Pasar al contenido principal

El reconocimiento facial está cada vez más extendido en España: así se está utilizando

Reconocimiento facial
Getty
  • El uso del reconocimiento facial no deja de crecer en España.
  • Aunque haya ocasiones en las que se publicita en los medios, también hay otras en las que se utiliza sin anunciarse o lleva años activo para identificar a delincuentes.
  • Estos son algunos aspectos sobre su utilización en lugares públicos y cómo se extiende a nivel nacional.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las polémicas sobre el reconocimiento facial en lugares públicos parece que ocurren únicamente en otros continentes. A los avances de China en el control social mediante el uso de la tecnología se suman los continuos debates que existen en Estados Unidos en referencia a estos sistema. Sin embargo, no siempre hay que irse tan lejos para que surjan preguntas sobre cómo y dónde se utiliza.

España, al igual que casi todos los países occidentales, está viviendo la llegada de esta tecnología en distintos entornos. Aunque hay ocasiones en las que alcanza a ser noticia, sobre todo cuando llega a un lugar público, lo normal ha sido que apenas se conozcan los espacios donde se esté utilizando. Y, por lo tanto, tampoco se vive el esperado debate.

En este reportaje vamos a explicar diversos aspectos sobre el reconocimiento facial, así como lugares donde se utiliza en España aunque apenas se sepa o sea ilegal, como ocurrió hace poco en un instituto de Badalona.

Leer más: El día en que la inteligencia artificial me prohibió entrar en una tienda

Pero antes de nada, se debe aclarar que el reconocimiento facial es la tecnología utilizada para la identificación de personas en base a sus datos biométricos. Esto se logra mediante la combinación de cámaras capaces de captar los detalles de los ciudadanos, incluso entre una multitud, y bases de datos donde esté recopilada la información necesaria como para proceder a la identificación.

De cara a recopilar la información necesaria hay distintas técnicas, desde las bases de datos que se pueden conseguir de manera alegal a los servicios que empiezan a implantarse a nivel de mundial de pago mediante selfie.

Todos estos detalles se encuentran más avanzados que la legislación vigente y se valoran de un modo distinto en función del partido político al que se le pregunte.

En todo caso, vamos a hablarte de lugares donde empiezan a usar tecnologías de reconocimiento facial, aunque cabe preguntarse dónde se habrán instalado sin que se sepa.

Autobuses de Madrid

En octubre de este año saltó la noticia del proyecto piloto que se iba a hacer en varios autobuses de Madrid para pagar a través de la cara. El sistema se anunció y, ante la polémica desatada, se hizo un encuentro con periodistas para explicarlo. 

Quizá se puede decir que es un sistema más ético que el resto de los que vamos a hablar, es un modo de pago mediante reconocimiento facial. Tras darse de alta en una web, basta con acercar la cara a una cámara con pantalla que reconocerá al usuario y le pasará el pago por la cuenta sin que tenga que hacer nada más. 

El sistema lo gestionan varias empresas, entre las que se encuentra Mastercard, y está en fase de prueba para comprobar cuál es el uso real que se hace de él y los errores que se den de cara a aumentar su uso en un futuro.

Estaciones de autobús

Uno de los lugares donde se utiliza el reconocimiento facial es en la conocida como Estación Sur de Madrid. Una de las dos grandes estaciones de autobuses que hay en la capital y desde donde se cogen los vehículos para gran parte de España cuenta con este sistema de seguridad.

Leer más: Inteligencia artificial: qué es, cómo funciona y para qué se está usando

La empresa responsable afirma que ha servido para identificar a carteristas o delincuentes habituales y reducir de manera importante el número de incidentes en el entorno. Para quien no la conozca, la estación suele tener multitud de personas y en momentos puntuales de la semana cuesta avanzar por la densidad de gente y unos pasillos entre dársenas que son demasiado estrechos.

Este sistema se empezó a implantar en 2016 y por entonces ya contaba con más de un centenar de cámaras de videovigilancia, de las cuales, 12 estaban directamente enfocadas a este servicio. Por lo que afirman sus responsables, esta tecnología ha sido un gran éxito que ha reducido de forma importante los incidentes: de cinco que había a diario en 2010 a solamente uno por mes durante el primer semestre de 2019. 

Aeropuertos

Estos lugares son de los habituales en la instalación de reconocimiento facial en todo el mundo. Desde el 11S se consideran espacios especialmente importantes de cara a controlar la seguridad nacional.

Aena no ha ocultado nunca que su interés creciente por el reconocimiento facial y durante el último año ha publicitado su uso en varias circunstancias.

Hace menos de un mes, Aena e Iberia firmaron un acuerdo con la idea de que en varias de las líneas habituales de Madrid con Asturias y Bruselas se utilizasen los datos biométricos para embarcar en vez de recurrir a la documentación.

Al llevarlo a cabo se ha contado con empresas especializadas en estos sistemas, como Iecisa, Gunnebo y Thales. Para poder hacer el embarque mediante este uso ha sido necesario instalar una aplicación, disponible para los pasajeros en las webs de Aena e Iberia.

Este sistema ya se ha probado también en el aeropuerto de Menorca, donde tras la activación mediante la aplicación, se ha podido utilizar en la zona de facturación, el acceso al aeropuerto y la puerta de embarque. En definitiva, ha sustituido a la documentación en todas las fases.

Este servicio se ha integrado en lo que Aena ha llamado la estrategia Aeropuerto 4.0, un marco de distintas medidas con las que quiere situarse en cabeza del uso tecnológico más sostenible y seguro en aeropuertos.

Grandes ferias, bancos y salas de juego

Tal y como hemos podido comprobar durante los últimos días, lugares como IFEMA congregan a políticos y referentes mundiales. Estos espacios donde se vigila tanto la seguridad empiezan a implementar cámaras de reconocimiento facial, aunque no hayan llegado a tiempo para la Cumbre del Clima.

El sistema de videovigilancia con reconocimiento facial se licitó en marzo de este año, por lo que pronto empezarán a usarse, aunque no se ha aclarado si con el objetivo de facilitar los accesos o para vigilar a los asistentes a las actividades de la feria. 

A los bancos todavía no ha llegado, pero algunos ya están probando en sus sedes. BBVA está usando un sistema de pago por reconocimiento facial en la Ciudad BBVA para que los empleados lo utilicen en su restaurante. Esta tecnología que han desarrollado mediante la empresa Veridas se ha denominado Selfie & Go.

Según se viene rumoreando desde hace tiempo, los salones de juego que se han extendido de forma exponencial los últimos años en nuestro país también están empezando a sumar esta tecnología. En principio, la idea es identificar a ludópatas y personas que no deberían poder acceder a los locales. Pero existe una gran opacidad en cuanto a la información que llega desde este sector.

Reconocimiento facial en servicios, pero no en la calle

Si estamos viendo la integración de esta clase de tecnología en distintos servicios, como puede ser la Empresa Municipal de Transportes de Madrid, que es pública, en España no se ha extendido su utilización por las calles.

Aun así, la videovigilancia es creciente en las grandes ciudades. Aunque se puede apuntar que en Londres, por ejemplo, no se ve un gran resultado, a pesar de ser uno de los líderes mundiales en su uso.

Todavía le falta un gran camino por recorrer para su democratización y uso real e indiscriminado. Lo primero que haría falta son los datos biométricos de sectores poblacionales, sean delincuentes fichados o quienes se den de alta de forma voluntaria; lo segundo, la capacidad real de identificar a gran velocidad.

De momento, quedan claros dos aspectos: el número de empresas que trabajan en reconocimiento facial no deja de crecer y el interés por la tecnología tampoco.

Y además