El Congreso votará la nueva reforma laboral antes del 7 de febrero: el Gobierno tiene un mes para reunir los apoyos necesarios

Una diputada levanta la mano en el Congreso de los Diputados para marcar el sentido de voto a sus compañeros de partido
Reuters
  • Necesita mayoría simple para aprobar la reforma. PP y Vox dicen que votarán en contra. Cs no ha desvelado el sentido de su voto y ERC y PNV piden cambios.
  • Si el Gobierno no hace cambios en el texto se arriesga a no tener respaldo suficiente en el Congreso. Pero si lo modifica, entonces los empresarios retirarán su apoyo, y sería peor.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Ya hay fecha para la votación de la nueva reforma laboral. El Congreso tiene que convalidarla antes del próximo 7 de febrero. Eso significa que el Gobierno tiene un mes para reunir los apoyos necesarios para sacarla adelante, y no será fácil.

El plazo para convalidar la reforma laboral es hasta el día 7 de febrero, según ha informado esta mañana el ministro de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños. Este es el plazo máximo que se da a los decretos-ley para que sean votados en el Congreso. 

Tras su aprobación en el Consejo de Ministros como real decreto-ley el pasado 28 de diciembre, el texto pasa ahora al Congreso, donde deberá ser aprobado por mayoría simple. Es decir, que para salir adelante tendrá que haber más síes que noes en la votación.

La reforma laboral entra en vigor: cómo te afectan los cambios como trabajador o empresa.

PP y Vox ya han anunciado que votarán en contra, mientras que Ciudadanos ha aplaudido la norma, pero no ha desvelado el sentido del voto. ERC, PNV o Bildu han sido apoyos recurrentes en el pasado, por ejemplo para la aprobación de los presupuestos, pero su respaldo no fue gratis entonces, ni se espera que ahora lo sea. 

A cambio del , ERC o PNV exigen modificaciones del texto, como que el convenio autonómico tenga prevalencia sobre el estatal. Este es un cambio que los empresarios no van a aceptar, y ya han amenazado con descolgarse del pacto si el Gobierno lo modifica.

El Gobierno, al que le ha costado nueve meses de sudor y lágrimas redactar una norma que satisfaga tanto a sindicatos como a empresarios, no está dispuesto a echar por tierra el acuerdo pactado con los agentes sociales. 

Por eso se enfrenta a una dura disyuntiva: si no hace cambios en el texto se arriesga a no tener respaldo suficiente en el Congreso para aprobar la norma. Pero si modifica el texto, entonces los empresarios retirarán su apoyo, y sería peor.

Esa es la razón por la que hoy Bolaños ha anunciado que la convalidación de la reforma laboral no tiene por qué tramitarse como proyecto de ley. Si se tramita como proyecto de ley, los partidos podrían introducir enmiendas, por lo que habría cabida para cambios. Mientras que si no se tramita de esta forma, el texto pasaría intacto.

"Queda tiempo", asegura Bolaños. 

Otros artículos interesantes:

La reforma laboral entra en vigor: cómo te afectan los cambios aprobados por el Consejo de Ministros

La trampa de la nueva reforma laboral: por qué no acaba con la temporalidad, sólo la maquilla

Lo bueno y lo malo que dejó la reforma laboral de 2012: creó empleo a toda prisa pero aumentó la desigualdad y castigó más a los jóvenes

Te recomendamos

Y además