Pasar al contenido principal

Las historias de terror de los trabajadores en almacenes de Amazon: orinan en contenedores y están vigilados todo el tiempo

Ilustración de Jeff Bezos
Business Insider
  • Varios empleados de Amazon de todo el mundo han descrito a Business Insider la gran presión a la que se ven sometidos en los almacenes, donde preparan los envíos.
  • Un trabajador de EE.UU. ha descrito un "olor nauseabundo" de las papeleras, donde sus compañeros deben orinar por miedo a no llegar a sus objetivos, porque tardarían demasiado en ir llegar hasta el baño.
  • Otros han comentado que sus escasos y cronometrados descansos se han reducido aún más por tener que hacer cola para pasar el control de seguridad.
  • Amazon ha restado importancia a las condiciones de trabajo en sus almacenes, con el argumento de que miles de personas quieren trabajar preparando envíos por sus competitivos salarios.
  • La compañía asegura que ha abolido las sanciones por tomarse un tiempo libre y que las visitas al baño no se descuentan del mismo.

Un exempleado de Amazon ha descrito cómo un día se paró en seco al percibir un "olor nauseabundo" emanando de las papeleras. El aroma era "inconfundible" y le llevó a una conclusión: sus compañeros estaban tan preocupados por perder tanto tiempo de descanso en el baño que lo solucionaron empezando a orinar en la papelera.
 
"Nunca vi a nadie hacerlo, pero fui testigo de las secuelas", ha descrito el empleado estadounidense a Business Insider. "En tres ocasiones, advertí un olor nauseabundo, localicé su procedencia ─los contenedores de basura que se encuentran repartidos en el entresuelo─ e informé del problema. Por lo que escuché más tarde, [los compañeros] fueron despedidos a raíz de las pruebas de las cámaras de seguridad".

Su historia se hace eco de una investigación realizada por James Bloodworth, que trabajó de encubierto como empleado en un almacén de Amazon en el Reino Unido en 2016, para elaborar un libro sobre empleos precarios.

Bloodworth ha comentado a Business Insider que una vez encontró una botella con orina en un estante y que cree que la gente hacía esas cosas por miedo a que la visita al baño se prolongase en exceso y les impidiese llegar a sus objetivos.

Desde que se publicase la historia de Bloodwoth el mes pasado, más de 30 personas que aseguran haber trabajado para Amazon en EE.UU., Reino Unido y Alemania han contactado con Business Insider para narrar sus historias trabajando en almacenes de Amazon. Business Insider ha verificado algunas de ellas a través de documentación laboral y entrevistas personales.

Las historias de los empleados de almacén dibujan un panorama de vigilancia constante y un miedo atroz a no llegar a los objetivos.

Una trabajadora de Amazon escaneando productos
Captura de pantalla / Youtube

Muchas personas ven en Amazon algo cercano a una entidad mágica que realiza envíos online a una velocidad increíble, a veces en menos de una hora.

Todo ello se debe principalmente a la atención que pone Amazon en la eficiencia de sus almacenes, el verdadero corazón de sus operaciones. La compañía tiene 16 sólo en Reino Unido, donde miles de empleados empaquetan y preparan los envíos a los clientes.

Pero esa eficiencia tiene un coste, según los empleados.

Leer más: 15 cosas que (por ahora) no puedes comprar en Amazon España

Los recolectores de Amazon se mueven por el almacén siguiendo una ruta predefinida para coger productos, escaneando cada uno con un escáner de mano, que mide el tiempo entre escaneos, según los empleados.

Los empleados dicen que los recolectores deben alcanzar un cierto número de escaneos por hora y, si no alcanzan los objetivos, un jefe aparece para ver qué están haciendo.

Los empleados aseguran que cosas como pasar tiempo hablando con los compañeros, ir a por un refresco o incluso tardar demasiado en encontrar un paquete son catalogadas como "tareas en el tiempo libre", lo que lleva al empleado a perder puntos. Si pierdes demasiados, estás despedido.

Esto ─junto a las cámaras de seguridad de los almacenes de Amazon, sus controles de seguridad al estilo de los aeropuertos y los escasos descansos─ hace que los empleados se sientan "robots", en sus palabras. Y todo ello está pensado para hacer los envíos más rápidos.

Sin embargo, Amazon ha restado importancia a los testimonios de los empleados sobre trabajar en sus almacenes.

En declaraciones remitidas por e-mail, una portavoz ha comentado: "Amazon ofrece un espacio de trabajo seguro y positivo para miles de personas en Reino Unido con un salario competitivo y beneficios desde el primer día. Estamos convencidos de tratar a cada uno de nuestros empleados con dignidad y respeto. No reconocemos esas declaraciones como un reflejo preciso de las actividades que llevamos a cabo en nuestras instalaciones".

Controles de seguridad como en el aeropuerto y descansos cortos por tener que hacer cola para cruzarlos

Un almacén de Amazon
Rooney Quinn / Getty Images

Una empleada que trabajaba en un almacén de Amazon en Alemania ha descrito cómo era ir al trabajo.

Según ella, los empleados tenían que poner sus carteras, teléfonos y otras posesiones en pequeñas taquillas. Pero, mientras que había multitud de cámaras en los almacenes, no había nadie mirando los efectos personales de los empleados, ha comentado. Los robos eran frecuentes, ha añadido.

Después de recuperar sus posesiones, los empleados tenían que ponerse en fila para pasar un detector de metales. Si alguien llevaba algo que no debía, se le enviaba de vuelta a las taquillas y se le hacía volver a hace la cola, ha relatado la exempleada.

"Una vez me quedé atrapada en el detector de metales ─olvidé que tenía el bolso en el bolsillo trasero─, por lo que llegué tarde y tuve que explicar por qué delante de 80 personas. Un genial comienzo de jornada", ha explicado.

Un recolector de Amazon
Un recolector de Amazon

Esta empleada se encargaba de la reposición de existencias, colocando entre 15 y 20 carritos de productos nuevos en las estanterías de Amazon.

"Tenía cero descansos y no podía hablar con los compañeros de trabajo", ha comentado. "No estaba permitido pararse y hablar con tus compañeros de trabajo. Si te pillaban haciendo eso, tenías que escuchar un monólogo sobre lo importante que es hacer tu trabajo".

"Si te pillaban muchas veces hablando, podías perder un punto en un carnet. Tras cinco puntos, tenías que hablar con tu supervisor acerca de tu pobre rendimiento. Tres de esas charlas significaban un expediente. Tres expedientes y estabas despedido", ha narrado.

Incluso los descansos eran estresantes, ha comentado.

"La hora de la comida eran tan estresante como todo lo demás", ha explicado la exempleada. "Tenías que correr hasta el detector de metales, hacer la cola, esperar, echar un cigarrillo o comer algo ─no había tiempo para hacer ambas cosas─, sentarte unos instantes y volver corriendo al detector".

"Los descansos duraban unos 10 minutos", ha añadido. "Los otros 20 minutos los pasabas haciendo la cola".

Leer más: Amazon, Google y Apple se convierten en inesperados impulsores de las energías renovables

Una portavoz de Amazon ha comentado que la mayoría de los empleados no tenían que hacer cola durante largos períodos y que había salas de descanso dentro del almacén para que la gente no tuviera que pasar el control de seguridad.

"Es importante para nosotros que la gente en Amazon disponga de todos sus descansos", ha dicho la portavoz. "Si un descanso supone abandonar el edificio, medimos rigurosamente el tiempo que tarda la gente en salir y nos aseguramos de que no sean más de 30 ó 60 segundos de media. También hemos mejorado nuestros comedores para que la gente pueda comprar su comida en la propia instalación".

Ahora hay un circuito cerrado de televisión cerca de las taquillas en el almacén de Alemana a petición de los empleados, ha añadido.

"Las medidas de seguridad como cámaras y arcos son un procedimiento normal en cualquier centro logístico grande que maneja un inventario de productos de gran valor", ha argumentado la portavoz.

Un trabajador de Amazon coloca un paquete en una cinta
Getty

Unos 30 empleados actuales y pasados de almacenes que han contactado con Business Insider han corroborado la versión de esta empleada alemana.

"El consumo de agua es un problema porque dejar de hacer tu tarea para ir al baño puede suponer entre 10 y 15 minutos", ha asegurado uno de ellos. "Estos tiempos libres son monitorizados y conllevan advertencias".

"Luego están los descansos entre colectas; esto significa que un empleado tiene 15 minutos de descanso entre colectas", ha añadido el empleado. "Pero, básicamente, tus dos descansos de 15 minutos en un turno de 10 horas son en realidad dos descansos de 10 minutos, porque el tiempo que tardas en ir a una sala de descanso o al baño es de al menos 5 minutos".

Amazon asegura que no mide el tiempo de sus empleados en el baño y que éste está a poca distancia para la mayoría de la gente.

"Amazon asegura a todos sus empleados tener un acceso fácil al baño, que está a poca distancia de donde trabajan", ha comentado una portavoz. "Los empleados está autorizados a usar el baño cuando lo necesiten".

Un empleado asegura que tuvo un ataque de asma mientras trabajaba de noche

Bloodworth ha revelado a Business Insider que fue sancionado por cogerse un día de baja por enfermedad. Otro extrabajador ha acusado a Amazon de no cuidar la salud de sus empleados.

El exempleado, que trabajaba para Amazon en Reino Unido el año pasado, ha descrito cómo el esfuerzo físico le costaba más debido a que padecía asma.

Empezó como recolector, cargando por el almacén los productos. Ha relatado que, tras sufrir un ataque de asma durante un turno de noche por el que terminó en el hospital, fue cambiado a paquetería; un trabajo físico, pero sin tanto desplazamiento. Después, le devolvieron a su puesto anterior.

"Me sentía mucho mejor, pero tras un día o dos, me dijeron que no tenían suficientes recolectores y que volvía a mi puesto anterior", ha relatado. "Tras explicar que me habían cambiado por mi asma, me dijeron que como había sido formado para ambos puestos, no tenía elección; e hice lo que se me pedía".

 

Amazon a veces cambia a empleados que no alcanzan sus objetivos a otros puestos para mejorar su rendimiento.

Amazon ha declinado comentar el caso de este trabajador.

Amazon asegura que ha abolido su sistema de puntos, pero algunos empleados afirman que sigue usándose

Amazon ha repetido a Business Insider que ya no usa el sistema de puntos para monitorizar a sus empleados.

Esto es lo que comenta al respecto en su comunicado más reciente:

  • "Como muchas compañías, Amazon tiene un sistema justo para medir la asistencia de sus empleados y valorar las circunstancias individuales. Esto se comunica claramente a los empleados durante su orientación".
  • "Amazon tiene varias iniciativas para dar apoyo a nuestro personal si se ponen enfermos en casa o en el trabajo y las hemos ampliado recientemente para incluir una asistencia en el propio puesto de trabajo. Reconocemos que hay ocasiones en las que alguien no puede venir a trabajar, incluso aunque quiera. Si alguien enferma, queremos ayudarle a que vuelva al trabajo cuando esté preparado".
  • "Ya no tenemos una política de asistencia basada en puntos; la hemos cambiado siguiendo las opiniones de nuestros empleados. Si alguien está enfermo, tenemos una conversación con él para entender sus circunstancias individuales. Apoyamos totalmente a nuestra plantilla y somos discretos cuando aplicamos nuestra política de ausencias".

En EE.UU. el sistema de puntos se ha eliminado para el personal indefinido, pero varios empleados han relatado a Business Insider que se sigue aplicando a los demás.

"Desde que trabajo para Amazon en EE.UU., te puedo decir que simplemente no es cierto: siempre han usado, y lo siguen haciendo, ese sistema de puntos", ha explicado un trabajador.

"Tampoco los baños están a poca distancia de los trabajadores, no es cierto", se ha quejado el empleado. "No hay suficientes y siempre están bastante lejos".

Otros han expresado su frustración con que esta presión en los almacenes haya ayudado a Jeff Bezos a convertirse en el hombre más rico del planeta.

"Las métricas son brutalmente agresivas y muchos de mis compañeros están en un estado de constante ansiedad por el miedo a ser despedidos en cualquier momento por no llegar a los objetivos", ha asegurado un empleado estadounidense que trabaja actualmente en Amazon.

Este empleado ha añadido: "Amazon necesita una huelga global. Esto es esclavitud moderna. Jeff Bezos se ha convertido en el hombre más rico del mundo sobre los hombros de gente tan desesperada por trabajar que tolera este abuso".

El empleado ha alabado a sus compañeros en Alemania por manifestarse la semana pasada contra los pocos impuestos que paga Amazon y el trato a sus trabajadores.

La protesta tuvo lugar en el exterior del edificio central de Axel Springer en Alemania, donde Bezos estaba recibiendo un premio. (Axel Springer es la empresa matriz de Business Insider)

Protesta en Berlín contra Jeff Bezos
Sean Gallup / Getty


En una entrevista con el CEO de Axel Springer, Mathias Döpfner, Bezos respondía a los ataques que le lanzaban los protestantes.

"Estoy muy orgulloso de nuestras condiciones de trabajo y estoy muy orgulloso de los salarios que pagamos", dijo entonces Bezos.

Un trabajador se siente bien con su trabajo, pero afirma que no es para corazones débiles

Aunque Amazon no ha revelado cuántos trabajadores tiene en sus almacenes, se estima que son unos 566.000 en todo el mundo, con más de 24.000 en Reino Unido. Un buen número de ellos trabaja en estos centros y la compañía a menudo contrata a trabajadores temporales durante picos de trabajo, como en vacaciones.

John Ritland, quien lleva trabajando como recolector durante los últimos seis años en el almacén de Amazon en Chattanooga (Tennessee, EE.UU.), ha descrito el trabajo como "intenso", pero ha comentado que estar monitorizado y los objetivos que tenía no le incomodaban.

"Me mantengo muy ocupado", ha dicho a Business Insider. "Sólo me molesta cuando crean barreras en mi camino", en referencia a la ruta algorítmicamente determinada que Amazon le da a un trabajador para moverse alrededor del almacén.

La ruta más eficiente incluye muchos productos que recoger por el camino. Otras pueden enviarte a varios puntos aislados, según Ritland.

Ritland es consciente de que algunos compañeros en el almacén se sentían como si no tuviesen tiempo para respirar. Pero no es algo que le afecte.

Leer más: 11 mapas con los que verás España de una manera diferente

"La gente se toma descansos entre descansos y reciben la visita de su jefe porque pierden tiempo", ha dicho. "En última instancia, se trata de hacer los requisitos por horas y, si te vas mucho, necesitas una buena excusa. Pero si tienes una tasa aceptable, lo aceptarán".

"Estoy a gusto, incluso a mis 60 años", ha comentado. "Desde que tengo tareas todo el tiempo, no siento la presión".

Una gran motivación para Ritland es el seguro de la empresa.

"Gané el doble el año pasado en facturas médicas de lo que gané en salario", ha argumentado. "Con la edad, los seguros se hacen más caros. Y esa es la gran motivación para los viejos".

Una portavoz ha comentado al respecto: "Amazon está orgullosa de haber creado unos 130.000 empleos sólo el año pasado. Son buenos empleos con una alta remuneración y muchos complementos. Una de las razones por las que hemos logrado atraer a tantos trabajadores es nuestra prioridad de asegurar un espacio de trabajo seguro y positivo".

"Usamos nuestros programas de conexión con la plantilla para preguntar a los empleados una cuestión cada día acerca de cómo podemos hacer las cosas incluso mejor, desarrollamos nuevos procesos y tecnología para hacer los puestos de trabajo más ergonómicos y confortables, e investigamos cualquier queja que tengamos y solucionamos lo que está mal".

Te puede interesar

Lo más popular