Pasar al contenido principal

Estas son las razones por las que Credit Suisse apuesta por Iberdrola como valor defensivo

José Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola
Europa Press
  • Credit Suisse, pese a reducir en un céntimo por acción su precio objetivo, considera que la eléctrica española puede ofrecer un potencial del 23% en bolsa sumando el dividendo.
  • Entre los catalizadores positivos se encuentran la actualización de su plan estratégico en febrero y la revisión regulatoria del mercado de la energía.
  • Las últimas caídas han abaratado al valor en los mercados.

La bolsa española se ha transformado en un polvorín arrastrada por varios factores entre los que se encuentran los fuertes descensos de Wall Street y la incertidumbre en Europa con el desafío de Italia o del Brexit. Los mercados han dejado atrás el momento de impás en el que se encontraban y ahora el camino se antoja más sinuoso para los meses que están por llegar.

Esa es la razón por la que muchas firmas de análisis empiezan a centrarse en valores, tras haber presentado sus cuentas trimestrales, que puedan tener un comportamiento razonablemente defensivo de cara al final de año y a comienzo del próximo ejercicio. Sobre todo, porque la presencia de la volatilidad no se prevé que desaparezca en el corto plazo, y los sustos pueden prolongarse.

Siguiendo esta línea Credit Suisse desarrolló un reciente informe en el que repasaba uno de los activos que puede actuar mejor en caso de que el estrés de los mercados se mantenga en el tiempo. Y es que desde su punto de vista Iberdrola presentó unas cuentas que provocó que hayan aumentado sus previsiones de ingresos netos “en un 2,7% en 2018 y en un 3,5% en 2019”. Algo que refleja un menor coste de la deuda este año y mayores precios de la energía alcanzados en el próximo ejercicio. 

En definitiva, esto se traduciría como una garantía para una cartera puesto que el valor aún tendría potencial en la bolsa española “en torno al 17%” sobre la cotización que marca en la actualidad. Eso sí, disminuía ligeramente el precio objetivo (en un céntimo por acción) por la incertidumbre dentro del sector. 

Leer más: La sentencia del Supremo, el último obstáculo de los bancos españoles en bolsa

Catalizadores y rentabilidad

Así, los principales catalizadores de las acciones de la eléctrica llegarían de la mano, según la gestora, de “la actualización del plan estratégico que presentará febrero”, así como de la “revisión regulatoria y la reforma del mercado de energía” que se espera para el primer semestre. 

Por otro lado, pese a que no consideran que la reforma del mercado eléctrico suponga que acumular más contratos bilaterales sea necesariamente negativo, un período de incertidumbre política prolongado “podría causar un alza en las acciones”. 

Así las cosas, en cuanto a la valoración de la compañía en bolsa, las previsiones actualizadas de la gestora señalan que sus títulos cotizan a unas 8,4 veces las ganancias, mientras que la media del sector ronda las 8,8 veces los beneficios. Además, los últimos retrocesos han provocado que se haya abaratado aún más su precio. 

A todo este potencial habría que atribuirle otro pellizco adicional que supone el dividendo, que ha sido una de las estrategias centrales de la eléctrica y que genera estabilidad al inversor de cara al largo plazo.

Sumando la retribución al accionista el retorno potencial asciende para los próximos meses hasta el 23%. Porcentaje que pronostica Credit Suisse y que puede actuar como refugio para los inversores ante esta situación de convulsiones en la renta variable española.

Te puede interesar