Pasar al contenido principal

He podido ver, tocar y subirme al Taycan, el primer eléctrico de Porsche y tengo claro que Tesla y Elon Musk deberían estar preocupados ante la ofensiva del grupo Volkswagen

Porsche Taycan BI
El Porsche Taycan destaca por su silueta de coupé. Gabriel Jiménez
  • Es el primer modelo 100% eléctrico de Porsche, con el que la marca entra en una nueva era
  • Estará disponible en principio con dos versiones: Turbo y Turbo S, ambos de 460 kW (625 CV), aunque distintos picos de potencia
  • Los precios para España partirán de los 155.648 euros (versión Turbo) hasta los 189.528 del Turbo S.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Saber de antemano que tienes que hacerte tres horas de vuelo en avión y dos de autobús (de ida y otras tantas de vuelta) para conocer un nuevo coche puede provocar de antemano una pereza tremenda, pero tener la oportunidad de conocer el primer modelo eléctrico de una marca como Porsche, referencia mundial de coches deportivos con fabulosos motores de combustión interna, no es algo que ocurra todos los días y es algo que siempre podré contar a mi hijo –cuando sea consciente de la trascendencia de este acontecimiento– y quizá también a mis nietos –si llego para conocerlos–. 

Y lo cierto es que para Porsche también era un día especial, no sólo por el hecho de estar presentando un nuevo modelo, sino por desvelar su primer modelo eléctrico: el Porsche Taycan.

Con el Taycan –que estoy convencido de que será la estrella más importante de las novedades del Salón de Frankfurt 2019, que se celebra la semana que viene y donde un servidor estará para contarlo también en Business Insider–, la icónica marca de Stuttgart entra en una nueva era. Una nueva era que supone dar el primer paso hacia el cambio de paradigma que se avecina para el sector del automóvil: la electrificación.

La expectación era alta entre los periodistas allí congregados. “Este día marca el comienzo de una nueva era”, afirmó Oliver Blume, CEO de Porsche AG. Sin duda.

Porsche Taycan BI
Oliver Blume, CEO de Porsche AG, durante la presentación del Taycan a las afueras de Berlín. Gabriel Jiménez

Por este motivo, y habida cuenta de la trascendencia en los más de 70 años de historia de Porsche, se organizó una presentación simultánea en tres continentes distintos para los tres mercados clave del nuevo Taycan, y en todas ellas asociándose a una energía limpia: a las 9.00 de la mañana en Norteamérica, concretamente frente a las cataratas del Niágara, en la frontera entre el estado de Nueva York y la provincia canadiense de Ontario, y que representaba la energía hidroeléctrica; a las 15.00 horas en un parque solar en Neuhardenberg, cerca de Berlín –donde estuve presente–,sinónimo de energía solar; y, finalmente, a las 21.00 horas en el parque eólico de la isla Pingtan, a unos 150 kilómetros de la ciudad china de Fuzhou, en la provincia de Fujian, representando la energía eólica.

Porsche Taycan BI
Parque solar de Neuhardenberg (Alemania). Gabriel Jiménez

Una nueva era en la que, seamos francos, Porsche se juega mucho: no solo porque se adentra en territorio desconocido –un terreno hasta ahora capitalizado en la parte alta del sector por parte de Tesla–, sino sobre todo por mantener los estándares a los que nos ha tenido siempre acostumbrados Porsche.

Es decir, que el Porsche Taycan –el primero de muchos eléctricos– ha de ser un Porsche con todas las de la ley, a pesar de que emita ni ruidos ni gases contaminantes.

¿Y cuál es el ADN de Porsche?

Diseño cargado de pasión, calidad extrema tanto dentro como fuera, tecnología por doquier y de primer nivel y, sobre todo, unas prestaciones dinámicas de infarto… pero siempre bajo control. Marca de la casa.

A falta de que dentro de dos semanas puedas leer las primeras impresiones al volante del nuevo Porsche Taycan, lo que puedo anticiparte es que el Taycan me ha enamorado. No me duelen prendas en reconocer que me encanta Porsche, lo cual no es óbice para que pueda afirmar que el Taycan es un coche bien bonito.

Grosso modo me recuerda al icónico Porsche 911, aunque es un pelín más largo —mide 4.963 mm y tiene una distancia entre ejes de 2.900 mm— y tiene 4 plazas de verdad, pero también al Porsche Panamera, aunque más compacto, y con las proporciones adecuadas, algo que en Porsche siempre han sabido hacer muy bien.

Porsche Taycan BI

El interior del Taycan no le anda a la zaga, con un cockpit completamente orientado al conductor, quien —como señaló Michael Mauer, director de Diseño de Porsche y del Grupo VW, en la presentación— “ahora más que nunca está en el foco”.

En este sentido lo más me ha llamado la atención es el panel de instrumentos curvado, así como la pantalla central de 10,9’’ —a la que se puede sumar otra opcional para el acompañante— y que hará las delicias de todo los fans de la tecnología. La interfaz de usuario ha sido diseñada desde cero para el Taycan, por lo que los mandos de control clásicos, como interruptores y botones, se han reducido considerablemente y ahora el manejo es inteligente e intuitivo, tanto de las funciones táctiles como de la función de control por voz, que responde al comando ‘Hey Porsche’.

Porsche Taycan BI
El cockpit del Porsche Taycan está completamente orientado al conductor.

El corazón del Porsche Taycan esconde dos motores eléctricos

El Porsche Taycan estará disponible en principio con dos versiones: Turbo y Turbo S. Seguramente te estés preguntando cómo demonios un coche eléctrico tiene la denominación Turbo, cuando ésta es una condición propia de los motores de combustión interna. Todo tiene su razón de ser: para Porsche, Turbo y Turbo S son la denominaciones de las variantes tope de gama, y como tal las incorporan al Taycan, y muestra más de que Porsche quiere dejar claro que el Taycan es un Porsche más, ni más ni menos.

Tanto el Taycan Turbo como el Turbo S cuentan con dos motores eléctricos, uno en el eje delantero y otro en el trasero, lo que hace que ambas versiones tengan tracción total. Además, cabe destacar que el Taycan cuenta una innovadora transmisión de dos velocidades ubicada en el eje trasero es un elemento innovador desarrollado por Porsche. La primera marcha le permite al Taycan acelerar con contundencia en la salida desde parado, mientras que la segunda marcha, con una relación más larga, asegura una alta eficiencia y grandes reservas de potencia, incluso a velocidades muy elevadas.

Ambas versiones tienen una potencia de 460 kW (625 CV), aunque se distinguen por los picos de potencia puntuales (overboost power): 500 kW (680 CV) y un par motor de 850 Nm para el Turbo, y 560 kW (761 CV) y un par de ¡1.050 Nm! Con todo, el Porsche Taycan logra unas cifras de infarto: 0-100 km/h en 3,2 segundos (Turbo) y 2,8 s (Turbo S), respectivamente. 

En cuanto a la autonomía, y gracias a su batería con una capacidad de 93,4 kWh, la del Taycan Turbo es de 450 km (ciclo WLTP), mientras que la del Turbo S es de 412 km. Cabe reseñar que el Porsche Taycan es el primer vehículo de producción con un sistema eléctrico de 800 voltios, por lo que en poco más de cinco minutos enchufado a la red de carga rápida con corriente continua (CC) la batería se recarga lo suficiente para cubrir una distancia de hasta 100 kilómetros (WLTP). 

"Tesla nunca ha sido una inspiración para Porsche"

Hay que reconocer que aunque Tesla sea una empresa que no ha ganado dinero en ningún ejercicio fiscal de su historia, lo cierto es que ha liderado el cambio de paradigma en el sector del automóvil, y cuando muchas marcas —entre ellas las del Grupo Volkswagen— cuestionaban la viabilidad del coche eléctrico, Elon Musk, confundador de Tesla, ya se había convertido en un gurú de la electrificación.

Por tanto, Tesla tiene mucho camino recorrido en el imaginario colectivo del potencial comprador. El tiempo lo dirá... En una entrevista con Oliver Blume en el pasado Salón de Barcelona 2019, el CEO de Porsche nos contó que "Tesla nunca ha sido una inspiración".

Ahora bien, cuando un gigante como el Grupo Volkswagen da un golpe de timón y apuesta por la electrificación y, concretamente, una marca tan icónica y referencia mundial de coches deportivos como Porsche invertirá hasta 2022 más de 6.000 millones de euros para su estrategia de electrificación y lanza un aparato como el Taycan –que, a juzgar por las impresiones desde el puesto de conducción de nuestros compañeros de AutoBild.es, es una pasada–, si yo fuera Musk haría que Tesla entrara en modo 'ponerse las pilas'.

Por varios motivos: por la extensa red comercial de Porsche, por la experiencia y el savoir faire de la marca alemana a nivel productivo y por la tremenda calidad de sus productos. Campos estos, en los que Tesla se halla varios escalones por debajo.

Porsche Taycan BI
Porsche invertirá hasta 2022 más de 6.000 millones de euros para sus planes de electrificación. Gabriel Jiménez

La electrificación del automóvil aún está en su fase inicial, es cara —sobre todo por las baterías— y falta aún mucha infraestructura en cuanto a puntos de recarga se refiere, pero si atendemos a los 30.000 potenciales clientes en todo el mundo —500 de ellos en España— que han hecho una opción de depósito de 2.500 euros antes de que se desvelara el coche —para recibir información exclusiva y optar a la compra—, habla muy bien del interés y el brillante porvenir que le espera a la electrificación.

Sin duda, como en otras ocasiones en otras industrias, serán los early adopters los que lideren el cambio de paradigma… y faciliten la democratización del coche eléctrico.

Y además