"La ética en la IA tiene que liderar cualquier iniciativa empresarial", según Luis Ureta, country general manager de Globant en España

  • En el evento NextNow, organizado por Business Insider España y Trivu, directivos y expertos analizaron algunos de los cambios experimentados en los espacios de trabajo tras la llegada de la pandemia.
  • Luis Ureta, country general manager de Globant en España, habló en su intervención sobre un futuro en el que convivirán los humanos y las máquinas en el trabajo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La tecnología es clave a la hora de conocer a los empleados y de implementar medidas que mejoren su experiencia dentro de la empresa.

En este sentido, Luis Ureta, country general manager de Globant en España, manifestó en el evento NextNow –organizado por Business Insider España y Trivu– que es indispensable fomentar la cultura digital y más en tiempos del teletrabajo. "No con herramientas estrictamente productivas, también las emocionales”, comentó Ureta, que puso el foco en la inteligencia artificial (IA) para lograrlo.

NextNow: el bienestar emocional, la formación, las nuevas formas de relacionarnos, los entornos híbridos y la tecnología definirán el futuro del trabajo

Globant es una compañía nativa digital nacida en el año 2003 y especializada en procesos de digitalización y transformación de organizaciones. Es uno de los 5 unicornios salidos de Argentina con casi 16.000 empleados y una facturación en torno a los 1.000 millones de euros, con un crecimiento anual entorno al 30% y con presencia en 56 ciudades.

"Consideramos que estamos en la era de la implementación de la IA. Nos ayuda a la hora de reclutar talento, de gestionar ese talento y sus carreras, creando soluciones que permitan la democratización del conocimiento", afirmó. "Nosotros hablamos ya de organizaciones aumentadas".

Desde el punto de vista empresarial, Ureta comentó que la IA genera impacto en toda la cadena de valor y ayuda a la empresa a adaptarse a estos momentos de cambio. Por otro lado, da al empleado acceso a conocimientos que le permiten nutrirse y continuar con su formación, además de ayudarle en sus tareas diarias para que puedan centrarse en tareas más creativas. 

"La IA no es solo para grandes empresas, a las pymes les permite trabajar a mayor escala y ahí se les abre una nueva dimensión, que también les da acceso a un talento global que no veían sin estas herramientas", aseguró.

En cuanto a las herramientas que fomentan esa conexión con la compañía, Globant hace uso de tecnología social y cuenta con StarMeUp, una plataforma que promueve la autonomía y agilidad entre los equipos para construir organizaciones más humanas, inteligentes y adaptables.

Encontrar talento en base a algoritmos

Según apuntó Ureta, la IA es un "acelerador y un empoderador" de los reclutadores, ya que les sirve de ayuda en el proceso inicial porque les aporta muchos datos a través de los cuales se pueden tomar distintas decisiones. 

Esto no quiere decir que se sustituya a las personas: "La adaptación al cambio, la resiliencia y la inteligencia emocional es parte de la entrevista personal. Pero se necesita ayuda en las primeras fases para ser más eficientes. Es un complemento, no un sustituto", insistió. "Podríamos pensar que la IA puede ser un gran recomendador de futuro talento”.

Por otro lado, la IA puede ayudar a detectar con anticipación las conexiones de una persona con la organización. "La IA nos ha permitido anticiparnos 7 meses a notar que un empleado quiere dejar la compañía", apuntó, lo cual les da la posibilidades de adelantarse y aplicar todo tipo de ayudas, como la formación. 

Riesgos de su implementación

¿Pueden los empleados pensar que tienen que orientar sus acciones al algoritmo y sientan la necesidad de agradar a la máquina?

Ureta insistió en que hay que "ser muy claro y explicar para qué le beneficia" que la empresa conozca sus datos.

Según explica, la información que se tiene de un profesional es para hacerle más feliz en su carrera y que se sienta más emocionalmente vinculado a la compañía. "Si este es el propósito de los datos, entonces está bien, pero hay que saber cómo implementarlo y comunicarlo para que el trabajador no sienta que se está invadiendo su privacidad", afirmó.

Esta transparencia en los algoritmos pasa por contarles muy concretamente para qué se usa la información y con qué objetivos

"Los algoritmos tienen que ser auditables. No puede haber nada oscuro en la forma y en el objetivo de la recogida de datos. La ética en la IA tiene que liderar cualquier iniciativa", afirmó Ureta.

Otros artículos interesantes:

“No puedes jugar a un mundo donde hay máquinas pensando y tú no las estás utilizando”, según el CEO de una compañía española que ayuda a empresas como Iberostar, Disney o el banco Santander a digitalizarse

No hay evidencias suficientes para argumentar que el uso de la tecnología está impactando negativamente en la salud de los jóvenes

Varios expertos, en contra de regular ya la inteligencia artificial: temen que sea un freno para el desarrollo de una tecnología 'en pañales'