Pasar al contenido principal

Julian Assange ha denunciado a una empresa de seguridad española por espiarle a petición de Estados Unidos mientras estaba recluido en la embajada de Ecuador en Londres

Julian Assange, detenido en Londres
Julian Assange, fotografiado dentro de un vehículo policial después de su detención en Londres. REUTERS/Peter Nicholls
  • Una empresa española de seguridad, UC Global S. L., ha estado espiando a Julian Assange, fundador de WikiLeaks, para Estados Unidos, según una investigación de El País
  • Han compartido vídeos e imágenes de casi 24 horas con acceso directo a streaming para los americanos de 2017 a marzo de 2018. 
  • David Morales, director y propietario de UC Global S. L., está siendo investigado por la Audiencia Nacional. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Julian Assange, fundador de WikiLeaks y refugiado durante meses en la embajada de Ecuador en Londres, ha presentado una querella criminal contra David Morales, director y propietario de UC Global S. L., por espionaje y compartir información con Estados Unidos

UC Global S. L. es una empresa española de seguridad que se encarga de proteger la embajada de Ecuador en Londres con la presencia de Julian Assange. Según una investigación de El Paísel ciberactivista ha sido grabado y vigilado 24 horas desde 2017 hasta marzo de 2018 y la información ha sido compartida con la CIA. Ahora, el director y responsable de dichas filtraciones, David Morales, está siendo investigado por la Audiencia Nacional

El fundador de WikiLeaks fue acusado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos por ciberataques a un ordenador gubernamental clasificado para ayudar a la exanalista de inteligencia militar, Chelsea Manning a obtener información sensible que perjudicaba la seguridad de EEUU. 

Leer más: WikiLeaks: Qué va a pasar con Julian Assange tras ser detenido

Estas actuaciones de Assange con su empresa y la respuesta de Estados Unidos abrió un tenso debate sobre la libertad de expresión que afectó indirectamente al cuarto poder, el periodismo. 

Tras la orden internacional de detención de EEUU, Assange se refugió en la embajada de Ecuador en Londres pero, gracias a una empresa de seguridad, siguió vigilado de cerca por Estados Unidos.

El material filtrado consta de documentos, audios y vídeos de Assange con sus abogados y colaboradores. De hecho, el propio ciberactivista sospechaba de extraños movimientos y convocaba las reuniones oficiales en el baño de señoras de la embajada. Algo que también consta en la información recogida por El País:

La instalación de nuevas cámaras de vídeo con micrófonosacceso externo de streaming para los EEUU, micrófonos en los extintores de la embajada y en el cuarto de baño de señoras, pegatinas que eliminan la vibración en las ventanas de las habitaciones para facilitar grabar conversaciones desde el exterior con micrófonos láser — los que supuestamente eran usados por la CIA—, etc. 

Leer más: Que no te pillen filtrando datos: eliminar tus metadatos antes de compartir un documento

El dueño de la compañía, David Morales, envió correos a sus empleados asegurando: "Jugamos en otra Liga. Esto es primera división" desde 2015 —tras asistir en 2015 a una feria de seguridad en Las Vegas (EEUU)— y haciendo peticiones para "X" o "terceros" sin especificar que se trataba del gigante que no quiere dejar escapar a Assange.

La investigación ha sido ordenada por el juez José de la Mata, titular del Juzgado Central de Instrucción nº 5 de la Audiencia Nacional y que ha llevado casos mediáticamente conocidos como el Caso Pujol, el Caso Gürtel o la financiación irregular del Partido Popular.

Undercover Global y Morales, son acusados de delitos contra la intimidad y contra el secreto de las comunicaciones abogado-cliente, apropiación indebida y blanqueo de capitales, según el medio en cuestión. 

Y además