Pasar al contenido principal

El mapa que muestra las muertes relacionadas con el exceso de emisiones diésel

Madrid doble gases invernadero
Wikimedia Commons
  • Según un estudio, cada año se producen 5.000 muertes por las emisiones de los diésel por encima de la norma.
  • La elevada densidad de población en zonas industriales de Europa genera una alta concentración geográfica de las emisiones de NOx y partículas PM2.5. 
  • En España, sería 170 los fallecidos prematuramente debido a estas emisiones. 

El periodistas de investigación Stefano Valentino y VoxEurop ha llevado a cabo este mapa en el que se muestran las muertes relacionadas con el exceso de emisiones de diésel en todos los países de Europa, Noruega y Suiza incluidos. Y es que los datos que contiene este gráfico han sido extraídos de un estudio publicado el pasado mes de septiembre por el Instituto Internacional de de Sistemas Aplicados al Análisis (IIASA) y de MetNorway. 

Aquí puedes leer el documento de este organismo ubicado en Austria en el que, por primera vez, se relacionaba el exceso de emisiones por encima de lo establecido para los vehículos diésel con 5.000 muertes al año en Europa, aproximadamente.

El Dieselgate ha demostrado que, cuando menos, la mayoría del parque móvil de gasóleo emite mucho más NOx de lo que la ley permite y los expertos en salud estiman como admisible.  

Sin embargo, nadie hasta ahora había puesto en la mano de la industria del motor europea una pistola humeante como ésta.

Se sabía que unas 425.000 personas fallecen al año en el viejo continente a causa de la contaminación atmosférica, muchas relacionadas con las partículas, más peligrosas y con el NOx segun datos de la Agencia Europea del Medio Ambiente

Leer más Los 13 países con las tasas de mortalidad más altas por contaminación

"Si las emisiones de los coches diésel fueran tan bajas como la de los coches de gasolina, se podrían evitar alrededor de 7.500 muertes prematuras al año en Europa", afirma el investigador de IIASA, Jens Borken-Kleefeld.

Según los resultados de su estudio, los países más afectados por estas sobre emisiones diésel son Italia, Alemania y Francia. El motivo es la elevada población que concentran y, sobre todo, la elevada dieselización de su parque. 

Desde luego, Italia se lleva la peor parte, puesto que acumularía el 50% de la tasa de mortalidad —2.500 personas al año— y acoge al 40% de entre las 100 peores regiones en contaminación diésel de Europa. Alemania, Francia, Reino Unido y Polonia serían los otros cuatro países, por orden, en los que hay más lugares afectados por este fenómeno.  

IIASA es claro en su informe: cada italiano de 30 años, de media, ha perdido 6 días de vida a causa de que del exceso de emisiones del los diésel. En el caso de los belgas, esa cifra llega a 5 días; 4 en Holanda y Francia; 3 en Alemania; y en España sería de menos de un día. Otro dato puramente estadístico: por cada 1.000 europeos adultos, se habrían perdido cinco años de vida

En el mapa que relaciona muertes y emisiones de los diésel por encima de la media, se han reflejado las 6.000 regiones en las que IIASA y MetNorway dividieron Europa para su estudio. Algunas ciudades como París o Londres, debido a su tamaño, pueden estar segmentadas en varios cuadrados que den cifras algo distintas. El objetivo es ofrecer una distribución geográfica con unos datos basados en evidencias y fórmulas científicas que evidencie cómo el problema de la contaminación del diésel ha alcanzado vecindarios y regiones de manera dispar. 

Es importante señalar que la contaminación atmosférica que muestra este mapa de arriba se ve incrementado por un fenómeno propio de los óxidos de nitrógeno. Entre las emisiones dañinas de los motores de combustión —algunos gasolina también emiten muchos NOx— están sobre todo estos óxidos y las partículas conocidas como PM 2.5.

A diferencia de las partículas de mayor tamaño, que suelen quedar atrapadas en los filtros y que se denominan PM1 —podríamos identificarlas genéricamente con ese humillo negro que sale a veces de los tubos de escape de motores diésel a plena carga—, las PM 2.5 tiene un poder de penetración mucho mayor. Mientras las PM1 se quedan —y pueden llegar a taponarlos— en los alveolos pulmonares, las PM 2.5 pasan al torrente sanguíneo y se alojan en distintas partes del cuerpo, que no es capaz de expulsarlas. 

Gran parte de las enfermedades y muertes prematuras asociadas a las emisiones están relacionadas con estas PM 2.5, pero es que además los coches diésel son unos productores muy grandes de óxidos de nitrógeno. Dañinos de por sí, y cancerígenos, estos a su vez también son precursores de que se generen partículas finas cuando alcanzan la atmósfera y se combinan con la radiación ultravioleta. 

Es verdad que que los diesel Euro VI lo son en menor medida, pero ha quedado claro que los Euro IV y Euro V provocan que en muchas ciudades de Europa haya en el aire que se respira una cantidad de NOx y PM 2.5 muy elevada y mucho mayor de la que cabría esperar por los límites que debían respetar. Quizá plasmar en un mapa este efecto, como ha hecho el IIASA, sea ir demasiado lejos ya que todo se basa en datos estadísticos, pero lo que no puede haber duda es en que no exageran en las recomendaciones hechas a VoxEurop. 

"Si no se hace nada para rectificar la flota diésel actual, el impacto en la salud se mantendrá durante unos cuantos años. Por mínima que pueda parecer la cantidad de PM 2.5 de más emitida por los coches diésel, no existe una dosis segura y cada cantidad adicional de contaminación aumenta los riesgos sobre la salud", dice Borken-Kleefeld, experto en transporte de IIASA.  

"Las evidencias científicas muestran que la mortalidad aumenta con cualquier incremento en la exposición a un tipo específico de contaminante. Para las PM 2.5, esta sube un 6% por cada 10 microgramos / metro cúbico (μg / m3)", asegura el epidemiólogo de la Organización Mundial de la Salud, Francesco Forastiere.

 

Te puede interesar