Psicólogos, coach y expertos en emociones: aquí tienes los mejores consejos para afrontar la nueva temporada tras la crisis del COVID-19

contenido 3.libre
  • La pandemia ha traído un aumento de los casos de depresión y ansiedad, así como de ciclotimia, propios de un encierro prolongado.
  • Carolina Saracho: "la mejor manera siempre de recuperar el ánimo y la autoestima después de eventos impactantes como este es observar nuestra propia capacidad de resiliencia y fortaleza”.
  • Gemma Prudencio: "el perfume es un catalizador para reforzar los sentimientos positivos.

“La libertad es un lujo que no todos pueden permitirse”. Aquella afirmación formulada por el estadista y político alemán Otto von Bismarck, a finales del S.XIX, bien podría aplicarse a la situación actual. Un escenario en el que la pandemia ocasionada por el COVID-19 está haciendo estragos en la población mundial, no solo en los ámbitos sanitario y económico, sino también en el plano emocional, en el que precisamente la privación de libertad, etiquetada en este caso como “confinamiento”, está afectando a gran parte de nuestra sociedad.  

Según Denisse Rodríguez, psicóloga especializada en neuropsicología y estimulación temprana, el denominador común de la pandemia, al margen de las particularidades propias de cada individuo, “ha sido un aumento de los casos de depresión y ansiedad, así como de ciclotimia (altibajos emocionales), propios de un encierro prolongado". “En muchos casos también he visto un incremento en paranoia médica —añade Carolina Saracho, psicóloga especializada en Mindfulness, enfocada en ansiedad y depresión—, donde nos encontramos obsesivamente vigilando síntomas físicos, con el miedo constante a que nuestra salud esté en riesgo”.

Carolina Saracho

En una época en la que el miedo y la inseguridad parecen haberse posicionado como el pan nuestro de cada día, ¿de qué herramientas disponemos para recuperar el ánimo y la autoestima? Gemma Prudencio, farmacéutica cosmetóloga y beauty coach, apuesta por enfocar las cosas desde una perspectiva diferente: “Un cambio en la manera de pensar es un cambio de vida”, sostiene.

El valor de observar lo positivo

Siguiendo esta misma línea, Carolina Saracho recomienda entrenar la mente para observar lo positivo: “Creo que la mejor manera siempre de recuperar el ánimo y la autoestima después de eventos impactantes como este es observar nuestra propia capacidad de resiliencia y fortaleza para enfrentar algo así”.

Una visión, la de enfocar la vida como protagonistas y no como espectadores, con la que coinciden la mayoría de expertos en la materia. “Debemos entender que recuperar el ánimo y la autoestima depende fundamentalmente de nosotros y de cómo evaluemos, rotulemos y tracemos un plan ante las adversidades a las que nos enfrentamos —opina Eugenio Martínez, licenciado en Psicología—. No debemos dejar que cuestiones externas no solo condicionen, sino que determinen nuestro destino y nuestro bienestar”.  

Denisse Rodríguez

Para adaptarnos a esta nueva realidad, lo primero que debemos hacer, según Rosalía González, doctora en Psicología, es admitir la situación. “Aceptar que tenemos un problema y que hemos de convivir con él. Ni podemos vivir como antes ni tampoco meternos en una cápsula hasta que se consiga erradicar y/o curar esta enfermedad —añade—. Debemos ir asumiendo poco a poco lo que nos toca y, con toda la prudencia que requiere la situación, mantener nuestras actividades y vida social que van a ser siempre nuestro mejor soporte”.  Además de asumir las consecuencias negativas (restricciones de actividades, relaciones, posibilidades económicas y de trabajo) como algo que es así, Martínez aconseja también centrarnos en buscar un plan equilibrado, razonable y solidario que incluya los siguientes elementos: 

  • Buscar información solvente respecto a la situación y a las medidas que podemos tomar sin recrearse excesivamente en el conteo de contagios, muertes o ingresados en UCI.
  • Aceptar como normales, naturales y adaptativas las reacciones negativas ante una situación adversa, pero asumiendo el hecho de que la conversión o no en una situación patológica es una responsabilidad personal y que por tanto debemos buscar activamente formas de evitarlo.
  • Contar con apoyo social, favorecer y buscar relaciones con personas queridas y de confianza, en cuanto que favorecen el compartir y comentar inquietudes y problemas personales.
  • Restablecer rutinas cambiadas por la pandemia o establecer otras nuevas adaptadas a la nueva realidad.

Nuevas rutinas para afrontar la situación 

¿Cómo podemos diseñar esa nueva rutina, de forma sencilla y efectiva? Carolina Saracho destaca las prebendas de la técnica conocida como Mindfulness, un tipo de meditación que entrena la mente para aprender a llevar la atención al momento presente y poder así decidir la mejor manera de responder. En palabras de Saracho, “el Mindfulness te enseña a dominar tu atención, a aceptar y a sentir compasión y autocompasión. Te ayuda a aprender a dejarte sentir estas sensaciones incómodas y no vivir evitándolas”.

Denisse Rodríguez recomienda además incluir ejercicio, meditación, lectura recreativa, buscar actividades de servicio a la comunidad —“servir a los demás es una de las mayores fuentes de alegrías en la vida, en la que uno piensa primero en las necesidades del otro y se olvida de sus propios problemas”—, sonreír y arreglarse, aunque no se vaya a salir de casa

Gemma Prudencio considera imprescindible cuidar la piel e instaurar rutinas de Beautylife, que activan el sistema inmunológico y nos hacen fuertes, para recuperar esa autoestima y afrontar esta nueva realidad. “Antes de crear las rutinas, hago un diagnóstico personalizado y sigo un método propio, Oneceutic, donde tengo muy en cuenta la parte exterior, la que se ve, pero la invisible mucho más. Mejoro las rutinas de las personas, les ayudo a que aprendan a motivarse. La belleza es un sentimiento y va de la mano con la salud”.

En este punto, Gemma Prudencio califica al perfume como un catalizador para reforzar esos sentimientos positivos: “El aroma despierta emociones de bienestar. El sistema olfativo está unido al hipotálamo, que es donde se focalizan nuestras emociones, la sexualidad y la memoria. El olfato es el sentido más efectivo produciendo una respuesta emocional”.

Gemma Rodríguez

Inspirada por esa capacidad única que caracteriza a un aroma de evocar sentimientos positivos, la perfumista francesa Anne Flipo ha creado, de la mano de Carlos Benaïm, una nueva propuesta olfativa que pretende evocar el camino hacia lo más deseado después del confinamiento: la libertad. Libre, de Yves Saint Laurent, combina la tensión de la lavanda francesa con la sensualidad de la flor de naranja de Marruecos para representar a la mujer fuerte y valiente que experimenta la libertad en toda su plenitud.

En conclusión, el reencuentro con nuestro yo interior depende del esfuerzo personal de cada uno y de la clara convicción de que la “nueva normalidad”, como algunos han querido definir a esta situación, no es normal. “Debemos tener la tranquilidad y la seguridad de que esta situación, por muy prolongada que sea, es temporal.

Si lo vemos desde ahí, por muy difícil que este siendo el encierro, esto va a pasar y eso, como seres humanos, nos da esperanza”, apunta Rodríguez. Una esperanza materializada, por el grueso de la sociedad, en una vacuna y un tratamiento efectivos y asequibles. Solo así el ser humano podrá recuperar en su totalidad aquello que von Bismarck reservaba para unos pocos privilegiados, pero que ha venido siendo protagonista de la normalidad de la mayoría desde siempre: la libertad.

Más: