y hacerle un pequeño agujero con una aguja caliente. Puedes ponerla directamente boca abajo introducida en el sustrato de la planta o colgando del revés sobre ella. Debes tener en cuenta que según el tamaño del orificio el agua se dosificará más rápido o más lento, por lo que es mejor probar previamente la velocidad a la que se vacían. 

Si quieres que tu riego por goteo sea regulable y a 30 días, este vídeo del canal de YouTube Cultivo paso a paso puede echarte un cable. 

Déjalas a buen recaudo en la bañera

Plantas en la bañera

Getty Images

Si tienes macetas con un buen drenaje puedes dejar tus plantas bañándose mientras estás de vacaciones, utilizando bañera o si no tienes, el fregadero o un barreño grande en el que quepan. Solamente deberás sumergirlas y llenar el fregadero con unas pocas pulgadas de plantas. 

Así, las raíces irán chupando el agua mientras non estás. Cuida la iluminación: si el baño es oscuro y no tiene ventana probablemente no será el mejor lugar para dejarlas. Con este método las plantas pueden permanecer sanas e hidratadas durante una semana. 

Sistema de riego por evaporación-condensación

Riego solar

Agronomía, Fitotecnia y Más/Facebook

Es un sistema rústico y muy eficaz para regar las plantas cuando no estás en casa: es una de las más indicadas para el huerto o jardín, o en grandes macetas con mucha cantidad de tierra. También se le conoce como goteo solar. Ponerlo en práctica es muy sencillo, ya que solamente tendrás que aprovechar  la mitad inferior de una botella como recipiente y una garrafa que haga de cubierta o invernadero. 

El método aprovecha un principio de la termodinámica: el aire se expande cuando se calienta, empleando el aire como una bomba que empuja el agua para regar las plantas de modo automático.

Lo explican desde Ecoinventos: una de las botellas tiene que ser de 5 litros y la interior puede ser de 1 o 2 litros. Debes cortar la grande por la base y poner dentro la pequeña, cortada por la mitad y de la que aprovecharás la mitad inferior. Coloca la más pequeña sobre la tierra llena de agua, tapándola por encima con la grande. La posición debe permitir que desde la tapa de la botella grande pueda volcarse agua.

Debes poner el invento al lado de la planta que quieras regar. Para mantener la humedad del suelo puedes poner alrededor hojas secas o paja. De este modo, el agua que no se aprovecha no se evaporará. 

Invernadero rústico de bolsas de plástico

Es una de las mejores técnicas para regar las plantas durante unas vacaciones largas. 

Debes conseguir bolsas o un plástico transparente cuyas dimensiones permitan envolver totalmente la planta y la maceta. Colócala de forma que la bolsa no esté pegada a las hojas, sino que deje aire por dentro. 

Riega las plantas con normalidad y después mételas dentro de la bolsa, poniéndolas en un área con luz solar indirecta. Este truco funciona a modo de invernadero en miniatura: se capturará el agua a medida que se evapora, goteando de nuevo en el interior de la planta. 

Existen productos que puedes comprar para encontrar tus plantas vivas tras las vacaciones: el gel de agua o agua gelificada es uno de ellos. Solamente tienes que comprar las bolitas o el producto en seco en la maceta o florero y ponerlo en contacto con el sustrato. También existen programadores de riego o sistemas inteligentes que pueden controlarse a distancia a través del smartphone.

Otra vía que requiere invertir muy poco dinero son las macetas autorriego o hidrojardineras, que Hogarmanía define como un sistema que mantiene la humedad constante, olvidándote de regar entre una semana y 10 días según la temperatura ambiente. 

Son recipientes con dos contenedores entre los que hay un espacio que sirve como depósito de agua, conectado con el sustrato. Las mechas que hay en su interior se empapan de agua y las plantas absorben progresivamente la humedad necesaria. Lo bueno es que tienen un chivato que indica el máximo y el mínimo de agua que requiere la planta. 

Un consejo elemental es que compruebes si la técnica para regar tus plantas en verano funciona antes de marcharte de vacaciones. De lo contrario, tu pequeña selva doméstica puede haberse convertido en desierto la próxima vez que abras la puerta.

Otros artículos interesantes:

7 plantas que al tenerlas en casa te ayudarán a dormir mucho mejor

Así es la 'seda de araña vegana' que podría reemplazar al plástico común con una alternativa ecológica basada en plantas

19 bosques preciosos de todo el mundo que deberías visitar alguna vez en tu vida