Pasar al contenido principal

La ecuación de Drake: cómo los científicos calculan las posibilidades de encontrar vida inteligente en el Universo

Un hombre ilumina con su linterna el cielo estrellado [RE]
potiros tanarm/Shutterstock
  • Casi la mitad de los estadounidenses cree que los extraterrestres han visitado la Tierra, según una encuesta.
  • La ecuación de Drake explora las posibilidades de detectar civilizaciones alienígenas basándose en siete variables.
  • Mientras que algunas predicciones que usan la ecuación son optimistas, un nuevo estudio sugiere que es muy probable que estemos solos en la Vía Láctea.
  • También señala que hay un 38% de posibilidades de que los seres humanos estén solos en el Universo conocido.

Una mayoría estadounidense cree en los OVNIS y algo menos de  la mitad considera que los extraterrestres han visitado la Tierra, según una encuesta de 2015, realizada a 1.000 adultos en EE.UU.

Aunque la gente en Estados Unidos apenas es capaz de aprobar un sencillo test de ciencia creado por el gobierno, les tienta la posibilidad de la vida extraterrestre: hay cientos de miles de millones de galaxias en el Universo visible, cientos de miles de millones de estrellas por galaxia y un número imponderable de planetas orbitando en torno a cada una de ellas. Es fácil imaginar que la vida alienígena, quizás inteligente, está ahí fuera, en algún lugar.

Pero los científicos no están seguros ni de que esto sea así, aunque tampoco de lo contrario.

La fórmula que utilizan para tratar de expresar esta atractiva posibilidad  ─que también genera profundas dudas─ es la ecuación de Drake.

La ecuación de Drake [RE]
Jenny Cheng / Business Insider

El astrofísico Frank Drake plasmó la famosa fórmula en una pizarra en 1961. Esta supuso el amanecer de la búsqueda mundial de inteligencia extraterrestre y su pensamiento continúa influenciando el uso que se da a los observatorios astronómicos actuales.

La ecuación es más bien un razonamiento dividido en siete variables. Juntas, esas variables posibilitan el cálculo de la posibilidad de que la humanidad encuentre algún día una civilización inteligente.

"Aunque no hay una única solución a esta ecuación, es una herramienta generalizada por la comunidad científica para examinar esos factores", asegura el Instituto SETI ─dedicado a la búsqueda de vida inteligente extraterrestre─ sobre la ecuación de Drake.

Cuáles son las 7 variables y qué significan

La primera letra de la ecuación de Drake, a la izquierda, es su solución, N. Representa el número de razas alienígenas inteligentes presentes en la Vía Láctea que podrían estar enviando señales a la Tierra.

Frank Drake y su famosa ecuación [RE]
SETI Institute

Conforme se van analizando las variables que se encuentran más a la derecha, más complicada resulta su estimación.

El SETI define las siete variables de este modo:

  • R* = El ratio de formación de estrellas que podrían permitir el desarrollo de vida inteligente.
  • fp = La fracción de esas estrellas con sistemas planetarios.
  • ne = El número de planetas por sistema solar que tienen un entorno apropiado para la vida.
  • fl = La fracción de esos planetas en los cuales la vida aparece efectivamente.
  • fi = La parte de esos planetas que albergan vida en los cuales la vida inteligente emerge.
  • fc = La fracción de las civilizaciones inteligentes que desarrollan una tecnología que envía señales de su existencia al espacio.T
  • L = El lapso de tiempo durante el cual esas civilizaciones envían esas señales al espacio.

Los científicos están bastante seguros de las dos primeras variables, R y fp, y empiezan a estar seguros sobre la tercera, ne.

En cualquier caso, las otras cuatro variables sólo pueden basarse en la hipótesis de que la vida realmente existe en otros lugares del Universo. Algo de lo que no tenemos pruebas.

Como resultado, todas las soluciones a la ecuación de Drake son enormemente inciertas.

¿Estamos solos en la Vía Láctea o en el Universo?

Mapa de la situación de la Tierra en el Universo
NASA/JPL-Caltech/R. Hurt (SSC/Caltech)

La falta de certezas sobre la vida alienígena se puede apreciar en la extraordinaria variedad de soluciones ofrecidas para la ecuación de Drake.

En un estudio preliminar, tres investigadores del Instituto para el Futuro de la Humanidad de la Universidad de Oxford revisaron todos los estudios anteriores sobre las variables de la ecuación de Drake. Después sacaron la calculadora.

Los autores concluyeron que unos dos tercios de los estudios estiman que hay un centenar de civilizaciones alienígenas en la Vía Láctea.

En cualquier caso, las estimaciones más elevadas consideran la existencia de 100 millones de civilizaciones por galaxia, mientras que las más bajas estiman que existen tres civilizaciones por cada 10.000 galaxias similares a la Vía Láctea. Ello supone una diferencia de 100.000 millones de veces en el número de seres inteligentes.

"Es usual ver las estimaciones astrofísicas cautas multiplicadas por estas suposiciones ad hoc", afirman los autores del estudio. "Se percibe que los resultados finales parecen depender muchísimo del pesimismo u optimismo de sus autores".

Para acabar con esa falta de certezas, los investigadores de Oxford ─Anders Sandberg, Eric Drexler y Toby Ord─ han reformulado cada variable de la ecuación de Drake como un rango de incertidumbres. Su trabajo culmina con una distribución en forma de campana de los resultados, que son desoladores.

La probabilidad media (tomando la mitad de la curva como referencia) de que estemos solos en la Vía Láctea es de un 52%, con un 38% de posibilidades de que estemos solos en todo el Universo conocido.

Incluso los más valores más optimistas, por encima de la media, son deprimentes: los autores han calculado de que habría un 41% de posibilidades de estar solos en la galaxia y 32% de ser únicos en el Universo conocido.

"Creemos que hay una posibilidad sustancia de que estemos solos en nuestra galaxia y, quizás, incluso en nuestro Universo conocido", argumentan.

Así que la próxima vez que contemples las estrellas e imagines si hay alienígenas ahí fuera, lanza una moneda al aire. Esa sería nuestra mejor representación de las posibilidades de que estemos solos y, quizás, la mejor razón para colonizar el cosmos con vida humana.

Te puede interesar