Pasar al contenido principal

Por qué Juan Roig obliga a los directivos de Mercadona a llevar siempre un céntimo en el bolsillo

Mercadona Juan Roig
Mercadona
  • Mercadona sigue una política muy estricta de ahorro de costes tanto en sus 1.600 establecimientos como con sus proveedores.
  • Por ejemplo, obligó a su interproveedor de aceite a usar botellas cuadradas para que encajaran perfectamente en las cajas de transporte.
  • Además, Roig obliga a sus directivos a llevar siempre un céntimo en el bolsillo para recordarles la diferencia que puede suponer esa cantidad a la hora de gestionar costes.

Mercadona es conocida por la estricta política de ahorro de costes impulsada por Juan Roig, quien trata de predicar con el ejemplo desde la cúpula de la empresa. Quizás por eso, el dueño de la cadena de supermercados obliga a los directivos a llevar siempre un céntimo de euro en el bolsillo, para recordarles la diferencia que puede suponer esa cantidad a la hora de gestionar costes.

En concreto, ese céntimo trata de recordarles que rebajar un céntimo los costes de un producto supone un ahorro considerable para una cadena que tiene 1.600 establecimientos, tal y como se explica en este artículo de Expansión.

Esta orden, que podría parecer carente de lógica, tiene como objetivo concienciar sobre la importancia no solo de fijar el precio de un producto, sino también a la hora de negociar con los proveedores de Mercadona: la cadena de supermercados ha pasado de tener 120 a 1.400 proveedores a principios de este año.

Leer más: Moda innovadora o una pulsera inteligente para monitorizar a bebés, los proyectos de Lanzadera de Juan Roig

En este sentido, el lema de Mercadona —"siempre precios bajos"— se sustenta en una estrategia clara: apostar por la marcas blancas frente a marcas de referencia; no en vano, Hacendado se ha convertido en los últimos años en sinónimo calidad y cuenta con fabricantes de primer nivel, como Casa Tarradellas o La Española.

De este modo, tanto Mercadona, en la distribución, como las marcas, en la producción, logran cada año grandes beneficios: por ejemplo, en 2017 Casa Tarradellas facturó un total de 760 millones de euros solo a través de Mercadona.

Todo ello negociando con cada proveedor el coste por unidad hasta el mínimo detalle. Un buen ejemplo es el del interproveedor de aceite, al que Mercadona obligó en su día a usar botellas cuadradas en lugar de redondas para que encajasen perfectamente en las cajas de transporte, optimizando así al milímetro el espacio disponible.

Otro ejemplo, quizás más conocido, es el de las cajas de cartón de los dentífricos: Mercadona —en este caso, su marca blanca de higiene, Deliplus— no las usa desde años porque, según la empresa, suponen un coste inútil.

Te puede interesar