10 consejos y trucos que te ayudarán a superar el miedo a volar

Pasajeros avión
Getty Images
  • Los accidentes de avión son algo infrecuente y viajar en avión se coloca como uno de los medios más seguros de transporte.
  • A pesar de ello gran parte de la sociedad padece algún miedo a volar.
  • El miedo a volar está más ligados a fobias del tipo social, pérdida de control o claustrofobia. 
  • Recopilamos algunos consejos para ayudarte a perder el miedo a volar.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Hoy en día coger un avión se ha vuelto casi un acto habitual.

Cada día miles de aviones surcan los cielos y volar está considerado uno de los medios de transporte más seguro. Así lo indican los números. Mientras que en 2018 un total de 556 personas murieron en accidentes de avión en todo el mundo, tan solo en España los accidentes de tráfico dejaron un total de 1.180 fallecidos.

A pesar de esto, el miedo a volar es una fobia bastante común. Algunos estudios establecen que entre un 10% y un 40% de los adultos muestra algún tipo de temor a los desplazamientos aéreos. Yo incluida. Si puedo escoger el coche o el tren lo haré antes que viajar en avión.

Y es que en muchos casos el temor a volar, va más allá del mero miedo a sufrir un accidente mortal. Se trata de una sensación de angustia, pérdida de control y claustrofobia. Una serie de fobias que en cualquiera de los casos disparan nuestros niveles de ansiedad.

Leer más: Los mejores trucos para viajar en avión, según azafatas expertas 

Para controlar nuestro miedo a volar, lo más conveniente es favorecer técnicas de relajación que nos ayuden a calmar nuestro cuerpo y mente. Es necesario comprender que como tal, volar no supone una amenaza real. Las probabilidades de sufrir algún daño son mínimas y todo reside en nuestra mente. 

Para los casos más leves, (aquellas personas que como yo se suben a un avión a pesar del miedo) hemos recopilado algunos consejos y trucos sencillos con los que ayudarte a superar el miedo cuando tengas que volar.

Conoce algunos datos clave sobre cómo funciona un avión para afrontar el miedo a volar

Boeing con una variante del futuro B777X compiten por ser el elegido, en la imagen se ve una versión similar, un Boeing 767.
Boeing con una variante del futuro B777X compiten por ser el elegido, en la imagen se ve una versión similar, un Boeing 767.
Stephen Brashear/Getty

A veces el miedo a volar puede llegar en parte por el desconocimiento del funcionamiento de los aviones. Pensamos que a esa altura, el avión se convierte en un artilugio pesado e inestable que a la mínima podría perder el control y caer en picado.

Pero lo cierto es que eso está lejos de ser real. Los aviones están diseñados para volar y responden a leyes de la física. Se trata del conocido como principio de Bernoulli o principio de sustentación, el cual simplificando mucho podríamos resumir en que las alas de los aviones están diseñadas de forma que el aire al recorrerlas genera una diferencia de presión entre la parte superior e inferior de la misma, empujando el avión hacia arriba.

Por otro lado, la idea de que el avión caiga en picado como una roca pesada desde el cielo es también errónea. Incluso con todos los motores parados por un fallo, un avión será capaz de planear deslizándose hacia abajo.

Sí es cierto que la distancia que pude planear en esta situación es limitada (viene determinada por su rendimiento aerodinámico). Pero en el caso de que se diera esta hipotética falta de motores, la distancia de vuelo podría ser suficiente para que los pilotos hicieran aterrizar el avión a tierra de manera segura.

Comprende qué son las turbulencias

azafata dando instrucciones vuelo, avión.

 Leonhard Foeger/Reuters

Las turbulencias son uno de los fenómenos que más miedo pueden despertar en un vuelo. Por ello, resulta eficaz comprender qué son y cómo las enfrentan los aviones.

Como indican en la web volandosinmiedo, aunque tengamos la sensación de que el cielo parece un espacio sereno donde el aire se mantiene en calma, lo cierto es que no es así. El aire está en continuo movimiento y este no siempre es ordenado. A veces se producen corrientes de aire o remolinos, que al ser atravesadas por un avión dan como resultado las conocidas turbulencias.

Cuando pasamos por unas turbulencias, los movimientos, a veces bruscos, del avión dan la sensación de que algo terrible pasa y de que el piloto puede perder el control del avión en cualquier momento. Pero lo cierto es que como indican los propios pilotos, los aviones están diseñados para afrontar incluso las turbulencias más severas.

Por lo que si llevas puesto el cinturón de seguridad (para evitar posibles golpes), debes saber que durante las turbulencias estarás en todo momento seguro.

Organiza todo el día anterior para llegar con calma al aeropuerto

Una mujer espera con un niño en el aeropuerto.
Getty/Orbon Alija

Una buena forma de reducir el estrés a la hora de volar es tener todo preparado y bien organizado para evitar nervios o sustos de última hora. Para ello, no dejes nada pendiente para última hora y prepara todo lo necesario para que viaje se desarrolle con calma y tiempo suficiente.

Estar descansado ayudará también a encontrarte mejor durante el vuelo. Por ello, procura dormir bien la noche de antes y reducir el nivel de cafeína y de alcohol el día antes de volar.

Además acude con tiempo suficiente al aeropuerto. Llegar con prisas al avión solo hará que tu cuerpo se encuentre más nervioso ante una situación que ya le produce por si sola cierto estrés.

Practica ejercicio ligero antes de volar

Yoga
Unsplash

Todos sabemos que el ejercicio libera endorfinas, lo que contribuye a que tengamos un estado de ánimo más positivo.

Si el día del vuelo dispones de tiempo suficiente, antes de volar prueba a practicar algo de deporte ligero o una clase de yoga. Contribuirá a relajar tu cuerpo, liberar endorfinas y mejorar tu estado mental.

Piensa en positivo

Niño en un avión.
Getty/noblige

Gran parte del miedo a volar depende más de nuestra mente e imaginación que de un peligro real. Por lo que intentar controlar nuestro pensamiento ayudará a enfrentar el temor a los aviones.

Para lograrlo intenta ejercitar tu mente para poder pensar en volar sin que esto te genere ansiedad. 

En este sentido, días antes de tomar el avión, prueba a visualizarte en las distintas etapas de un vuelo: llegando al aeropuerto, despegando, ganando altura, aterrizando... mientras induces al cuerpo a un estado de relajación.

Puedes probar a técnicas de respiración, música de relajación... cualquier cosa que contribuya a ayudarte a estar relajado mientras te imaginas de manera positiva en estas situaciones. De estar forma poco a poco conseguirás asociar volar con un estado de calma.

Planifica tu vuelo pensando en reducir tu miedo a volar

viajero de negocios
Getty Images

A la hora de enfrentarnos a un vuelo, ciertos elementos pueden ayudar a que nuestro miedo a volar sea amortiguado, en la medida de lo posible.

Por un lado,  resulta conveniente reservar vuelos directos. Tener que enfrentarnos a varios trayectos en un mismo desplazamiento, con el estrés y el cansancio que suelen acarrear las escalas, no parece lo más conveniente si estamos contando los minutos que nos quedan para salir del aeropuerto.

Un truco que suele funcionarme es coger vuelos nocturnos o a primera hora de la mañana. De esta forma el cansancio acumulado suele vencer al estrés y hacer que te quedes dormido. Lo que claramente ayuda a ser menos consciente de estar volando.

Si tienes miedo a volar, también es recomendable que reflexiones sobre el asiento que mejor se adecue a tus preferencias. Si el avión te produce claustrofobia suele ser recomendable un asiento de pasillo, ya que tendrás una sensación de amplitud mayor. Además, mantenerte lejos de la ventanilla puede ayudarte si sufres de miedo a las alturas, o eres de los que desconfía de la capacidad de vuelo de los aviones.

Si tienes miedo a las turbulencias intenta volar en la parte delantera del avión, ya que en esta zona  se perciben menos.

Realiza ejercicios de respiración para ayudarte a estar relajado durante el vuelo

Pasajeros avión
Getty Images

Controlar la respiración es una de las maneras más habituales de inducir nuestro cuerpo hacia un estado de calma.

Para ello cuando notes que tu cuerpo comienza a sentir ansiedad, al subir al avión, durante el vuelo o incluso a la llegada al aeropuerto, busca focalizar tu atención en tu respiración. 

Cierra los ojos y comienza a respirar de manera lenta, profunda y ordenada, inhalando y exhalando por las fosas nasales. Repite esto durante el tiempo que consideres necesario hasta sentir que tu cuerpo se calma.

Busca formas con las que distraerte

 Pantallas de televisión instaladas a bordo de un avión Airbus A350 XWB en pruebas de vuelo.
Pantallas de televisión instaladas a bordo de un avión Airbus A350 XWB en pruebas de vuelo.
Reuters/Fabian Bimmer

Una manera de no centrar nuestra atención en el mero hecho de volar, es mantener nuestra mente ocupada en otra cosa. 

Lo peor que podemos hacer si tenemos miedo a los aviones, es afrontar un vuelo sin nada que hacer. Para ello, planifica de antemano posibles distracciones para ocupar el tiempo durante tu trayecto.

Llegar a bordo con revistas y libros que leer, pasatiempos, videojuegos o una lista de canciones preferidas para escuchar, son ideas sencillas con las que mantenernos entretenidos y no pensar en el vuelo.

Volar en compañías que dispongan de pantallas en los asientos con catálogo de películas, series o música también ayuda a distraer la atención, haciendo que el vuelo pase más rápido.

Utiliza aplicaciones que pueden ayudarte con tu miedo a volar

Niños jugando en el móvil
Getty Images

Hoy en día existen aplicaciones para casi todo. Así que por supuesto hay muchas apps pensadas para ayudarnos a volar con menos estrés.

Si tienes miedo a las turbulencias la app Turbulence Tamer (iOS) puede resultarte útil. Compara los movimientos de las turbulencias en tu vuelo con los de una carretera con baches o los movimientos del tren, para ayudarte a ver que no son tan raros. Además cuenta con mensajes de calma, ejercicios de relajación y respiración para ayudarte a estar más tranquilo.

SkyGuru (para iOS y Android) está diseñada para explicarte todo lo que sucede durante tu vuelo. Solo debes introducir la información de tu vuelo, y una vez este despegue la app (con el móvil en modo avión) comenzará a ofrecerte información de lo que sucede fuera (clima, turbulencias...) o dentro del avión (aterrizaje, despegue, ruidos del avión...). 

Más allá de concentrarte en el vuelo, otras aplicaciones tratan de apartar tu pensamiento del avión. El juego de concentración ANA Takeoff Mode, disponible para móvil, está pensado para distraer a tu mente del estrés de viajar, sobre todo el momentos puntuales como el despegue o el aterrizaje.

Realiza un curso para perder el miedo a volar

Trucos para comprar billetes baratos de avion
Getty Images

Puede que nuestro miedo a volar vaya mucho más allá de cierta ansiedad a la hora de coger un avión. Existen personas que podrían entrar en verdadero ataque de pánico durante un trayecto en avión o que incluso se ven incapaces de afrontar un vuelo.

Para este tipo de personas, estos trucos para reducir el miedo a volar no son suficientes. Frente a esto, consultar a un especialistas capaz de gestionar esta fobia volar puede ser lo más recomendable.

También existe la opción de recibir un curso de perder el miedo a volar. Air Europa ofrece el programa Perdiendo el miedo a volar, en el que por un lado se imparten conocimientos esenciales sobre aviación mientras que por otro se busca tratar y gestionar la ansiedad. 

Miedo a volar es otro de los cursos disponibles en nuestro país, para enfrentarse al temor de los vuelos. Está impartido por Javier del Campo, antiguo piloto de Iberia y la psicóloga Luisa del Campo Martín-Cobos. 

Ambos cursos además incluyen un desplazamiento en vuelo real acompañado por especialistas, una forma controlada de enfrentarse al avión.

Otros artículos interesantes:

Los 6 mejores destinos low cost de vacaciones para mileuristas

12 trucos para comprar un billete de avión para un vuelo barato que realmente funcionan