Pasar al contenido principal

Alemania está investigando a Daimler por la posible manipulación de las emisiones en furgonetas antiguas

Furgoneta de Mercedes - Benz fabricada por Daimler
Daimler
  • Daimler se enfrenta a una investigación sobre una posible manipulación de las emisiones diésel de sus furgonetas Mercedes-Benz Sprinter.
  • La KBA ha advertido de que más de 260.000 furgonetas de la generación GLK 220 podrían verse afectadas. 
  • La autoridad va  a revisar los vehículos e investigará si se ha producido una manipulación de las emisiones del coche mediante la instalación de dispositivos no autorizados.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El fabricante alemán de automóviles Daimler se enfrenta a una investigación sobre una posible manipulación de las emisiones diésel de sus furgonetas Mercedes-Benz Sprinter.

La autoridad competente en regulación de vehículos en Alemania, la KBA, ha advertido a la compañía de que más de 260.000 furgonetas de la generación GLK 220 vendidas hasta 2016 podrían verse afectadas.

La agencia ha programado una vista con Daimler para tratar el tema, que según el diario alemán Bild podría llevar a la compañía a tener que prestar servicios gratuitos o la reparación de vehículos con defectos. 

La autoridad va a revisar los vehículos e investigará si se ha producido una manipulación de las emisiones del coche mediante la instalación de dispositivos no autorizados, según informa Bloomberg. 

Leer más: Esta lujosa mini casa está construida sobre una furgoneta Mercedes-Benz Sprinter

Las autoridades estadounidenses podrían estar considerando la posibilidad de proponer un auditor externo para que supervise el proceso, según informa Reuters

El fabricante de automóviles ya fue multado el mes pasado con 870 millones de euros por la certificación de los vehículos diesel cuyas emisiones no cumplían con los requisitos reglamentarios. 

Es un episodio más de la pugna que vive Alemania con los fabricantes de automóviles, que comenzó cuando se destapó el 'Dieselgate', el escándalo que sacudió a Volkswagen, acusada de trucar los motores diésel de sus vehículos. 

Y además