Bruselas tiene problemas para reunir pruebas contra Amazon en uno de los casos antimonopolio que ha abierto

Jeff Bezos.
Lindsey Wasson

Reuters

  • Los investigadores de la Comisión Europea están teniendo problemas para entender cómo funciona el algoritmo de Amazon que precisamente está bajo la lupa.
  • Expertos en derecho tecnológico recuerdan en el Financial Times que no depende de Europa comprender y acceder al algoritmo, sino de Amazon el colaborar.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Europa tiene problemas reuniendo pruebas que sostengan el caso que ha abierto contra Amazon por su dominio del mercado y sus prácticas anticompetitivas, según cuenta el Financial Times.

Bruselas anunció caso en verano de 2019 al entender que el gigante del comercio electrónico había manipulado su propio algoritmo para beneficiar a sus propios productos, en detrimento de los artículos que venden terceros en su plataforma. Sin embargo, los funcionarios que tratan de reunir las evidencias para concretar su denuncia no han podido acceder al mismo.

Ni han podido acceder al algoritmo ni han recibido respuesta de una serie de "detalladas preguntas" que se habrían remitido desde Europa a la compañía de Jeff Bezos, según incide el Financial Times.

Los investigadores en este tipo de casos suelen tener complicaciones a la hora de acceder a las 'cajas negras' de los códigos de las grandes tecnológicas. Pero no corresponde a Europa entender cómo funciona un algoritmo: es clave que las compañías investigadas colaboren, defiende un experto en derecho tecnológico que no revela su nombre en el artículo del diario británico.

Estas complicaciones evidencian un enorme obstáculo para Europa, que a finales del año pasado presentó sus propuestas para Reglamento de Servicios Digitales y para Reglamento de Mercado Digital, una maniobra con la que la Unión pretende dar un golpe en la mesa y acabar con el reinado de las grandes tecnológicas estadounidenses en el Viejo Continente.

Amazon crece en España en 2020 hasta los 12.000 empleos fijos

Este caso contra Amazon se anunció en 2019 y por el momento no han trascendido muchos más detalles sobre el mismo. El Financial Times explica que el procedimiento se está dilatando mucho más que otros que Bruselas ya había abierto contra otras grandes tecnológicas. 

Pero este no es el único procedimiento que Amazon tiene en el frente europeo. En noviembre del año pasado, la Comisión Europea anunció otra investigación contra el gigante del comercio electrónico al entender que aprovechaba los datos que recababa con la venta de productos de terceros para mejorar sus propios artículos.

Los funcionarios que tratan de armar el caso también han detectado otro problema en el procedimiento: Amazon podría no tener ningún interés financiero en perjudicar a terceros vendedores que usan su plataforma, ya que es una división que también le genera rendimientos.

Amazon es una de las firmas que más enérgicamente lucha contra las regulaciones tecnológicas que se están produciendo en el bloque de los Veintisiete. La famosa tasa Google española ya está en vigor y gravando el 3% de los ingresos que estas firmas generan en el país, aunque no se pagará hasta el segundo trimestre de 2021. 

Sin embargo, Amazon ya ha avanzado una subida de las cuotas a sus vendedores externos en un movimiento claro para reducir al mínimo el impacto de este nuevo impuesto.

LEER TAMBIÉN: Jeff Bezos estaba tan convencido del logotipo de Amazon que dijo que a quien no le gustase "tampoco le gustarían los cachorritos"

LEER TAMBIÉN: Amazon tiene más de 800 personas trabajando en su robot doméstico secreto Vesta, pero sus empleados temen que pueda ser un producto fallido

LEER TAMBIÉN: Las tecnológicas están tomando medidas cada vez más controvertidas, y esta experta explica por qué: "La ética ya no es sostenible como discurso, hay que pasar a la acción"

VER AHORA: Los mejores virales de TikTok en 2020