Pasar al contenido principal

La inversión en renovables en España se hundió por la falta de ayudas desde 2014, según denuncian auditores independientes de la Unión Europea

placas solares trabajador
Reuters
  • El Tribunal de Cuentas de la Unión Europea denuncia que los recortes a las ayudas a la producción de energías renovables en España detuvieron completamente las inversiones en energía eólica y solar durante años. 
  • El informe del Tribunal de Cuentas de la UE analiza si las ayudas financieras a la generación de electricidad en los Estados miembros había sido eficaz.
  • A partir de 2012, con el Ejecutivo de Mariano Rajoy, España dejó de ofrecer subvenciones para instalaciones eólicas o solares fotovoltaicas nuevas y el modelo de tarifas o primas se abandonó en 2013.

Los recortes de las ayudas a la producción de energías renovables en España afectaron a la confianza de los inversores y detuvieron "completamente" las inversiones en energía eólica y solar fotovoltaica "durante años", según denuncia el Tribunal de Cuentas de la UE en un informe publicado este jueves.

"Los cambios en el marco jurídico de España detuvieron completamente la inversión en energía eólica y solar fotovoltaica durante años", critican los auditores europeos en el texto. "Las nuevas medidas, que en algunos casos tenían carácter retroactivo, afectaron a la confianza de los inversores y frenaron completamente las inversiones", señalan posteriormente.

Estas conclusiones forman parte de un informe elaborado por el Tribunal de Cuentas de la UE para examinar si las ayudas financieras a la generación de electricidad en los Estados miembros había sido eficaz.

Para ello, visitaron Alemania, España, Grecia y Polonia y constataron que los sistemas de apoyo iniciales "se habían subvencionado en exceso en una serie de casos", provocando precios más elevados y un aumento de los déficit estatales.

Sin embargo, después de que los países recortaran las ayudas a partir de 2014 para aligerar la carga de los consumidores y los presupuestos nacionales, la confianza de los inversores "se debilitó" y el mercado "se ralentizó".

Leer más: Radiografía de las renovables en España, Iberdrola lidera mientras Endesa trata de cogerle la pista

"Los Estados miembros han incentivado la inversión en energía eólica y solar, pero el modo en que redujeron la ayuda disuadió a los inversores potenciales y ralentizó el despliegue. La desaceleración de la transición hacia la electricidad renovable puede impedir que cumplamos el objetivo de la UE para 2020", ha advertido el miembro del organismo comunitario responsable del informe, George Pufan.

El Tribunal de Cuentas establece en 2010 el inicio de los recortes en España, cuando el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero "empezó a limitar el número de horas de producción renovable que podían ser remuneradas" e "incluso obligó a los productores a pagar una tasa por inyectar la electricidad en la red".

A partir de 2012, ya con el Ejecutivo de Mariano Rajoy, España dejó de ofrecer subvenciones para instalaciones eólicas o solares fotovoltaicas nuevas y el modelo de tarifas o primas se abandonó en 2013 "en favor de un sistema de compensación que ofrecía un rendimiento de la inversión basado en criterios definidos".

Según el informe de los auditores, se dieron situaciones similares en Grecia y en Polonia, pero no en Alemania porque la reducción de las tarifas fue "transparente y previsible" e incluía periodos de transición.

Leer más: Por qué la energía eólica marina jugará un papel crucial en la transición hacia las renovables

De hecho, los efectos de esta frenazo de las inversiones son evidentes en todo el bloque porque el documento recalca que, aunque tanto la eólica como la solar han registrado un fuerte crecimiento desde 2005, se observa una ralentización desde 2014.

A nivel general, la UE tiene el objetivo de conseguir que las fuentes renovables supongan un 20% de toda la energía en 2020. En 2017, la mayoría de los países habían alcanzado sus objetivos nacionales o estaban a punto de lograrlo. Para el resto, cumplir sus metas "sigue siendo un desafío considerable que requerirá esfuerzos adicionales".

Por ello, los auditores europeos creen que la Comisión Europea debería instar a los Estados miembros a apoyar un mayor despliegue de las energías renovables. En este contexto, consideran "crucial" la organización de subastas "para asignar capacidad adicional de energías renovables, determinar el precio de la oferta y fomentar la participación de los ciudadanos en la economía ecológica".

También abogan por mejorar las condiciones de participación en el mercado de las energías renovables. A este respecto, recomiendan atajar las deficiencias en la ordenación del territorio restrictivas, los "dilatados" procedimientos administrativos y las insuficiencias de la red.

Y además