Pasar al contenido principal

La extrema derecha estadounidense se lanza contra Bill Gates y le acusa de crear el coronavirus para controlar la sanidad global

Bill Gates.
Netflix
  • Miembros de la extrema derecha norteamericana, la comunidad antivacunas y seguidores de teorías de la conspiración, están acusando al cofundador de Microsoft, Bill Gates, de utilizar el coronavirus para controlar la sanidad global.
  • La campaña está supuestamente organizada por QAnon, un grupo conspirativo proTrump que ha desplegado varios bulos en redes sociales y foros de internet, según The New York Times.
  • En última instancia, las tesis definen cómo Gates habría creado el coronavirus para especular con su vacuna y controlar la salud pública de todo el mundo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Desde hace décadas, la humanidad se ha preguntado cuál es su mayor amenaza. En la conversación solían aparecer guerras mundiales, armas nucleares, el cambio climático y alguno incluso se atrevía a mencionar invasiones extraterrestres, pero pocos apostaban por un virus infeccioso que agitara la economía hasta sus cimientos.

Bill Gates fue, con reservas, uno de esos pocos. En el año 2015, el cofundador de Microsoft señaló que el mayor peligro para la sociedad del siglo XXI sería una pandemia global, por lo que habría que prepararse para afrontarla. Sus palabras, casi proféticas vista la situación de los últimos meses, han servido tanto para encumbrarle como para granjearle nuevos enemigos, dependiendo de a quién se pregunte.

Leer más: De Amancio Ortega a Bill Gates: los 10 multimillonarios que más dinero han perdido con la pandemia del coronavirus

La comunidad antivacunas, la derecha estadounidense y miembros del grupo de conspiración QAnon —seguidores de la teoría del Estado Profundo contra Donald Trump— han aprovechado el vídeo como evidencia de que Gates urdió una pandemia reducir la población de todo el planeta, especular con su vacuna y hacerse con el control del sistema de salud global.

La mayoría de las suposiciones provienen de la comunidad de Infowars, un sitio web censurado en 2019 por divulgar información negacionista sobre el Holocausto nazi. Muchos de sus miembros se diseminaron en distintos grupos y recalaron en la red de QAnon, una teoría de la conspiración supremacista blanca que hace las veces de músculo mediático para Donald Trump, ya sea compartiendo noticias falsas o directamente creándolas ellos mismos.

Por poner un ejemplo, en la campaña de las elecciones de EEUU en 2016 el grupo defendió la teoría de que el mundo estaba dirigido por "una camarilla satánica de élites y pedófilos con Hillary Clinton y el Estado Profundo a la cabeza"; según esta misma tesis, Trump y sus aliados secretos los expondrán y derrotarán. Ahora el objetivo es Bill Gates.

Leer más: España no es el primer ni el único país que implantará una renta mínima para los afectados por el coronavirus: Canadá, Brasil, Estados Unidos o Singapur ya han aprobado medidas similares

El multimillonario fundador de Microsoft lleva semanas defendiendo políticas de confinamiento, pruebas ampliadas contra el coronavirus y nuevos desarrollos de vacunas para combatir la pandemia. Más aún, se permitió criticar directamente a la Administración Trump por su gestión de la crisis del coronavirus y retirada del fondo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en contra de los designios de la ONU.

Según la compañía de análisis Zignal Labs, los bulos suponen actualmente la información falsa más extendida en las redes, con más de 16.000 publicaciones en Facebook y varios vídeos en tendencias de YouTube con millones de visitas. Claro que, como suele ocurrir con las teorías conspiratorias, la de Bill Gates y el coronavirus está basada en hechos reales que sirven de anzuelo para luego tergiversar y malinterpretar la realidad. Y puf. Historia montada.

Donald Trump, presidente de los Estados Unidos
Donald Trump, presidente de los Estados Unidos. Reuters

El origen de la conspiración

La primera evidencia a la que aluden los conspirativos es la mencionado charla TED Talk donde Gates "profetizó" el coronavirus. En realidad el hecho se explica según su propio contexto, ya que la conferencia se produjo a principios de abril de 2015, justo en el mismo momento en que emergía la fiebre del Zika —más tarde epidemia— en Latinoamérica, con lo que ello supuso.

El tema estaba entonces en boca de todos, también de Gates, y fue uno de los últimos avisos a la humanidad de que una crisis sanitaria podría darse en cualquier momento. A ojos de los extremistas, esta es la prueba de que Gates llevaba años planeando la enfermedad para más tarde controlar la sanidad pública de todo el mundo.

Leer más: Esto es lo que Bill Gates dijo exactamente en 2015 sobre cómo prevenir y detener pandemias como el coronavirus

La otra noticia que utilizan para desacreditar al fundador de Microsoft es su particular interés por desarrollar una vacuna. Como todo, la premisa parte de una verdad, que es que la Fundación Bill y Melissa Gates está financiando varios proyectos de vacunación contra el coronavirus todavía en proceso. A partir de aquí, la conspiración presume que la pareja de magnates creó el COVID-19 en un laboratorio para luego especular con sus propias vacunas. 

Supuestamente, el bulo se sostiene con que Gates tenía la patente del COVID-19 desde 2015, 4 años antes de que este estallase en Wuhan, pero esto tampoco es así. La Fundación del matrimonio donó dinero al instituto Pirbright para combatir el coronavirus, sí, pero a un tipo de coronavirus ya conocido que sólo afecta a aves de corral. En este sentido, el instituto nunca ha trabajado con humanos, ya que se trata de dos virus distintos.

Las críticas se agudizaron por la oposición a Donald Trump

A fin de cuentas, Gates ha adoptado el papel que anteriormente tenía el inversor financiero George Soros como 'supervillano' para la derecha, según el The New York Times. "Es muy fácil convertirlo en meme porque es muy conocido [...] y hacerlo funcionar como una especie de 'hombre del saco' del coronavirus", relata al mismo periódico Whitney Phillips, profesora de Ética Informática en la Universidad de Syracuse.

A partir de esta premisa, sectores afines a Donald Trump han visto en cada acto de Gates una evidencia de su teoría, más aún después de que el magnate expresara sus discrepancias con la estrategia del presidente en esta columna del Washington Post el 31 de marzo y sus recientes publicaciones en Twitter. La estrategia de QAnon y el resto de grupos radicales continúa siendo la misma de siempre: seguir ciegamente a los líderes de la derecha y justificarles a partir de bulos, sea contra quien sea.

Y además