Pasar al contenido principal

60 horas semanales, llamadas a ambulancias y miedo a coger días libres: 30 empleados describen cómo es trabajar en los almacenes de Amazon en el Black Friday y Navidad

Business Insider habla con trabajadores de Amazon sobre cómo es trabajar durante el periodo de mayor demanda del año.
Business Insider habla con trabajadores de Amazon sobre cómo es trabajar durante el periodo de mayor demanda del año. Hollis Johnson/Business Insider
  • Business Insider ha hablado con 30 trabajadores y extrabajadores de Amazon en Estados Unidos, Reino Unido y Europa durante la temporada alta de pedidos.
  • El ejército invisible de trabajadores de Amazon se asegura de que millones de paquetes lleguen a su destino todos los días, incluso cuando hay mayor demanda, como en el período que va desde el Black Friday a Navidad.
  • Largas jornadas laborales, trabajo físico extremo, miedo a coger días libres, heridas y lesiones físicas, y una enorme presión para seguir trabajando son solo algunas de las condiciones descritas.
  • Business Insider desvela con datos de la empresa que las llamadas a ambulancias desde los almacenes de Amazon en Reino Unido se multiplicaron durante las semanas de mayor ajetreo.
  • Los trabajadores usan una moneda interna diseñada para mejorar la productividad incluso cuando hay más trabajo en Amazon.
  • Amazon asegura que está orgullosa de sus "excelentes condiciones de trabajo, sueldos, prestaciones y oportunidades laborales".

A Nick Oates no le apetecía tener que desenterrar su coche de la nieve el pasado Cyber Monday. Por eso, como una tormenta estaba a punto de llegar a Kansas City, el ahora extrabajador de Amazon decidió acurrucarse en el parking del almacén.

La tormenta dejó unos 30 centímetros de nieve en algunas zonas del estado y el entonces gobernador de Kansas, Jeff Colyer, declaró preventivamente el estado de emergencia el pasado 25 de noviembre, pidiendo a los ciudadanos que permanecieran lejos de las carreteras.

Mientras otros vecinos recopilaban víveres y se preparaban para los apagones, a Oates y los demás compañeros de Amazon les comunicaron que tenían que ir a trabajar el lunes que seguía al Black Friday (el día de mayores descuentos de todo el año), el Cyber Monday. El centro logístico perdonaría a los trabajadores que llegaran tarde por la tormenta, pero todos tenían que acudir.

Entonces, Oates vivía en su coche y trabajaba en el centro logístico de Kansas City, una rutina que seguía desde junio de 2018 tras recuperarse de una baja en Amazon por depresión.

Leer más: Amazon abandona su plan de abrir una segunda sede en Nueva York

El trabajador solía aparcar su vehículo delante de su gimnasio, pero ese día no lo hizo por la tormenta. "Imagínate tener que sacar tu coche de toneladas de nieve y hielo", indica Oates a Business Insider. "Tendrías que poner tu vida en peligro para ir a casa, solo para volver el Cyber Monday".

Amazon asegura que pide al personal que se quede en casa si sienten que ir a trabajar les va a poner en peligro, y que pueden hacerlo sin temor a ninguna consecuencia. Oates, en cambio, señala que su experiencia demuestra lo lejos que pueden llegar los trabajadores para que la gigantesca empresa siga funcionando en temporada alta.

La suya es sólo una de las innumerables historias de los miles de trabajadores de los almacenes de Amazon que se aseguran de que millones de paquetes se entreguen a tiempo, todos los días, siempre con el logotipo sonriente de la empresa.

La situación de estos trabajadores nunca ha estado tan en el punto de mira.

La prensa se ha llenado de historias sobre las condiciones de trabajo en los centros logísticos de la empresa, las huelgas se han extendido por toda Europa y políticos como el senador estadounidense Bernie Sanders han presionado para que suban los sueldos de Amazon.

Todo esto bajo la mirada del fundador de Amazon, Jeff Bezos, cuya "obsesión obsesivo compulsiva por el cliente" ha convertido a Amazon en una empresa de 790.000 millones de dólares y a él en el hombre más rico del mundo.

La temporada navideña es un momento de gran actividad, clave para todos los comercios minoristas, sin hablar de lo caótico y difícil que resulta para los trabajadores que tienen que hacer frente a las avalanchas del Black Friday o a los pedidos online de cara a la Navidad. Pero Amazon ocupa un lugar único en la industria por su tamaño e influencia.

Business Insider ha entrevistado a más de 30 trabajadores y extrabajadores de Amazon sobre lo que significa trabajar en la primera línea de la compañía durante el pico de actividad, el período que generalmente va desde el Black Friday, que suele caer en el primer viernes tras el Día de Acción de Gracias americano, hasta justo antes de Navidad.

La mayoría de estos empleados trabajaban en 18 almacenes en EE.UU., Reino Unido y Europa, pero otros tenían puestos en otros departamentos, como el de atención al cliente.

Más de 20 trabajadores han contado sus historias a Business Insider sin autorización de Amazon en conversaciones grabadas y otras que no han sido grabadas. Han probado que trabajaban en Amazon con documentación que han enviado a Business Insider.

Otros 8 miembros de la empresa han hablado en presencia de un representante de Amazon, tanto en un almacén británico como por teléfono, desde una instalación en Nueva Jersey.

Cartel con el letrero "a big peak thank you" (similar a "un enorme gracias"), en los almacenes de Amazon en Reino Unido, fotografiados en la visita de este periodista de BI.
Cartel con el letrero "a big peak thank you" (similar a "un enorme gracias"), en los almacenes de Amazon en Reino Unido, fotografiados en la visita de este periodista de BI. Isobel Hamilton/Business Insider

A través de las entrevistas, se forma una imagen de largas horas de trabajo, gran esfuerzo físico, miedo a tomar días libres, lesiones durante la jornada laboral y presión porque la máquina siga funcionando.

"Es muy bestia", apunta un trabajador.

Hay diversidad de opiniones sobre si benefició o no a los trabajadores la subida del salario mínimo a 15 dólares. Algunos trabajadores cuentan que el aumento les benefició, pero otros apuntan que estaban peor porque se eliminaron los bonus.

Por todo ello, los sindicatos estallaron en huelgas y manifestaciones en toda Europa a finales del año pasado en protesta por las condiciones de trabajo. El Sindicato Global UNI, que cuenta con 20 millones de afiliados en todo el mundo, tiene este lema para su campaña en Amazon: "No somos robots". Pero Amazon no reconoce las demandas de los sindicatos.

"En un país tras otro, los trabajadores de Amazon denuncian condiciones laborales brutales", asegura Christy Hoffman, secretaria general de UNI Global Union, a Business Insider. "Una compañía que respeta a sus empleados, debería escuchar y negociar con ellos".

Robots en un centro logístico de Amazon en Reino Unido.
Robots en un centro logístico de Amazon en Reino Unido. Isobel Hamilton/Business Insider

Amazon asegura que está orgullosa de las condiciones laborales de sus empleados peor pagados. Una portavoz ha señalado: "Estamos totalmente en desacuerdo con estos comentarios sin pruebas y con la lista de acusaciones. Juntos crean una falsa narrativa sobre las prácticas de nuestros superiores y tergiversan las experiencias de cientos de miles de compañeros".

"Estamos orgullosos de las excelentes condiciones, sueldos, prestaciones y oportunidades laborales que ofrecemos a nuestros trabajadores durante todo el año. Animamos a todo el mundo a que venga y vea por sí mismo lo que significa trabajar en un centro logístico de Amazon y que tenga la posibilidad de hablar con los trabajadores directamente, reservando uno de nuestros viajes a través de Europa y EE.UU.".

Horas extras obligatorias para trabajar hasta 60 horas a la semana

Múltiples fuentes han apuntado a Business Insider que el Black Friday implica el principio de las horas extras obligatorias.

El Black Friday del año pasado, y el siguiente Cyber Monday, registraron las mayores ventas de la historia de Amazon. La compañía vendió "millones" de productos más que en 2017. Y cuantos más venden, mayor es la presión para cumplir con los pedidos.

Un extrabajador de un centro de clasificación, cuyo trabajo consistía en llevar paquetes de Amazon a las puertas para que los conductores pudieran llevarlos a la entrega, ha apuntado que en un día normal se pueden entregar entre 70.000 y 90.000 paquetes. Durante la temporada alta aumentaría en un 50%, incluso duplicándose en los peores días.

Las fuentes señalan a Business Insider que durante la mayor parte del año, los asociados (como la compañía llama los trabajadores de su centro de cumplimiento) trabajan 4 turnos de 10 horas, un total de 40 horas semanales de trabajo. Durante este periodo de máxima demanda, esto salta a 6 turnos diurnos de 10 horas, o 5 turnos nocturnos de 12 horas, para un total de 60 horas.

Las leyes de Estados Unidos permiten a los empresarios exigir a los empleados que trabajen cantidades ilimitadas de horas extra, siempre y cuando se les pague el doble de su salario habitual. Las empresas tienen derecho a despedir a los trabajadores que se nieguen.

Los empleados de Amazon confirmaron a Business Insider que ganan un 50% extra por horas extra. "A los asociados se les comunica, antes de este punto máximo, lo de las 40-60 horas semanales de trabajo por la demanda del cliente y hay un proceso claro para las excepciones y los trabajadores que no pueden hacerlo", ha añadido una portavoz.

Leer más: Woody Allen demanda a Amazon por negarse a distribuir su nueva película al relacionarlo con abusos sexuales a menores

En Reino Unido, los trabajadores de almacenes con los que ha hablado Business Insider aseguran que trabajaban 10 horas extras obligatorias durante el pico, unas 50 horas semanales de trabajo. La ley de Reino Unido dicta que, por lo general, la gente no debe trabajar más de 48 horas a la semana de media, aunque hay excepciones.

"Eres un esclavo de la semana laboral de 60 horas", lamenta ante Business Insider Jazzy Williams, asociado de Amazon California desde hace más de dos años, haciendo referencia a la temporada alta de 2018. "Estoy cansado, molesto e irritado".

Múltiples trabajadores de Amazon señalaron lo agotador que puede ser el trabajo, como Vickie Shannon Allen. Ella trabaja en un almacén de Amazon en Texas. Fue desahuciada y comenzó a vivir en su coche tras lesionarse la espalda por deficiencias en su puesto de trabajo en octubre de 2017. Cuando Business Insider habló con ella durante la temporada alta de 2018, todavía no tenía casa.

"Es como hacer 11 horas y media de cardio 5 días a la semana... Subes y bajas escaleras, te pones en cuclillas, te pones de rodillas, vuelves a levantarte", cuenta Allen. Otro trabajador del almacén indica que los empleados terminan caminando unos 32 kilómetros al día.

James Norris, un antiguo asociado de Amazon que trabajó en un almacén de Indiana durante 10 meses antes de dejarlo en octubre, nunca ha trabajado en temporada alta. Pero vio lo que le costó a su novia, una compañera de Amazon. "Era como ver a un fantasma atravesar la puerta", asegura. "Volvía a casa y se desmayaba".

Otro trabajador de Amazon relata que existe la posibilidad de que los empleados soliciten que les excluyan de las horas extra si pueden presentar circunstancias atenuantes, por ejemplo, si tienen un problema de salud. Business Insider ha contactado con un empaquetador en un almacén del Reino Unido que consiguió que le libraran de las horas extras porque estaba estudiando.

Amazon asegura que trabaja con sus empleados de forma individual para determinar si pueden quitarles las horas extras. "Los ejemplos incluyen cuidado familiar, citas médicas y asuntos personales", ha apuntado una portavoz a Business Insider.

Las vacaciones y días libres están prohibidas cuando hay mayor demanda

Cuando hay semanas de 60 horas, no hay vacaciones. Varias fuentes apuntaron a Business Insider que a mediados de noviembre se activa la "prohibición" de pedir días libres, y Amazon nos lo confirma.

"Como en muchos otros negocios, la Navidad es una época del año muy ocupada y existen 'embargos' de vacaciones, pero entendemos que hay momentos en que la gente no puede trabajar y, naturalmente, se hacen excepciones", ha manifestado una portavoz.

Un centro logístico de Amazon en Brieselang, Alemania.
Un centro logístico de Amazon en Brieselang, Alemania. Getty

Las excepciones al 'embargo' son raras, pero no inexistentes, según los que hablaron con BI. Un trabajador contó que podían tomarse vacaciones durante la temporada alta si la reservaban con meses de antelación.

Los trabajadores de Amazon reciben una cierta cantidad de días libres pagados y días de permiso sin sueldo (UPT) al año. Fuentes han indicado a Business Insider que cuando los trabajadores entran en "UPT negativo", es decir, cuando se han cogido más UPT que días tienen asignados, Amazon puede ser despiadado.

"Si estás en negativo, te vas. He visto a gente que ha trabajado allí durante 5 años, han tenido días sin sueldo y se han deshecho de ellos así como así", ha contado a Business Insider un trabajador de almacén en Tennessee.

La extrabajadora de Amazon en Minnesota Layla Ahmed asegura que fue despedida el 26 de noviembre, 4 días después del Día de Acción de Gracias, porque tenía UPTs negativos.

Ahmed cuenta que el año pasado utilizó gran parte de su permiso sin sueldo para cuidar a su abuela. Después de una serie de semanas de trabajo de 60 horas, incluyendo turnos en el Día de Acción de Gracias y el Viernes Negro, le dio fiebre.

Llamó al trabajo, explicó por qué no podía ir y pidió que la llamaran del departamento de recursos humanos del centro de cumplimiento. Pero Ahmed subraya que la llamada nunca llegó.

Cuando regresó al almacén de Shakopee, Ahmed trabajó 2 turnos de 12 horas antes de que la llamaran a la oficina de un director y la despidieran.

"Me sorprendió", relata Ahmed. "Pensé: 'Si ven la razón por la que no fui a trabajar, lo entenderán'. Pensé que mi jefe iba a ayudarme. Pensé que hablaría con Recursos Humanos, que les diría: 'Ha sido un error' y 'dadle una segunda oportunidad'. Pero no hizo nada".

Después de más de 2 años en Amazon, Ahmed tuvo que irse. Una fuente de Amazon ha apuntado a Business Insider que cuando Ahmed apeló la decisión, se confirmó desde un panel interno de Amazon.

Un centro de almacenamiento de Amazon en Robbinsville, Nueva Jersey.
Un centro de almacenamiento de Amazon en Robbinsville, Nueva Jersey. Sarah Jacobs

Amazon ha respondido: "La intención tras los UPT es asegurar que los asociados tengan un tiempo disponible para temas imprevistos o emergencias. A los asociados a tiempo completo se les asignan hasta 80 horas por año de permiso sin sueldo (dos semanas de trabajo), además de los días libres remunerados de sus vacaciones, tiempo personal y días de fiesta".

"Si un asociado tiene un balance negativo de UPT, en cada caso tenemos una conversación en la que buscamos entender con él su situación y cualquier circunstancia atenuante".

La crueldad de Amazon también ha sido señalada por otros trabajadores, sobre todo los estacionales.

Amazon contrató a casi 130.000 trabajadores temporales en EE.UU. y Europa el año pasado, y múltiples fuentes han apuntado a Business Insider que han visto despidos de forma escrita cuando se terminó el trabajo. Así también lo señala un editorial del periódico británico The Guardian escrito por un trabajador anónimo de Amazon en diciembre de 2018.

En respuesta al artículo de opinión de The Guardian del año pasado, Amazon apuntó que despedir a la gente por escrito no es una práctica de la compañía y que no había podido encontrar "ninguna prueba de que esto haya ocurrido realmente". Amazon indicó que no tenía nada más que añadir.

Heridas, lesiones y ambulancias en el almacén

Dos trabajadores de Amazon han denunciado a Business Insider que la tasa de lesiones en el trabajo aumenta durante el periodo de mayor demanda. Cinco más pensaban que el agotamiento físico, más el caos de la temporada alta, afectaría a las tasas de lesiones. Otros aseguraron que no notaron ninguna diferencia real entre el pico y el resto del año.

Amazon asegura que la tasa de lesiones no aumenta durante el pico. "Gracias a nuestra sólida gestión de la seguridad y al mantenimiento diligente de los registros, sabemos que los incidentes no aumentan durante el pico", ha ratificado una portavoz, que se negó a dejarnos ver los registros.

Sin embargo, no todos los trabajadores hacen saber sus preocupaciones al respecto. "Tienes estas reglas de salud y seguridad, pero cuando estás exhausto y has estado de pie y agachado todo el día, te duele", cuenta un trabajador del almacén del Reino Unido.

El trabajador ha relatado que los empleados tienen que manipular objetos potencialmente peligrosos, como cuchillos y ratoneras sin empaquetar, y añade que durante toda su carrera, de más de 30 años e incluyendo el tiempo que ha pasado en mataderos, nunca ha visto llamar a tantas ambulancias. "Este es el único sitio donde me siento más inseguro", indica.

Leer más: Las historias de terror de los trabajadores en almacenes de Amazon: orinan en contenedores y están vigilados todo el tiempo

Amazon niega que haya objetos peligrosos sin empaquetar. "Tenemos un equipo dedicado en nuestro centro de cumplimiento donde el personal envuelve, protege y revisa todos los productos antes de guardarlos en contenedores", responde una portavoz a BI.

Business Insider ha rellenado la documentación necesaria para obtener los datos (públicos) de los servicios de ambulancias de Reino Unido para comprobar si hay o no un aumento de llamadas durante el período de máxima actividad de Amazon. Las llamadas hacen referencia a todas las emergencias médicas, no solo a las lesiones físicas.

El almacén de Amazon en Rugeley, Inglaterra, realizó 8 llamadas de emergencia entre noviembre y diciembre de 2018, según el Servicio de Ambulancias de West Midlands. Dos fueron canceladas, pero da una media de una llamada a la semana. Amazon ha apuntado a Business Insider que Rugeley tiene más de 1.000 trabajadores.

El servicio de ambulancias ha proporcionado un desglose mensual de las llamadas de Rugeley durante los últimos 3 años, y se veía un pico de incidentes en noviembre.

Llamadas a ambulancias desde Amazon Rugeley.
Llamadas a ambulancias desde Amazon Rugeley. West Midlands Ambulance Service/Business Insider

La información disponible en una anterior FOI, disponible públicamente, mostró que sólo en el año 2015 hubo 19 llamadas de ambulancia desde el almacén entre noviembre y diciembre.

En otro ejemplo, el Servicio de Ambulancias del Noroeste proporcionó un desglose de las llamadas desde el almacén de Manchester, que alberga a más de 1.200 trabajadores. Según datos de 27 meses hasta diciembre de 2018, la instalación realizó un promedio de 1,2 llamadas de emergencia al mes, aumentando a 2,1 durante los meses de noviembre y diciembre.

En un tercer ejemplo, el Servicio de Ambulancias de Gales reveló los números de llamadas de emergencia del almacén de Swansea, que también alberga a más de 1.200 trabajadores. En los últimos 3 años, el servicio ha realizado un promedio de 1,6 llamadas al mes, aumentando a 3,6 durante los meses de noviembre y diciembre.

El número de incidentes atendidos fue ligeramente inferior, con una media de 1,1 por mes en tres años, y 2,8 en su punto máximo.

Brittany Turner, que trabajó en un centro de Amazon en Florida hasta junio de 2017, apunta que notó que las ambulancias llegaban a su centro aproximadamente una vez al mes. 

"En realidad era como una especie de broma", cuenta a BI. "Teníamos nuestro pequeño descanso de 15 minutos antes y después del almuerzo. Salíamos a fumar algunos de mi equipo. La ambulancia llegaba y ya decíamos, 'Anda, han tenido que pedir otra'".

Amazon se defiende argumentando que las cifras de ambulancias no dan una buena visión general de la salud y la seguridad de la empresa durante el pico. "Utilizar cifras absolutas de ambulancias para sugerir que un lugar de trabajo no es seguro es simplemente incorrecto porque no tiene en cuenta las horas trabajadas y el tamaño de la población", apunta una portavoz.

Trabajadores de un centro de almacenamiento de Amazon en Robbinsville, Nueva Jersey.
Trabajadores de un centro de almacenamiento de Amazon en Robbinsville, Nueva Jersey. Sarah Jacobs

Nick Oates asegura que su espalda no pudo más en un turno de la temporada alta de este año. Dice que la culpa es en parte de los defectos de los vehículos de su almacén, que funcionaban mal y le obligaban a levantar manualmente los contenedores.

"No querían dejarme ir a casa, aunque tenía un dolor muy fuerte", lamenta Oates. "Todo lo que hicieron fue ponerme hielo en la espalda y preguntarme cuánto me dolía."

En noviembre, Oates cuenta que enfermó mientras vivía en su coche. Cuando informó de ello a AmCare, el departamento de primeros auxilios de Amazon, para pedir salir antes de tiempo, se le dio un polo rico en electrolitos y se le dijo que volviera al trabajo.

Amazon asegura que AmCare no puede mandar a los trabajadores a casa.

"Los asociados de Amazon nunca serían enviados directamente a casa por una enfermedad o lesión bajo la dirección de nuestros equipos de liderazgo de AmCare. Los asociados tienen la capacidad de usar sus UPT [días de permiso sin sueldo] a su discreción y pueden solicitar servicios médicos externos en cualquier momento, lo que puede llevar a pasar tiempo fuera del trabajo", ha indicado una portavoz.

"Confiamos en la dirección de los profesionales médicos para decidir si un empleado puede/no puede trabajar o en qué medida puede llevar a cabo sus tareas laborales".

El aumento del salario mínimo llevó a una reducción de los bonus

Amazon subió su salario mínimo a 15 dólares la hora en noviembre del año pasado, una medida que fue vista como la adhesión de Amazon a la presión pública de políticos como Bernie Sanders. 

El vicepresidente senior de Amazon a cargo de las operaciones, Dave Clark, publicó un video en el que los trabajadores del almacén saltaban y vitoreaban las noticias.

El senador estadounidense Bernie Sanders luchó porque Jeff Bezos subiese el salario mínimo de Amazon.
El senador estadounidense Bernie Sanders luchó porque Jeff Bezos subiese el salario mínimo de Amazon. Alex Edelman/Getty Images

Un trabajador temporal estadounidense que trabaja en el servicio de atención al cliente cuenta a Business Insider que, para ellos, el aumento del salario mínimo fue un verdadero estímulo. Cuatro trabajadores del almacén de Edison, Nueva Jersey (Keion Burgess, Melonie Fabiano, Angelina Tramontano y Peter-Gideon Okello) también hablan con entusiasmo del aumento salarial.

"En realidad no hemos perdido nada", relata Burgess en una llamada en presencia de un representante de Amazon. "En realidad, hemos ganado más de lo que hemos perdido. Ha sido una gran ventaja para nosotros". Tramontano señala que el salario mínimo actual en Nueva Jersey es de 8,85 dólares la hora, 6,15 dólares menos que el salario mínimo por hora de 15 dólares de Amazon.

Pero otros trabajadores fijos cuentan una historia diferente, como que los bonus que les ofrecían se han reducido.

Antes, el personal podía conseguir bonus en forma de "remuneración variable", más conocida como VCP, que dependían de la asistencia y la productividad, que normalmente se duplica durante las semanas de más demanda. Pero dejó de existir junto con las opciones de acciones de los empleados cuando el salario mínimo aumentó.

En cambio, Amazon ofreció a los trabajadores un bonus de 100 dólares si trabajaban todo el día sin tomar ningún descanso. Un trabajador cuenta que con el VCP habían podido ganar bonus de varios cientos de dólares, y que en el último trimestre incluso podían obtener hasta 1.000 dólares. "Es como una broma", lamenta.

La opción de dar acciones a los empleados también dejó de existir junto con los bonus VCP. Un trabajador del almacén del Reino Unido indica a Business Insider que cuando se unió a la empresa hace 6 años, los trabajadores podían conseguir 4 o 5 acciones en opciones sobre acciones, que se adquirirían tras 2 años. Cuando escribimos este artículo, una acción de Amazon vale más de 1.600 dólares.

"Cuando piensas que estamos trabajando para el hombre más rico de la Tierra y miras lo que estás ganando cada año, no es justo, ¿verdad?

Trabajadores de un centro de almacenamiento de Amazon en Robbinsville, Nueva Jersey.
Trabajadores de un centro de almacenamiento de Amazon en Robbinsville, Nueva Jersey. Sarah Jacobs

Un trabajador del almacén de EE.UU. indica que hasta que quitaron las opciones de compra de acciones el año pasado, la compañía premiaba con una acción a los empleados del almacén. La fuente asegura que era equivalente a "más o menos un dólar la hora (más) durante todo el año".

En octubre, cuando Amazon anunció por primera vez que el aumento del salario mínimo estaba en marcha, Wired habló con un empleado de Amazon que estimó que perdería al menos 1.400 dólares por ello. El trabajador indicó que el momento del aumento salarial era sospechoso. "Noviembre y diciembre son los meses en los que se duplican los bonus de asistencia y productividad", apuntó.

En ese momento, Amazon negó que el aumento salarial afectara negativamente a los paquetes salariales de los trabajadores.

"Podemos confirmar que todos los empleados de Operaciones y Servicio al Cliente por hora verán un aumento en su compensación total", indicó un portavoz de Amazon. Sin embargo, no pusieron en duda los cálculos realizados por el trabajador anónimo tal y como les fueron presentados por Wired.

En ese momento, el sindicato GMB, el más grande de Reino Unido que representa a casi 2.000 trabajadores de Amazon, también criticó el recorte de bonus y opciones de compra de acciones, calificándolo como un "impuesto furtivo" sobre los trabajadores de la empresa.

El CEO de Amazon, Jeff Bezos.
El CEO de Amazon, Jeff Bezos. Getty

Los resultados financieros de Amazon relativos al cuarto trimestre del año pasaron revelaron que sus costes operativos de aproximadamente 68.600 millones de dólares apenas se vieron afectados por el cambio, con los gastos creciendo a un ritmo similar o incluso menor que durante el resto del año.

Eso sugiere que Amazon asumió el coste de los aumentos salariales sin que ello repercutiera significativamente en su partida de gastos.

"Todo ese calvario entre Jeff Bezos y Bernie Sanders no fue más que una maniobra publicitaria", explica Vickie Shannon Allen, de Texas.

"Cuando retiraron la remuneración en acciones y los bonos no te imaginas cómo se sintieron los empleados. La gente dependía de esos extras, de cada cheque de la compañía para echar gasolina a su coche o para comprar comida para la cena de Navidad o comprar los regalos de sus hijos".

Amazon ha defendido el aumento del salario mínimo. 

"Cuando se implementó el salario mínimo de 15 dólares la hora todo el mundo experimentó un aumento en su retribución y para algunos fue significativa. Por ejemplo, los empleados del centro logístico de Staten Island ahora ganan entre 17 y 23 dólares la hora", ha explicado una portavoz de la empresa.

"El bono de asistencia [de 100 dólares] tenía la intención de ser un incentivo extra además del aumento salarial. Los empleados nos han dicho durante años que preferían la previsibilidad e inmediatez que aporta el dinero en efectivo sobre otras fórmulas de remuneración".

Allen ha informado después a Business Insider que en febrero había dejado Amazon.

Trabajando por swag bucks

Además del dinero en efectivo, los empleados de Amazon pueden ser remunerados con swag bucks, una especie de fichas que funcionan como una moneda de cambio que solo se puede utilizar dentro de Amazon. Los incentivos están diseñados para aumentar todavía más la productividad y son populares entre algunos empleados.

La descripción física de estas fichas varía mucho de un empleado de Amazon a otro.

Vickie Shannon Allen explica que en su almacén tenían una especie de billete del Monopoly con la cara impresa de Jeff Bezos en él. Brittany Turner, una trabajadora de Florida, describe estos swag bucks —conocidos también internamente como "monedas Amazon"—  como comprobantes en los que aparece una equivalencia directa a dólares, boletos de rasca y gana o simplemente como dinero para gastar en la cafetería del centro logístico.

Un empleado alemán de Amazon ha mostrado a Business Insider su propia versión de esta moneda, los swaggis, que son unas pequeñas fichas de plástico de color roja. Durante una visita a un almacén de Reino Unido, Business Insider también ha descubierto que los empleados también hablaban de swaggies.

Un "swaggi" alemán de Amazon.
Un "swaggi" alemán de Amazon. Business Insider

Los trabajadores pueden utilizar estas fichas para comprar artículos de Amazon como camisetas, cinturones o botellas de agua. La moneda de la compañía está disponible a lo largo de todo el año, pero varias fuentes explican a Business Insider que hay más disponibles durante los períodos de más ajetreo, especialmente durante lo que se conoce como las power hours.

Estas power hours se refieren a las horas en las que los gerentes quieren intentar incentivar a los trabajadores de los almacenes para trabajar todavía más duro durante períodos de 60 minutos, a veces motivándolos diciendo que los trabajadores de otros departamentos han estado hablando de darles una paliza o de superar sus números. Al final de esa hora los empleados pueden ser recompensados con dinero o premios.

Un trabajador de Amazon cuenta a BI que utilizan billetes con la cara de Bezos. Así es como se los imagina un artista.
Un trabajador de Amazon cuenta a BI que utilizan billetes con la cara de Bezos. Así es como se los imagina un artista. Dia Dipasupil/Getty; Shayanne Gal/Business Insider

Un trabajador ha explicado a Business Insider que en su almacén los swag bucks se parecen a dinero del Monopoly con la cara de Jeff Bezos.

"En mi caso, he llegado a ganar un televisor de 50 pulgadas", ha explicado Keion Burgess, de Nueva Jersey, durante la entrevista organizada por Amazon. "Ha sido fantástico. Podemos ser recompensados individualmente o en equipo al final de estas power hours. Es una gran iniciativa para nosotros como asociados. Nos encanta".

Durante esa misma entrevista, Angela Tramontano añadía: "Después de haber estado trabajado durante 8 horas y de que estás realmente, de verdad, muy cansada, yo lo utilizo como un incentivo para exigirme más para ver si soy capaz de llegar a ello".

Tramontano también asegura haber visto a otros compañeros ganar televisores, consolas Xbox, tarjetas regalos o descansos extra. Ella ganó una vez un Echo Dot, el producto más vendido de Amazon en el año pasado. En estas power hours también se ofrecen estos descanso extra.

Zona de descanso en Tilbury, un almacén de Amazon en Reino Unido.
Zona de descanso en Tilbury, un almacén de Amazon en Reino Unido. Isobel Hamilton/Business Insider

Otros encuentran esos incentivos menos atractivos. "Es insultante, porque durante esa misma época del año todos los managers reciben un bonus si cumplen los objetivos", explica un trabajador de uno de los almacenes de Amazon a Business Insider.

Nick Oates y Vickie Shannon Allen muestran un desencanto similar.

"Todos los nuevos empleados que no tienen ni idea de cómo es la cultura del trabajo se lo tragan", dice Oates. "Lo que están tratando de conseguir es más trabajo por la misma cantidad de dinero", añade Allen.

"Ellos pueden tratar de ponerte en marcha: intentando que seas positivo y realmente optimista", explica un tercer trabajador. "Y no hay nada de malo en ello. Es probablemente lo que cualquier gerente debería hacer. Pero a veces parece demasiado exagerado. No voy a volverme loco por 16 dólares a la hora".

Hafsa Hassan, un trabajador de Amazon de Minnesota, explica que los trabajadores también pueden recibir boletos de rasca y gana por hacer bien su trabajo y por su trabajo en "mini competiciones". Los premios pueden incluir ordenadores portátiles, cascos para escuchar música o incluso tarjetas regalo para utilizar en Chipotle, una conocida cadena de restaurantes especializada en cocina tex-mex, burritos y tacos.

Hassan dice que un manager de su almacén incluso ha llegado a hacer una lista en la que aparecen los empleados, del más lento al más rápido, para intentar que la gente "acelere".

"A algunas personas les parece bien, otros lo odian", asegura. "La parte que apesta es que cuando alguien no está a la altura de los estándares del manager o del ritmo que se le ha impuesto he llegado a ver cómo el manager se burla del empleado". 

Un robot de juguete de Amazon, que se puede comprar con la moneda 'swag bucks'.
Un robot de juguete de Amazon, que se puede comprar con la moneda 'swag bucks'. Isobel Hamilton/Business Insider

Otros incentivos son menos valiosos. Business Insider ha hablado con un embalador que trabaja en un almacén de Reino Unido que había ganado swaggies durante los 7 meses en los que trabajó en Amazon.

Reunió un botín suficiente como para comprar una pequeña versión de los robots de Amazon en forma de peluche. Los mismos robots que circulan transportando estantes completos de artículos, llamados despectivamente "contenedores", por todo el almacén.

Una manera diferente en la que Amazon trata de impulsar el ánimo de sus trabajadores durante estos períodos de máximo trabajo pasa por la creación de eventos y competiciones.

Los trabajadores de los almacenes hablan de juegos como la "Ruleta de la fortuna" en los que los empleados pueden ganar swag bucks o regalos. Un trabajador dice que todos los trabajadores de su almacén recibieron por sorpresa un almuerzo gratis un día del pasado mes de diciembre.

"En el día de Acción de Gracias nos entregaron una calabaza o un pastel de manzana a medida que entrábamos por la puerta para llevar a casa de nuestros familiares, fue bastante considerado y amable por su parte", dice otra trabajadora de uno de los almacenes, Melonie Fabiano, que ha hablado con Business Insider en una entrevista en la que también había un representante de Amazon. 

Los trabajadores de las oficinas de Amazon hablan de historias similares. Los empleados son animados a participar en juegos como "viste a tu jefe" en el que los empleados tienen permiso para poner a sus mandos inmediatos trajes ridículos.

"Puede ayudar, pero si después de ese [pico] vuelven a la normalidad y empiezan a presionar a la gente, empiezan a preguntar cosas como '¿por qué haces esto? ¿por qué haces aquello? ¿cuál es tu objetivo?', eso no va a ayudar", explica otro asociado de Amazon.

El final del pico de trabajo

Ese período de máxima intensidad terminó y Amazon acabó registrando ingresos récord de 72.400 millones de dólares en el último trimestre del año, con un aumento del 20% en las ventas netas. Y se celebró ese final de esa época de más trabajo con varios posts publicados en las cuentas de Instagram de la compañía.

 

Durante la visita al almacén de Reino Unido en Tilbury (Essex, Inglaterra), Business Insider pudo ver carteles que decían "un gran pico, gracias", así como anuncios para la fiesta posterior que tendría lugar en febrero, cuya entrada valía 5 libras (5,8 euros) incluyendo 3 bebidas y comida, según explica el trabajador que actuó como guía durante la visita de BI. 

Un anuncio de la fiesta tras el pico de demanda en un almacén en Reino Unido.
Un anuncio de la fiesta tras el pico de demanda en un almacén en Reino Unido. Isobel Hamilton/Business Insider

Pero Nick Oates no se quedó para ver el final del pico. Nos dijo que terminó dimitiendo definitivamente el 15 de diciembre. Antes de irse, sopesó la posibilidad de solicitar un traslado a un almacén de Amazon en California, pero finalmente decidió no hacerlo.

Se marchó de Kansas City sin haber cumplido su turno. En la carretera, recibió un correo electrónico confirmando su renuncia voluntaria debido al abandono del trabajo. El departamento de Recursos Humanos de Amazon le deseó lo mejor en sus futuros proyectos.

Ruqayyah Moynihan también ha colaborado en esta historia.

Te puede interesar

Lo más popular