El primer guion de Stranger Things tenía 23 páginas que muestran cómo los creadores sedujeron a Netflix después de haber sido rechazados 15 veces

Los creadores de 'Stranger Things'.
Los creadores de 'Stranger Things'.
Jackson Lee Davis / Netflix
  • Stranger Things fue rechazada hasta en 15 ocasiones antes de que, en 2015, Netflix decidiera incorporarla a su parrilla y se convirtiera en un fenómeno cultural.
  • El tono original de la serie de televisión revela cómo los creadores finalmente tuvieron que introducir modificaciones para que Netflix la escogiera.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Antes de que Stranger Things se convirtiera en un título original de Netflix, era solo un contenido creado para televisión de la que ninguna red de distribución quería saber nada.

Muchos de los elementos que hicieron de Stranger Things un fenómeno cultural cuando se estrenó en 2016, como su nostalgia por los años 80, o su oscura historia sobre la mayoría de edad, no habían sido contemplados por los creadores cuando presentaban el producto ante las compañías televisivas de Hollywood.

"Los principales problemas radicaban en el hecho de que esta [Stranger Things] es una serie sobre niños, pero no es una serie para niños", explicó Matt Duffer, creador de la serie junto a su hermano Ross, en un libro sobre la realización de la misma llamado Stranger Things: mundos invertidos. "El otro gran inconveniente era que nadie quería una serie ambientada en la década de 1980", aclaró Duffer, que también confesó que la idea para Stranger Things fue rechazada de 15 a 20 veces.

En el libro de los hermanos Duffer se ve cómo lograron convencer a los ejecutivos de Netflix para que les emitiesen la serie apelando a sus recuerdos de la infancia y a los sentimientos de inocencia. "Los Duffer fueron geniales al capturar esos sentimientos", dijo Matt Thunell, el ejecutivo de desarrollo de contenido de Netflix. "Realmente sientes algo cuando lees esas páginas, te sientes como cuando eras un niño, sientes lo que era crecer, ser inocente, tener toda la vida por delante".

El libro en el que se basó la serie se ambienta en la década de los 80, imitando la apariencia de los clásicos libros de bolsillo de la época

Libro en el que se basó la serie.

El libro también incluye fotogramas de películas populares de esa década, como ET o Poltergeist, para incidir en el estilo que los hermanos Duffer querían darle a Stranger Things.

"No tratábamos que estas referencias fuesen la principal inspiración", dijo Dan Cohen, ejecutivo de la productora de Stranger Things, 21 Laps Entertainment. "Simplemente fue genial y sentí que te transportaban a la década de 1980".

El tono de producto televisivo de los 80 fue tanto un homenaje a las inspiraciones de los hermanos Duffer como un elemento importante de la trama en la propia serie. Los creadores pretendían que se viese cómo los niños necesitaban ser independientes para vivir aventuras sin que sus padres se enterasen.

La serie se llamó 'Montauk' originalmente, un homenaje a 'Tiburón' de Steven Spielberg

Hawkins, Indiana.

Montauk, en el estado de Nueva York (en el extremo norte de Long Island) fue la ciudad que sirvió de inspiración para Tiburón, de Steven Spielberg.

En la ciudad hay una base de la Fuerza Aérea de los EEUU conocida como Camp Hero, y ésta también estuvo en el centro de las teorías de conspiración relacionadas con la vigilancia del gobierno y los experimentos de control mental durante la década de los 80, lo que la convirtió en el escenario perfecto para una trama de misterio como la de Stranger Things.

La ubicación y el título de la serie se cambiaron durante la búsqueda de escenarios de rodaje, y finalmente los hermanos Duffer decidieron situarla en una ciudad similar a donde habían crecido en Carolina del Norte.

'Stranger Things' no es una serie de época. Los hermanos Duffer querían que se percibiese como "intemporal"

Ubicada en un mundo analógico.

El documento de presentación de la serie explica cómo los elementos nostálgicos de la década de 1980, como la aparición de "camionetas con remolques de madera, o la tecnología analógica" establecería el tono de la serie pero no la dominaría.

"Aunque esos detalles le dan un toque nostálgico a la serie, nunca deben imponerse a la historia o a los personajes", deja claro el texto, que agrega: "La banda sonora debería recordar a los 80 pero manteniendo un tono atemporal. La mayoría de la música será original, lo que nos imaginamos como un sonido de sintetizador cinematográfico, misterioso y moderno, inspirado en John Carpenter.

Los personajes podían adaptarse para que fuesen adolescentes o mayores de edad

Mike Wheeler.

La descripción de Mike Wheeler, uno de "los niños" de Stranger Things, aparece en el libro de la siguiente manera:

"Mike Wheeler tiene doce años. Es un niño adorable, pero una marca de nacimiento en su mejilla izquierda le provoca inseguridad. Nunca ha besado a una chica y mucho menos ha tenido novia. Escapa de sus inseguridades leyendo novelas de fantasía, pasando el tiempo con sus tres mejores amigos (Lucas, Dustin y Will) y encerrándose en su propia imaginación".

El libro incluye descripciones como esta para cada personaje de la serie. Sin embargo, Thunell, el ejecutivo de desarrollo de Netflix, estaba buscando productos audiovisuales que atrajeran a adolescentes y mayores de edad, sobre todo después de que la plataforma lanzase House of Cards y Orange Is the New Black.

La serie trata temas sobrenaturales para fanáticos del género, pero que están basados en la realidad

Joyce Byers.

La trama misteriosa será "sobrenatural, pero enraizado en la ciencia", dice el libro. "Queremos usar las matemáticas de la física teórica para fundamentar el misterio en la realidad".

Al igual que sucede con otras series para jóvenes adultos, Stranger Things también usaría elementos sobrenaturales como metáforas para entender lo que sucede en la vida real.

"Los terrores sobrenaturales desatados en nuestra ciudad personificarán de alguna manera el mal que existe debajo de la fachada perfecta de esta pequeña ciudad", dice el libro. "Los abusos, la violencia, la crueldad, las drogas, la depresión, la muerte... nuestros personajes lucharán contra la oscuridad de la condición humana", añade.

Los creadores tenían claro el esquema de la serie, con "principio, cuerpo y final definitivos".

Once.

Formados en la escuela de cine, los hermanos Duffer planearon escribir la primera temporada de la serie como una película con tres actos distintos. Los primeros tres episodios explorarían la desaparición de Will y sus consecuencias. Los tres siguientes se adentrarían en lo sobrenatural a medida que la ciudad se volvía más espeluznante y los personajes se sumergían en sus misterios.

Los dos últimos representarían a los personajes que se unen para salvar a Will y al pueblo. "Habrá un comienzo, un cuerpo y un final definitivos", dice el libro. "No habrá cabos sueltos después del final".

Los hermanos Duffer esperaban que este planteamiento les permitiera atraer a estrellas de cine como Ewan McGregor, Jim Hopper o Naomi Watts. Finalmente David Harbour y Winona Ryder fueron los elegidos para esos roles.

Puerta abierta para una franquicia

La historia continúa.

Los creadores de Stranger Things propuso que las temporadas posteriores podían hablar de los mismos personajes pero 10 años más tarde, en el verano de 1990, con un nuevo reparto.

"Nuestros hijos ahora serán adultos jóvenes con nuevas vidas, nuevos problemas; muchos de ellos se habrán mudado de Montauk, diseminándose por todo el país. Pero el resurgimiento del horror en Montauk los llevará de vuelta a su ciudad natal, donde no tendrán más remedio que unir fuerzas nuevamente".

Este artículo fue publicado originalmente en BI Prime.

Otros artículos interesantes:

Netflix vs Amazon: cuál es mejor para ver películas de calidad

Netflix incorpora a su consejo de administración a Mathias Döpfner, CEO de Axel Springer

Te recomendamos