Europa interviene el mercado eléctrico: acuerdo para limitar el consumo en las horas punta y los beneficios extra de las empresas

Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica de España.
Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica de España.

Yves Heman/Reuters

Los ministros de Energía de la Unión Europea (UE) han llegado este viernes a un acuerdo para intervenir el mercado y hacer frente a los altos precios de la electricidad

Las 3 medidas concretas consisten en un impuesto solidario a las eléctricas que utilicen combustibles fósiles, un límite a los ingresos para las inframarginales y una reducción de la demanda de electricidad. 

A través de un comunicado, el Consejo Europeo ha detallado los acuerdos. 

Impuesto solidario a las eléctricas que utilizan combustibles fósiles

Los Estados miembros han pactado establecer una contribución solidaria, temporal y obligatoria, que afectará a las ganancias de las empresas activas en los sectores del petróleo crudo, el gas natural, el carbón y las refinerías

Este impuesto se calculará sobre los beneficios, siempre y cuando superen en un 20% el promedio anual desde 2018. Los países, aclara el comunicado, podrán mantener otras medidas nacionales equivalentes a esta tasa, "siempre que sean compatibles con los objetivos del reglamento y generen ingresos, al menos, comparables".

Los estado "utilizarán los ingresos de la contribución solidaria para brindar apoyo financiero a los hogares y las empresas y para mitigar los efectos de los altos precios minoristas de la electricidad".

El impuesto estará en vigor desde el 1 de diciembre de 2022 hasta el 31 de diciembre de 2023. 

Un límite a los ingresos de las inframarginales

También se ha llegado a una entente para limitar los ingresos del mercado a 180 euros/MWh a las generadoras de electricidad, incluidos los intermediarios, que utilizan las denominadas tecnologías inframarginales: las renovables, la nuclear y el lignito. 

Dichos operadores, señalan desde el Consejo, "han logrado ganancias financieras inesperadamente grandes en los últimos meses, sin que aumenten sus costos operativos. Esto se debe al papel del carbón y el gas como fuentes marginales de fijación de precios, que actualmente inflan el precio final de la electricidad".

 

El nivel del tope, destacan, está diseñado para preservar la rentabilidad de los operadores y evitar entorpecer las inversiones en energías renovables

Esta medida se aplicará hasta el 30 de junio de 2023.

Reducir la demanda de electricidad

El tercer acuerdo consiste en una reducción global voluntaria del 10% del consumo bruto de electricidad y una obligatoria del 5% del consumo de electricidad en las horas punta. Estos objetivos se aplicarán hasta el 31 de marzo de 2023.

Los diferentes estados miembros de la UE, indican, deberán identificar el 10% de sus horas punta entre el 1 de diciembre de 2022 y el 31 de marzo de 2023, durante las cuales reducirán la demanda. Cada país será libre de elegir las medidas apropiadas para reducir el consumo.

Apoyo a las pymes

Por añadidura, dentro de esta intervención en el mercado energético, los ministros del ramo también han pactado que los gobiernos nacionales puedan establecer temporalmente un precio para el suministro de electricidad a las pequeñas y medianas empresas, y así apoyar aún más a las PYME.

Excepcionalmente, anotan, tendrán la opción de acordar un precio por el suministro de electricidad que esté por debajo del costo.

Otros artículos interesantes:

España se ahorró este verano 4.600 millones de euros en la compra de gas por el uso récord de la energía solar

El PIB de la eurozona crece un 0,8% entre abril y junio, 2 décimas más de lo esperado pese a la guerra en Ucrania

El aislamiento de Rusia de los mercados globales está afectando a su economía y debilitará su estatus como superpotencia energética, según expertos

Te recomendamos