Pasar al contenido principal

Estados Unidos y China alcanzan un acuerdo comercial parcial, evitando el aumento de los aranceles sobre miles de productos

President Donald Trump, left, poses for a photo with Chinese President Xi Jinping.
El presidente Donald Trump posa junto al presidente de China Xi Jinping AP Photo/Susan Walsh
  • La Administración Trump ha anunciado que ha llegado a un acuerdo parcial con China respecto a las tarifas arancelarias que estaban planificadas. 
  • No está claro si los negociadores han resuelto los problemas de una disputa que está afectado a las dos economías más potentes del mundo. 
  • China acordó aumentar las compras agrícolas y reducir algunos aranceles como parte del acuerdo, según Bloomberg.
  • Descubre más historias en Business Insider España

Estados Unidos ha llegado a un acuerdo comercial con China este viernes desactivando ciertas medidas arancelarias que están sacudiendo a las economías más potentes del mundo. 

"Hemos llegado a un acuerdo muy importante en la fase uno", señala el presidente Donald Trump a los periodistas en el Despacho Oval, pero todavía no se ha escrito. 

Después de dos días de negociaciones, la Administración Trump afirmó que retrasaría las tarifas arancelarias de productos chinos hasta un 30% que estaban sobre la mesa. China, por su parte, se comprometió a aumentar las compras agrícolas estadounidenses y ha realizar cambios sobre su moneda. 

Leer más: Los estadounidenses han pagado 34.000 millones dólares de más en aranceles desde el inicio de la guerra comercial con China, según un estudio

El acuerdo también va dirigido a intentar proteger la propiedad intelectual y la tecnología estadounidenses, pero no ha quedado claro si abordará otras prácticas chinas recogidas en la investigación de la sección 301, que requeriría ciertas reformas importantes en la forma en la que el gobierno comunista maneja su economía. 

"Los problemas estructurales nunca fueron apropiados para las conversaciones bilaterales y estos deberían trasladarse a un ámbito más amplio", comentó Mary Lovely, académica en comercio del Instituto Peterson de Economía Internacional. "Las barreras de Estados Unidos no pueden detener ellas solas el efecto sobre los precios mundiales derivados de los subsidios y el exceso de oferta de China"

Los índices bursátiles americanos se dispararon. Las dos partes han estado constantemente peleando entre ellas durante el último año a través de un flujo de impuestos casi constante sobre miles de productos

Con las empresas y los consumidores estadounidenses atrapados en medio de la disputa comercial, es probable que cualquier tipo de acuerdo sea visto como débil. Las consecuencias arancelarias se han vuelto cada vez más evidentes en todo el país. Se han aumentado los costos e interrumpido ciertas cadenas de suministros en la agricultura o la manufactura. 

Trump cree, desde hace mucho tiempo, que cualquier daño económico causado por el proteccionismo valdra la pena si se acaban ganando concesiones sobre cuestiones estructurales en donde se incluye el robo de propiedad intelectual, los subsidios a gran escala o la transferencia forzada de tecnología extranjera. 

"La administración de Trump ha hecho un gran trato respecto al robo de propiedad intelectual y las transferencias de tecnología, señala Judith Alison Lee, abodada de comercio internacional de Gibson Dunn. "Si el acuerdo no dice nada al respecto, será difícil para la administración convertirlo en algo grande". 

La aparente tregua con China se produjo justo cuando se ha iniciado una investigación sobre Trump. El presidente ha afirmado constantemente que una economía fuerte podría socavar cualquier queja sobre que utilizó su oficina para solicitar asistencia extranjera para sus propios beneficios políticos

"¿Cómo acusar a un presidente ha creado la economía más grande en la historia de nuestro país?", escribió en Twitter a finales del mes pasado. 

Y además