8 horas de entrenamiento a cambio de miles de euros: la dura vida de un jugador profesional de eSports

Mopoz, Alejandro Fernández-Quejo Cano jugador Movistar KOI Counter Strike eSports

Movistar KOI

  • Alejandro Fernández-Quejo Cano o 'Mopoz' (1996), alias por el que se le conoce en el mundo de los videojuegos competitivos, es una de las piezas clave del equipo de Counter Strike: Global Offensive de Movistar Riders.
  • En una entrevista con Business Insider España confiesa cómo ha llegado hasta aquí y, sobre todo, si se puede vivir con este trabajo.

Nota importante: a la fecha de celebración de esta entrevista, Mopoz pertenecía a Movistar Riders, que aún no había pasado a llamarse Movistar KOI. Aquí puedes leer toda la información sobre la fusión entre KOI, Movistar Riders y MAD Lions.

Cualquier deporte que quiera profesionalizarse ha de invertir en ámbitos tan importantes como salarios competitivos para los jugadores, instalaciones para los entrenamientos y, por supuesto, en un equipo técnico que ayude a sacar lo mejor del equipo.

Los eSports, o deportes electrónicos, no son diferentes. A pesar de que su profesionalización ha llegado más tarde que la de otros más masivos, como el fútbol o el baloncesto, la industria ha conseguido mejorar notablemente las condiciones de sus jugadores.

Alejandro Fernández-Quejo Cano –más conocido por su alias "Mopoz"–, de tan solo 27 años de edad, es un ejemplo vivo de las nuevas realidades en una industria realmente prometedora.

Es una de las piezas fundamentales del equipo competitivo de Movistar Riders, afincado en España, para uno de los videojuegos más importantes de la historia del sector, el CS:GOCounter Strike: Global Offensive.

Cómo este CEO español consiguió desarrollar el videojuego más descargado del año: ingresaron 1.000 millones de dólares en 7 meses

En una entrevista con Business Insider España, Mopoz confiesa que él, cuando era adolescente, llegó a un acuerdo con sus padres para poder jugar, a la par que no dejaba de lado sus estudios de Bachillerato, una ardua tarea por ambos lados.

"Cuando terminaba el colegio [sobre las 17:00 horas], yo creo que le echaba fácilmente unas 7 horitas", asegura el jugador profesional. "En esa época jugaba como un enfermo, jugaba muchísimo, pero con el paso de los años se te va quitando".

 

Ahora, ha cambiado esas 7 horas de ocio al máximo nivel por 8 horas de jornada laboral en uno de los mejores equipos de eSports. Pero, seguramente te surja la pregunta más relevante: ¿cómo ha llegado hasta aquí? Y, por supuesto, ¿se puede vivir de este trabajo?

Qué hace falta para ser jugador profesional de eSports

Quien escribe estas líneas da fe del compromiso que Mopoz ya tenía durante sus primeros años, ya que compartí clase con el joven jugador en el Real Colegio Alfonso XII, en San Lorenzo del Escorial (Madrid).

En aquella época, recuerdo que su pasión era la de un joven adolescente que ha visto una oportunidad y, por ello, va a luchar por ella hasta conseguirla. En su caso, invirtiendo mucho tiempo en Counter Strike.

Tras una década de entrenamiento duro, él ha logrado convertirse en una de las referencias de este videojuego, además de unir una pasión con su trabajo.

Mopoz Alejandro Fernández-Quejo Cano Movistar KOI

Twitter @AlejandroMopoz

"Profesionalmente con el equipo jugamos 8 horas, pero después de la jornada laboral ya no juego tanto como antes, por ejemplo, cuando llegaba el fin de semana o las vacaciones, que era desde que me levantaba casi hasta que me iba a la cama", asegura.

Dicho esto, Mopoz confirma que merece la pena combinar lo que es un hobby puro con tu trabajo, algo que no está al alcance de todo el mundo, ya que, según sus propias palabras, menos del 5% puede llegar a conseguirlo en esta industria.

"Lo importante es meter horas y jugar muchísimo, mejor si no dejas de lado tu vida académica", aconseja. "Aunque no todo el mundo llega, y no por echarle muchas horas vas a llegar. [...] Es un mundo complicado, y creo que menos de un 5% de las personas pueden ganarse la vida con esto".

De esta forma, él también ha pensado en el futuro, no solo con su continuidad y posible salto a nivel internacional en los próximos años, sino también por lo que él ha estudiado, ya que Mopoz es un ejemplo de que la educación complementaria nunca viene mal.

En su caso, también ha estudiado un módulo superior de Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma y, en otro extremo de la balanza, otro de Auxiliar de Veterinaria. "Al menos para tener vías de escape en el futuro", agrega.

¿Se puede vivir de ello? Los números hablan

Las comparativas son odiosas, pero suelen ilustrar muy bien la realidad de diferentes sujetos. Volviendo al ejemplo del fútbol profesional, los eSports parecen llevar el mismo camino.

En primer lugar, con ofertas con salarios competitivos que, aunque lejos aún del fútbol, pueden atraer a más jugadores profesionales, con nuevos puestos de trabajo alrededor del propio equipo, como los asistentes técnicos.

"[El salario] es muy relativo porque son números estimados. ¿Puedes vivir con ello? Sí, a medida que llevas ya unos cuantos años", destaca Mopoz. "Antes de eso, igual te llevas un poquito más del mínimo interprofesional y, como mucho, lo doblas dentro del ámbito español".

Aunque a nivel global la situación cambia bastante: "Si hablamos del ámbito internacional, ya los números no bajan de los 10.000 brutos al mes".

Entre los principales países inversores en deportes electrónicos se encuentra Estados Unidos, con ingresos estimados en 1.070 millones de dólares en este segmento para 2024, con una tasa de crecimiento interanual estimada del 18,7%, según Statista.

No obstante, al otro lado del mapa –de nuevo, como está ocurriendo en el fútbol profesional– Mopoz destaca el desembarco de los jeques árabes con clubes en Dubái y otras importantes ciudades.

España tiene una selección de 'hackers' sub-25 bicampeona de Europa: así se eligen y así compiten contra otros países

Precisamente, en febrero de 2023, el  Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudí, bautizado como Savvy Games Group, adquirió 265 millones de dólares en una participación de VSPO, una compañía respaldada por el gigante chino Tencent Holding –detrás de Riot Games–.

Así, el fondo de inversión árabe se convirtió en el principal accionista de VSPO, a la par que también aumentó su participación al 8,3% en Nintendo, convirtiéndose en el mayor accionista externo de la icónica empresa japonesa de videojuegos.

Aunque Mopoz también destaca el éxito de los eSports en los países nórdicos europeos. Fruto de este, Savvy Games Group también destinó en 2022 recursos económicos comprando una participación del 8,1% en Embracer Group, una empresa sueca de juegos.

Sea como sea, en el Golfo Pérsico también se está confiando en este sector y, en todo el mundo, las competiciones de deportes electrónicos parecen causar furor entre los más aficionados a los videojuegos.

Competiciones que, cabe destacar, tienen jugosos premios, como la ESL Pro League Season 18, que se celebró en agosto de 2023, y acumulaba una suma importante de 850.000 dólares.

En el caso de Mopoz, él confía en que su equipo alcance el Tier el 1, el nivel máximo, en lo que tiene plena confianza, aunque todo dependerá del trabajo realizado y, cómo no, también de la suerte.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.