El encierro por el coronavirus reduce el consumo general de podcast

Un chico grabando un programa de podcast
Getty Images
  • El confinamiento por la pandemia del coronavirus ha reducido entre un 10 y un 15% el número de reproducciones dentro de la plataforma de iVoox.
  • “Había mucha escucha asociada al traslado en coche o transporte público al trabajo, es un hábito que se ha roto y la audiencia tardará un poco en retomarlo", explica Ángel Jiménez, cofundador y CEO de la plataforma Cuonda.
  • El descenso global de las cifras esconde otra tendencia: ha crecido el número de personas que se han iniciado en los podcasts gracias a programas relacionados con el coronavirus.
  • El uso cada vez mayor de altavoces inteligentes en casa y el posible cambio de hábitos laborales hacia la mayor penetración del teletrabajo puede moldear el futuro de la industria.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Millones de personas llevan semanas sobrellevando sus confinamientos domiciliarios por el COVID-19 con una oferta considerable de contenidos digitales, tanto en abierto como bajo suscripción. Pero en ese nuevo escenario el podcast ha perdido fuerza. A finales de marzo distintos creadores y servicios de alojamiento ya estaban alertando de caídas de entre un 12 y un 20% de reproducciones en Estados Unidos, y esa tendencia se refleja también en el mercado español, en el que iVoox declara un retroceso de entre un 10 y un 15% en reproducciones agregadas de sus podcast alojados.

¿Qué está sucediendo? Ángel Jiménez, cofundador y CEO de la plataforma Cuonda, cree que “había mucha escucha asociada al traslado en coche o transporte público al trabajo. Es un hábito que se ha roto y la audiencia tardará un poco en retomarlo, asociándolo a las nuevas rutinas, o lo hará cuando las cosas vuelvan a normalizarse un poco”. Las cifras de los programas que alberga este servicio muestran igualmente un descenso de entre un 2 y un 8%, pero las excepciones claras en esa tendencia son precisamente los podcast que hablan del coronavirus.

Eso es lo que muestran también los datos publicados por Spotify, que además ha agrupado en un bloque los espacios referidos al COVID-19 para satisfacer el interés de quienes se ven encerrados por él. iVoox ha detectado la aparición de más de 400 programas en torno al coronavirus y actualiza diariamente una lista de reproducción con nuevos episodios sobre la enfermedad.

Leer más: Por qué el formato podcast está tan de moda y cómo las grandes marcas deberían aprovecharse de ello

¿Qué hacen los creadores?

El detalle de la bajada de escuchas deja experiencias diferentes, en las que diversas variables pueden influir. Antonio Runa, director de La Órbita de Endor, señala que ha detectado un descenso, pero no muy significativo: “En circunstancias normales lo atribuiríamos a una mala época. El transcurrir del año es siempre muy fluctuante”. Para este exitoso programa sobre fantasía y ciencia ficción uno de los factores clave es el de los estrenos que puedan proporcionar el cine o la televisión, que ahora están igualmente parados.

Ese no es el caso de Histocast, un programa basado en historia militar, cuya audiencia parece haber readaptado su consumo, al menos en parte. Gregorio Urquía, su director, explica que “es muy probable que un porcentaje de nuestros oyentes laborales no tengan ese momento para recurrir al programa y también da la impresión de que se han repartido en más días. Probablemente empezaban la semana laboral descargándose Histocast, pero ahora la obligación derivada de la situación laboral es más laxa”. Sus estadísticas reflejan el cambio en las rutinas que se produjo en la semana del 9 de marzo, con la cascada de medidas restrictivas.

Igual que otros creadores independientes en distintas plataformas, los podcasters se han encontrado una situación que quizás les permita crear más contenido para esa audiencia más fiel que se sobrepone a la variación de hábitos de escucha. “Un sector de nuestros oyentes lo reclamaba y hemos aumentado nuestra oferta. Los que siguen activos en esta época te lo agradecen”, cuenta Runa.

Pero para otros programas el mero hecho de continuar la producción regular ya es todo un éxito, sobre todo si el coronavirus ha tenido alguna incidencia en el círculo cercano de sus participantes. “En algún caso tenemos familiares enclaustrados en una habitación por presentar síntomas”, apunta Urquía.

Otra cuestión importante es la del estado anímico de los oyentes y su predisposición a consumir contenidos de un tipo u otro. Por ejemplo, Memorias de un Tambor ha creado una serie de programas efímeros para dar ánimo a su audiencia y voz a distintas personas que afrontan la situación desde perspectivas variadas. Y Destino Arrakis ha aumentado su producción con el proyecto Radio Dune FM, para ofrecer escapismo nostálgico en forma de cultura pop a sus oyentes.

Leer más: La extrabajadora de Google que vendió su casa para crear el Netflix de los podcast

Podcast en tiempos de streaming

La caída del formato se explica en parte por el auge enorme de los servicios de streaming de vídeo, cuyo protagonismo se ha disparado en estas semanas de confinamiento. Hasta el punto de que los principales actores de ese mercado han tenido que rebajar la calidad de sus emisiones para no colapsar las infraestructuras.

Si el podcast es fundamentalmente un producto de escucha individual asociada a momentos de soledad o transitoriedad, las películas o las series a menudo se disfrutan en compañía y en casa. Eso se traduce en que aquellos que comparten confinamiento con familiares, especialmente con niños a los que entretener, pueden tener en realidad menos tiempo disponible para aficiones individuales o problemas de espacio para concentrarse en ellas.

Esa búsqueda de huecos físicos y temporales para uno mismo en aislamiento compartido puede explicar en parte el consumo de audios más dilatado en el tiempo y menos regular en las horas. “Ya no se concentran tanto los picos de descarga como antes del estado de emergencia”, cuenta Jiménez.

Los que descubren el formato

Sin embargo, este contexto de caída de consumo coincide en el tiempo con la incorporación de nuevos usuarios. iVoox indica que ha crecido el número de personas que se están iniciando en la escucha de podcast y en Cuonda los programas relacionados con el coronavirus están atrayendo también a gente que hasta la fecha no se había acercado a este tipo de contenido.

De cara a futuro, tanto en el desarrollo de nueva audiencia como en la retención de la habitual hay dos cuestiones clave que están asociadas a este encierro: por un lado, el uso creciente de altavoces inteligentes en el hogar; por otro, el posible cambio de hábitos laborales hacia la mayor penetración del teletrabajo que pueda llegar tras la experiencia multitudinaria de estas semanas.

Estos dos factores pueden hacer bascular al podcast desde un consumo mayoritariamente en movilidad a un reparto más equilibrado con su escucha en casa. Pero los efectos a medio y largo plazo de la nueva normalidad impuesta por el coronavirus son difíciles de prever.

LEER TAMBIÉN: 27 negocios online con los que puedes ganar mucho dinero sin salir de casa

LEER TAMBIÉN: Los youtubers españoles explotan contra Google: "Ahora hay que trabajar el doble que hace 4 o 5 años para cobrar lo mismo"

LEER TAMBIÉN: La música vuelve a llamar a las puertas de los mercados: por qué Universal y Warner se preparan para salir a bolsa

VER AHORA: Hay mundo más allá de los perfiles tecnológicos: estas son las habilidades más demandadas ahora mismo, según el CEO de LinkedIn España

    Más:

  1. Streaming
  2. Top
  3. Trending