Existe una especie de túnel magnético en el cielo invisible para el ojo humano y podría explicar algunas incógnitas de la astronomía

ojo humanos vista planeta Tierra

Getty Images

  • Desde los años 60, los astrónomos han visto figuras en el cielo que no podían explicar, aunque parece que ahora podrían hacerlo gracias a una especie de túnel magnético que es invisible para el ojo humano.
  • Jennifer West, astrónoma de la Universidad de Toronto (Canadá) y autora del estudio, ha asegurado que estos se podrían observar si el ser humano pudiera ver a la velocidad de la luz.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Desde hace bastante tiempo, los astrónomos han observado hacia el cielo y han descubierto algunas formas misteriosas, para las cuales nunca tuvieron explicación.

Hasta ahora, momento en el que parecen haber encontrado una respuesta. Esta ha llegado gracias al equipo de Jennifer West, astrónoma de la Universidad de Toronto (Canadá).

Según un estudio que ha publicado recientemente y que está disponible en arXiv, parece que existe una especie de tunel magnético que rodea el Sistema Solar, además de estrellas cercanas.

"Si tuviéramos que mirar hacia arriba en el cielo veríamos esta estructura en forma de túnel en casi todas las direcciones que miramos, es decir, si tuviéramos ojos que pudieran ver la luz de la radio", ha asegurado West en un comunicado de prensa.

En resumen, si existen túneles magnéticos que rodean el Sistema Solar, también existen otros que van más allá.

Túneles magnéticos conectados en todo el Sistema Solar

"Hace unos años, uno de nuestros coautores, Tom Landecker, me habló de un artículo de 1965, de los primeros días de la radioastronomía", ha narrado West. "Con base en los datos crudos disponibles en este momento, los autores (Mathewson & Milne), especularon que estas señales de radio polarizadas podrían surgir de nuestra vista del Brazo Local de la galaxia, desde su interior".

Es decir, que si aparece uno local, también hay otros más generales, que abarcarían estrellas cercanas, aunque por el momento se desconocen, ya que el ojo humano es incapaz de observarlos.

Además, todos ellos están conectados. Concretamente, los que ha entrelazado West son denominados "el espolón polar norte" y "la región del abanico", que se llevan estudiando desde los años 60.

Los astrónomos desconocen qué ha ocurrido con el hidrógeno de estas 6 galaxias, en el período más prolífico del universo en la formación de estrellas

Las estructuras que unifican ambos puntos cuentan con forma de cuerdas, como filamentos, y están ubicadas a alrededor de 350 años luz de la Tierra, con una distancia de 1.000 años luz de largo.

"Los campos magnéticos no existen de forma aislada. Todos deben conectarse entre sí", ha incidido West. "Por lo tanto, el siguiente paso es comprender mejor cómo este campo magnético local se conecta tanto al campo magnético galáctico de mayor escala como a los campos magnéticos de menor escala de nuestro Sol y Tierra".

Ante este gran descubrimiento, además, los autores han llamado a la comunidad astronómica a reaccionar antes tales hallazgos.

"Cuando Jennifer me propuso esto por primera vez, pensé que estaba demasiado 'fuera de lugar' para ser una posible explicación. ¡Pero finalmente fue capaz de convencerme! Ahora estoy emocionado de ver cómo reacciona el resto de la comunidad astronómica", ha celebrado el astrónomo Bryan Gaensler.

Así que cuando observes el cielo nocturno, recuerda que hay numerosos túneles magnéticos a tu alrededor y dispersos por toda la galaxia. Solo que el humano no puede verlos aún.

Otros artículos interesantes:

Astrónomos de la NASA descubren una ruptura en la galaxia, como una "astilla" que sobresale de la Vía Láctea

El parpadeo de esta estrella gigante en la Vía Láctea ha sorprendido a los astrónomos, aunque ya han encontrado una posible respuesta

Guía práctica para identificar cada constelación como un profesional de la Astronomía

Te recomendamos

Y además