El planeta desaprovecha su oportunidad de transitar hacia una energía limpia: entre 2018 y 2020 los gobiernos gastaron 18 billones de dólares en combustibles fósiles

Una central eléctrica de carbón en Alemania.

Reuters

Una gran oportunidad para transitar hacia la energía limpia desaprovechada. Sin ambages, el Informe sobre la Situación Global de las Energías Renovables 2022 (GSR 2022), elaborado por REN21 (la red internacional de energías renovables) dibuja un negro futuro para la transición energética

Y lo ejemplifica con un dato: entre 2018 y 2020, los gobiernos del mundo gastaron 17,2 billones de euros (18 billones de dólares) -el 7% del PIB mundial- en subsidios a los combustibles fósiles. En algunos casos, afirman, incluso redujeron su apoyo a las energías renovables

Desde REN21 lanzan una clara advertencia: "La transición energética aún no está sucediendo, haciendo improbable que el mundo llegue a cumplir los objetivos climáticos fundamentales durante esta década". 

Reducir el metano, expandir las granjas solares o hacer ciudades transitables a pie y en bici: 5 medidas para salvar al mundo del cambio climático, según la ONU

Son conscientes, no obstante, de que 2021 marcó el final de la era de los combustibles fósiles baratos, con el mayor aumento en los precios de la energía desde la crisis del petróleo de 1973.

A ello hay que unir la invasión rusa de Ucrania, "que ha agravado profundamente la crisis energética que se estaba desarrollando, provocando una onda de choque sin precedentes en los productos básicos y obligando a muchos países a repensar sus políticas energéticas, en algunos casos en detrimento de las energías renovables".

"Si bien un gran número de gobiernos se comprometió a alcanzar emisiones netas cero de gases de efecto invernadero en el 2021, en respuesta a la crisis energética, muchos países han vuelto a buscar nuevas fuentes de combustibles fósiles y a quemar aún más carbón, gas y petróleo", declaró Rana Adib, la directora ejecutiva de REN21.

Los combustibles fósiles provocan el mayor aumento de emisiones de dióxido de carbono de la historia

El GSR examina cada año el avance de las energías renovables a nivel mundial. 

El informe de 2022 demuestra lo que los expertos venían advirtiendo: el porcentaje global de las renovables en el consumo final de energía del mundo está estancado (sube solo del 10,6% en  2009 al 11,7% en 2019), y el cambio global del sistema energético hacia las renovables no se está produciendo.

Por sectores:

  • En el sector de la electricidad, las adiciones récord de capacidad de energía renovable (un aumento de 315 GW, o un 17% a partir del 2020) y de generación (un aumento de 7.793 TWh) no alcanzaron a cubrir el incremento global del consumo de electricidad del 6%. 
  • En calefacción y refrigeración, la proporción de renovables en el consumo de energía final aumentó de 8,9% en 2009 a 11,2% en 2019. 
  • En el transporte, donde la cuota de energía renovable pasó del 2,4% en 2009 al 3,7% en 2019, el escaso progreso es particularmente preocupante, ya que el sector representa casi un tercio del consumo mundial de energía. 

El GSR 2022 deja claro que cumplir con las promesas de los países de alcanzar el nivel cero requerirá esfuerzos masivos, y que el impulso asociado al COVID-19 ha sido desaprovechado. 

A pesar de las importantes medidas de recuperación ecológica en muchos países, el fuerte repunte económico –con un crecimiento del producto interior bruto (PIB) mundial de 5,9%– contribuyó a un aumento de 4% del consumo final de energía, contrarrestando el crecimiento de las renovables. 

En China solamente, el consumo de energía final aumentó a una tasa del 36% entre 2009 y 2019. El aumento del uso de la energía a nivel mundial fue cubierto en su mayor parte por los combustibles fósiles, resultando en el mayor aumento de emisiones de dióxido de carbono de la historia, de más de 2.000 millones de toneladas a nivel mundial en el 2021.

3 expertos comparten sus consejos para aprender a invertir en energías renovables ante la revolución verde que viene

El antiguo régimen energético, apunta Adib, "se está derrumbando ante nuestros ojos, y con él, la economía mundial. Sin embargo, la respuesta a la crisis y los objetivos climáticos no deben oponerse". 

Las energías renovables, enfatiza, "son la mejor solución y la más accesible para afrontar las fluctuaciones de precios de la energía. Debemos potenciar la proporción de renovables y convertirlas en una prioridad de la política económica e industrial. No se puede combatir el fuego con más fuego".

Las amenazas de Rusia de dejar de exportar gas natural y petróleo, agrega, subrayan la urgencia de la transición a las energías renovables. 

España, líder en energía solar fotovoltaica

Quien parece que sí ha hecho los deberes en esta transición energética, y en su apuesta por las energías renovables, en detrimento de los combustibles fósiles, es España. 

Según el informe, España es líder mundial en energía solar fotovoltaica y eólica. En 2021, alcanzó un nuevo récord de nuevas instalaciones con 4,9 GW de capacidad solar añadida, un 44% más que en 2020 (3,5 GW), elevando la capacidad total de España a 18,5 GW con un crecimiento anual del 36,7%.

Solo España representó el 3 % de la adición mundial de energía solar fotovoltaica en 2021, con la cuota más alta (14,2%) de generación solar fotovoltaica anual después de Australia en 2020. Ocupa el segundo lugar en Europa en potencia eólica total (28,2 GW), por detrás de Alemania.

Otros artículos interesantes:

Las empresas de servicios públicos se quedan atrás al implementar el uso de energías renovables

Esta compañía finlandesa tiene la receta del futuro: comida hecha a base de aire y energías renovables

El cambio climático te está robando horas de sueño: así afecta a tu cuerpo y mente

Te recomendamos