Pasar al contenido principal

Los empleados de Google se plantan contra el acoso dentro de la empresa

James Damore
Todo empezó con Damore BI
  • Alrededor de 100 empleados estadounidenses de Google se han unido en un grupo que promueve nuevas políticas contra el acoso dentro de la empresa.
  • Las preocupaciones de los empleados, como las quejas falsas de recursos humanos y las conversaciones incendiarias sobre género y raza en los chats internos, llevaron a la formación del grupo el otoño pasado.
  • Esperan que Google endurezca las normas de conducta de los foros internos.

Alrededor de 100 empleados de Google en Estados Unidos preocupados por el acoso dentro de la empresa se han organizado en un grupo que propone nuevas políticas de conducta en la unidad de Alphabet Inc, según afirmaron cinco personas involucradas en entrevistas recientes.

Tres empleados actuales y otros dos que ayudan a organizarlo cuentan que se formó el pasado otoño. Señalan que entre sus propuestas, que no han sido anunciadas en detalle, está que Google debe hacer más estrictas las reglas de conducta en los foros internos y contratar personal para que se cumplan.

Quieren detener las conversaciones incendiarias y los ataques personales en los foros y que se castigue a las personas que suelen empezar o filtrar estas conversaciones. El grupo también quiere que Google enumere los derechos y responsabilidades de los acusadores, acusados, gerentes e investigadores en los casos de recursos humanos.

El grupo desea mayor protección para los empleados a los que se dirigen estos ataques, que consideran quejas poco sinceras a recursos humanos utilizadas como táctica de intimidación y acoso.

Los organizadores dicen que Google debería estar más atento cuando la gente que quiere despertar aversión o expresar puntos de vista opuestos a los valores de la empresa trata de hacerse cargo de las discusiones sobre raza o género.

El grupo está hablando informalmente con ejecutivos de nivel medio con la esperanza de que asuman la causa con la alta gerencia. Los autodefinidos como conservadores de Google han expresado sus preocupaciones.

Polarización interna: todo empezó con James Damore

La división entre los empleados de Google refleja la creciente polarización en todo Estados Unidos desde la elección del presidente Donald Trump. Otras empresas e industrias también se han visto afectadas por escándalos corporativos relacionados con la diversidad y el acoso.

Google cuenta con un diálogo abierto para fortalecer los productos y la moral y se enorgullece de fomentar un entorno en el que los subordinados desafían a los gerentes. Los debates sobre política y ciencia fluyen libremente en sus foros de discusión privados en línea.

Pero las discusiones se han vuelto más hostiles y abusivas desde que, el verano pasado, un ingeniero escribió que las mujeres son biológicamente inadecuadas para los trabajos tecnológicos. Google despidió al ingeniero James Damore por perpetuar los estereotipos, provocando conversaciones más acaloradas.

Los organizadores de la campaña dijeron que al menos 100 empleados han participado en debates privados sobre posibles soluciones. Pero también que Google podría esperar para cambiar las políticas hasta que se resuelvan las recientes demandas presentadas por Damore y otros.

"Peligra nuestro derecho a un lugar de trabajo seguro", dijo la ingeniera Liz Fong-Jones, una de las organizadoras principales. Dijo que los empleados experimentan estrés y miedo a represalias físicas cuando las conversaciones internas se filtran a los medios de comunicación, a veces con nombres de los autores.

La portavoz de Google, Gina Scigliano, se negó a comentar las propuestas, pero dijo que la empresa ya limita lo que los empleados pueden decir en el lugar de trabajo.

"Aplicamos políticas firmes y trabajamos con los empleados afectados para garantizar que todos puedan realizar su trabajo sin sufrir acoso, discriminación ni intimidación", afirma.

Matt Stone, un ingeniero de software de Google que estuvo de baja por discapacidad el año pasado, dijo cuando regresó en enero el entorno era "alienígena", y que el objeto de debate era la protección de las personas discapacitadas y transgénero.

"Nos han tomado bajo asedio en una guerra en la que ni siquiera sabíamos que estábamos, una guerra que ni siquiera queríamos", dijo. "Queremos que se detenga".

Otros dos empleados dijeron que han reducido la cantidad de mensajes en los foros de la compañía por miedo a convertirse en problemas más grandes. No está claro si el debate interno sobre el acoso ha afectado a la contratación y retención de empleados.

Fong-Jones dijo que los organizadores de Google en todo el país han recibido formación de liderazgo y asesoramiento en medios de comunicación y derechos laborales del servicio de Coworker.org, que ya ha ayudado a los empleados de Starbucks Corp y otras empresas  en estas cuestiones.

Los conservadores lo consideran una "caza de brujas"

Los autodescritos conservadores de Google, que a menudo chocan con el grupo organizador, han hecho sus propias propuestas, incluyendo pedirle a la compañía que aclare las reglas del foro y proteja a los empleados de represalias, según una demanda por despido injusto presentada por Damore en enero.

La abogada de Damore, Harmeet Dhillon, dijo que habló con los empleados actuales de Google y que creía que una "caza de brujas" interna dirigida a trabajadores que expresaban puntos de vista impopulares se volvió agresiva tras la elección de Trump en 2016.

"La reacción al memo de Damore no fue que sus oponentes entablaran un diálogo o razonaran con él, sino más bien que lo filtraran, lo atacaran personalmente y trabajaran para amenazarlo y despedirlo", dijo Dhillon por correo electrónico.

Te puede interesar