¿La esperanza de vida es genética o parte del estilo de vida? La ciencia responde a los interrogantes sobre la longevidad en el ser humano

longevidad esperanza de vida

Reuters

  • La búsqueda de la longevidad es importante para el ser humano, aunque surgen muchas dudas respecto a si viene determinada por la genética o si, por el contrario, es el estilo de vida y el medio ambiente los factores más importantes.
  • Algunos expertos han respondido a esta pregunta, generando un debate muy sano en torno a la esperanza de vida en el género humano y otras especies.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La longevidad es una de las cuestiones más ansiadas por la humanidad, incluso con algunas personas que ya han confiado sus cuerpos a la ciencia para su criogenización. ¿Negocio o realidad? Aún se desconocen muchos rincones de esta modalidad, aunque algún estudio haya determinado que la esperanza de vida de los seres humanos no irá más allá de los 150 años.

Sin embargo, otras investigaciones con ratones han conseguido alargar la esperanza de vida de estos animalitos en un 23%, lo cual podría replicarse en el género humano, más allá de las técnicas de criogenización.

Comer sano y hacer ejercicio pueden incrementar hasta en 10 años la esperanza de vida sin padecer enfermedades como el cáncer o la diabetes

Así, según ha recogido Science Alert, en el portal Metafact, un lugar de reunión virtual para científicos que quieren esclarecer diferentes cuestiones relativas al interés humanos, se realizó una pregunta de vital importancia: ¿La longevidad está determinada principalmente por la genética?

Cabe señalar, antes de nada, la importancia de ese "principalmente", por lo que se explicará a continuación. En este sentido, Vincent Geli, experto del Centro de Investigación del Cáncer en Marsella (Francia), responde a través de la genética.

"Nuestra capacidad para renovar nuestros tejidos con la edad depende de nuestra capacidad para mantener las funciones de nuestra célula madre con el envejecimiento", aseguró. "Esto está determinado por la genética y, en particular, por la longitud de nuestros telómeros". Y, en este punto, Geli tiene parte de razón, por lo que es mejor ver qué dice un estudio científico demostrado.

Qué dice la ciencia sobre la longevidad

Una investigación, publicada en PNAS, ya demostró la relación entre el acortamiento de los telómeros y la longevidad de las especies, como afirmaba Geli, mediante una ecuación matemática y teniendo en cuenta la esperanza de vida media del ser humano, los 79 años, dejando a un lado la excepcionalidad de Jeanne Calment, una señora que llegó a vivir 122 años, un hecho ampliamente documentado.

Ahora bien, sabiendo que la genética determina la longevidad humana, así como de otras especies, Geli quiso hacer un apunte. "Ahora bien, el envejecimiento depende en gran medida de los numerosos daños que sufren nuestras células y que no se reparan con la edad", añadió. "Por lo tanto, la longevidad está determinada por la genética (y epigenética) y por el medio ambiente y los comportamientos".

Jeanne Calment, la mujer más longeva del mundo.
Jeanne Calment, la mujer más longeva del mundo.

Reuters

Por esto mismo, la esperanza de vida del género humano no solo viene dada por pura genética, sino por el estilo de vida de una persona que, por supuesto, implica consecuencias a nivel genético. A pesar de esto, según matizó Nazif Alic, experto en genética, antienvejecimiento y biología celular del University College de Londres (Reino Unido), el medio ambiente es más importante.

"La variación en la longevidad de los individuos dentro de una especie, a menudo, se puede atribuir al medio ambiente; en los seres humanos, la contribución genética a la longevidad es de aproximadamente el 15%", concretó. "Sin embargo, se cree que la variación entre especies es principalmente genética".

Por ello, lo mejor será conocer qué especies son las más longevas, ofreciendo así un mapa más detallado de la esperanza de vida entre estas, en comparación con la no tan mala longevidad del ser humano.

Cuáles son las especies más longevas

En la actualidad existen especies que adelantan por la derecha a la humanidad en cuanto a longevidad se refiere. Según recoge National Geographic, Jonathan es el animal terrestre más viejo de la Tierra. Jonathan es una tortuga gigante de Aldabra que ha cumplido los 183 años, como si nada. En el medio terrestre, otros son el albatros Wisdom, de 65 años, y el kakapó, un loro neozelandés que puede vivir hasta los 60.

Aun así, si se echa un vistazo al mar, la longevidad se incrementa aún más, con Ming, una almeja islandesa que cumplió 507 años, aunque desgraciadamente falleció al ser extraída del agua por los propios investigadores.

Los científicos mataron a Ming, sin querer, cuando estudiaron sus anillos.
Los científicos mataron a Ming, sin querer, cuando estudiaron sus anillos.
Jan Johan ter Poorten

Wikimedia

Otros como el reloj anaranjado, conocido científicamente como Hoplostethus atlanticus, pueden llegar hasta los 175 años, mientras que las ballenas boreales son los mamíferos más longevos, con más de 2 siglos a sus espaldas.

Sin embargo, todos ellos se quedan muy lejos de una esponja, la Monorhaphis chuni. Según la revista Aging Research Reviews, llegó a vivir hasta 11.000 años. Sea genética o puro medio ambiente, la humanidad no llegará jamás a alcanzar a esta esponja. Ni siquiera Matusalén pudo con sus 969 años.

Otros artículos interesantes:

Alcanzar la inmunidad de rebaño tendría un gran coste en España: la esperanza de vida se reduciría 9 años

Una startup pretende alargar la esperanza de vida de los perros como paso previo al experimento con humanos

La contaminación del aire reduce la esperanza de vida del ser humano en casi 2 años, según un nuevo estudio

Te recomendamos

Y además