Pasar al contenido principal

La policía irlandesa descubre a espías rusos examinando cables submarinos: se ha reavivado el temor a que alguien pueda cortarlos y dejar sin internet a países enteros

Rusia podría cortar o alterar cables submarinos internet
Submarine Cable Map
  • Agentes del servicio de inteligencia rusa han sido enviados a Irlanda para inspeccionar sus cables submarinos, lo que está generando temores de que puedan ser intervenidos o cortados en un futuro, según recoge The Sunday Times, que cita a la policía irlandesa como fuente.
  • Los servicios de seguridad irlandeses sospechan que la agencia de inteligencia rusa, el GRU, está utilizando su país como base para recopilar información sobre objetivos en la UE y el Reino Unido, explica el diario.
  • La gran cantidad de empresas tecnológicas que tienen sede en Dublín podría ser otra razón para la supuesta acción de Rusia, según ha explicado al periódico un experto en delincuencia transnacional y seguridad rusa.
  • Desde hace mucho tiempo se teme que los espías rusos puedan cortar los cables submarinos transatlánticos para interrumpir las comunicaciones y las transacciones financieras, y dejar sin conexión a países enteros.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Oficiales de inteligencia rusos han sido enviados a Irlanda para determinar las ubicaciones exactas de los cables submarinos que conectan Europa con América del Norte, lo que ha desatado el temor de que planeen intervenirlos o incluso cortarlos, según ha informado The Sunday Times.

Los servicios de seguridad irlandeses creen que los agentes fueron enviados por la agencia de inteligencia rusa (GRU) y están revisando los cables de fibra óptica para detectar puntos débiles, según ha explicado el medio, que cita fuentes policiales y militares.

También fueron detectados vigilando el puerto de Dublín, lo que llevó al país a aumentar la seguridad en varios puntos a lo largo de su costa. No está claro dónde más se ha visto a estos agentes secretos.

La enorme red de cables transatlánticos que operan bajo los océanos del mundo alimentan internet, los mensajes de texto, las llamadas telefónicas y las transacciones financieras en todo el mundo. Alrededor del 97% de todos los datos intercontinentales se mueven a través de estos cables, según el foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico.

Irlanda es un lugar idóneo para estos mapas submarinos, dada su proximidad con América del Norte y Europa. En 2015, la compañía de telecomunicaciones irlandesa Aqua Comms instaló un cable de 300 millones de dólares (unos 278 millones de euros) para conectar EEUU con Dublín y con Londres y el continente europeo, tal y como publicó Irish Examiner.

Rusia podría cortar o alterar cables submarinos internet
Este mapa muestra la red e cables submarinos en todo el mundo. Submarine Cable Map

Fuentes policiales y militares irlandesas sospechan que el GRU está utilizando Irlanda como base de operaciones para recopilar información sobre objetivos en la UE y el Reino Unido, recalca The Sunday Times.

Otra razón para la presencia de los rusos podría girar en torno al hecho de que Dublín es uno de los centros tecnológicos más grandes de Europa, ya que las autoridades sospechan que los agentes también podrían estar espiando a las grandes empresas de este sector, tal y como recoge el medio. Google, Airbnb, Facebook y Twitter tienen oficinas centrales en la ciudad.

Leer más: Así son los robots submarinos que mapearán las profundidades de los mares y océanos

El país también se presenta a sí mismo como un objetivo ideal para los rusos, según subraya a The Sunday Times Mark Galeotti, experto en delincuencia transnacional y seguridad rusa en el grupo de expertos Royal United Service. Institute.

"Irlanda no tiene capacidad de contrainteligencia. Es un objetivo relativamente asequible a pesar de que es un nodo importante para internet a nivel global. Tiene una gran concentración de compañías tecnológicas", explica. "Este es el nuevo espacio de batalla del futuro".

Rusia podría cortar o alterar cables submarinos internet
Sede deGoogle en Dublín, Irlanda en 2013. Peter Würmli, Camenzind Evolution

La noticia de la llegada de agentes rusos a Irlanda ha generado ciertas preocupaciones sobre las posibilidades de que Rusia pueda intensificar su guerra en el campo de la información cortando o manipulando los cables, lo que podría interrumpir las transacciones financieras mundiales o incluso dejar sin conexión a países enteros.

John Sipher, antiguo oficial de la CIA asentado en Moscú le ha comentado al citado medio que existen muchas posibilidades de que los agentes estén espiando o planeen cortar las comunicaciones.

"También pueden querer mostrar su capacidad para amenazar a Occidente", explica al periódico británico. "Nuestro FBI ha detectado a los rusos intentado acceder a los cables submarinos, incluidas las áreas donde entran a tierra".

"También buscan obtener acceso físico a enrutadores y nodos de comunicación", añade Sipher.

Rusia podría cortar o alterar cables submarinos internet
Cables submarinos conectan Estados Unidos con el resto del mundo. TeleGeography

Los países occidentales han temido durante mucho tiempo que Rusia pueda cortar los cables submarinos e interferir en la economía mundial.

Sir Stuart Peach, el oficial militar más importante de Reino Unido, declaró en diciembre de 2017 lo siguiente: "Existe un nuevo riesgo para nuestra forma de vida, que es la vulnerabilidad de los cables que cruzan los fondos marinos".

Leer más: Así funciona por dentro la fascinante red de cables submarinos que te conectan a internet

"¿Te imaginas un escenario en el que estos cables sean cortados o alterados, lo que afectaría de manera inmediata y catastróficamente tanto a nuestra economía como a las formas de vida?".

Barcos rusos fueron detectados en 2018 cerca de cables de fibra óptica submarinos claves, lo que generó más especulaciones sobre la idea de que el Kremlin podría haber encontrado una nueva forma de espionaje.

Qué son los cables submarinos de internet

Más de 300 cables submarinos, que recorren un total de 550.000 millas (unos 885.139 kilómetros), mantienen en funcionamiento internet en todo el mundo.

La mayoría de las líneas son propiedad de compañías privadas de telecomunicaciones, así como de empresas tecnológicas como Google y Microsoft. Sus ubicaciones, construidas a lo largo de décadas, se pueden identificar fácilmente en mapas públicos.

A pesar de su importancia, se está haciendo poco por guardar y proteger estos cables de las profundidades marinas

Los expertos en ciberseguridad ya explicaron a Business Insider en 2018 que es solo "cuestión de tiempo" que los piratas informáticos puedan acceder a estos cables y que países enteros puedan ser desconectados.

Y además