Pasar al contenido principal

Un nuevo informe muestra dónde triunfó y fracasó Rusia en su misión para elegir a Trump y dividir Estados Unidos

[RE] Putin Twitter
Una imagen del presidente ruso Vladimir Putin a través del logotipo de Twitter. Jaap Arriens/NurPhoto via Getty Images
  • Un borrador de informe visto por The Washington Post muestra la eficacia con la que Rusia tergiversó Google, Facebook, Twitter y otras redes sociales para influir en los votantes adecuados y lograr su objetivo: la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos.
  • La mina de oro de mensajes y comentarios proporcionados por las grandes empresas tecnológicas al Senado de los Estados Unidos permitió a los investigadores que los primeros datos importantes se sumergieran en las respuestas a la influencia rusa y es "el análisis más amplio hasta la fecha de la campaña de desinformación de Rusia", de acuerdo con lo publicado por el Washington Post el domingo.

El Washington Post ha informado que ha tenido acceso al primer análisis profundo de datos sobre la actividad en las redes sociales después de cada publicación por parte de las conocidas cuentas rusas durante un período que abarca varios años hasta mediados de 2017, cuando fueron finalmente desenmascaradas.

Se trata del primer estudio de los millones de datos facilitados por las principales empresas tecnológicas al Comité de Inteligencia del Senado de los Estados Unidos, en un informe que proporciona una nueva mirada a las diversas maneras en las que Rusia se hizo con el poder de las redes sociales, construyendo su propia imagen y luego manipulando con fines políticos para elegir a Donald Trump como presidente del país.

Según el Washington Post, que cita el informe realizado por el senado junto con el Proyecto de Propaganda Computacional de la Universidad de Oxford y la firma de análisis de redes Graphika, Trump fue mencionado con más frecuencia en campañas que movilizaron a los conservadores y votantes de derechas, mientras que las quejas de la izquierda fueron en su gran medida confusas y acabaron siendo minimizadas.

Leer más: El CEO de Google explica por qué aparecen fotos de Trump cuando buscas "idiota"

"Lo que está claro es que todos los mensajes buscaban claramente beneficiar al Partido Republicano y específicamente a Donald Trump", señala el informe. "(Mientras que) los principales grupos que podían desafiar a Trump recibían mensajes que tenían el objetivo de confundir, distraer y finalmente desanimar a los miembros a votar esa opción alternativa", señala.

¿Cómo lo hicieron?

[RE] Trama Rusa Elecciones EEUU
Alex Wong/Getty Images

"Los rusos dirigieron su energía a encender la llama de los conservadores en temas como los derechos a las armas y la inmigración, al tiempo que socavaban la influencia política de los votantes afroamericanos de izquierdas al socavar su fe en las elecciones y difundir información engañosa sobre cómo votar", explica el Washington Post.

Al examinar los datos, los investigadores se quedaron impresionados por los evidentes descuidos por parte de los rusos, hasta el punto de concluir que deberían haber sido descubiertos al principio de su campaña.

Estos descuidos incluyen la compra de anuncios con rublos rusos o dejar números de teléfono rusos para obtener información de contacto. 

El informe revela un poco más acerca de la cronología y la estrategia de la campaña:

  • Comenzaron en Twitter, luego agregaron YouTube e Instagram antes de sumergirse finalmente en Facebook, según el informe.
  • La primera campaña en Twitter dirigida a los EE.UU. comenzó en 2013, pero la Agencia de Investigación de Internet (IRA) de Rusia no le cogió el pulso hasta unos 12 meses más tarde, cuando la misión comenzó a crecer a medida que las ideas se propagaban con precisión demográfica a través de la segmentación en las plataformas.
  • Facebook fue particularmente efectiva: el 99% de todos los me gusta, republicaciones y demás reacciones a los posts procedían únicamente de 20 páginas con nombres como "Heart of Texas" y "Blacktivist".
  • En Instagram, los rusos contaban con 133 cuentas diferentes, dividiendo y agitando a sus seguidores al referirse fundamentalmente a cuestiones de "raza, etnia u otras formas de identidad personal", concluye el informe.
  • La cuenta falsa "Black Matters US" de la trama rusa tenía seguidores a lo largo y ancho de todo el espectro de las redes sociales, desde YouTube hasta Tumblr y PayPal, y al vincularlos, crearon una influencia masiva que incluso se extendió al mundo real, movilizando incluso donaciones, organizando mitines políticos y canalizando todo el tráfico hacia su sitio web controlado desde Rusia.
  • El uso de YouTube, al igual que otras plataformas, parece haber crecido después de la victoria electoral de Trump. Los enlaces de Twitter a videos de YouTube crecieron un 84% en los seis meses posteriores a las elecciones, según el informe.
  • Los operativos del IRA crearon anuncios de Google que hacían declaraciones como "Los policías matan a niños negros. ¿Está seguro de que su hijo no será el próximo en sembrar el miedo, la discordia y la división mientras promociona el sitio "BlackMatters US"? La cuenta hermana de Twitter, mientras tanto, se quejaba de que Facebook "apoyaba la supremacía blanca" por cerrar su página.
  • La campaña rusa de Facebook llegó a 126 millones de personas en Facebook y a 20 millones más en Instagram, según informaron funcionarios de la empresa. Los mensajes de la Instagram rusa generaron 185 millones de likes y 4 millones de comentarios de usuarios.

Aunque el informe hace referencia al papel desempeñado por YouTube (filial de Google) e Instagram (propiedad de Facebook) en la campaña rusa, la investigación por primera vez arroja más luz sobre dónde encajan Google+, Tumblr y Pinterest en esta estrategia, por no hablar de las cuentas de correo electrónico creadas en Yahoo, Hotmail de Microsoft y Gmail de Google.

Tal vez el punto de vista más abrumador del informe, que según The Post se hará público a finales de esta semana, sean las dificultades que los investigadores dijeron que enfrentaron para acceder a los datos de los gigantes tecnológicos.

Los autores han señalado la "respuesta tardía y descoordinada" a la campaña de desinformación. En este sentido han criticado a las empresas por no compartir más datos de una manera más rápida y han instado a las empresas a ser un poco más "comprensivas y constructivas" en el futuro.