Pasar al contenido principal

Los hoteleros españoles, preocupados por un Brexit duro: en el peor escenario el turismo británico podría caer un 20%

Una manifestante contraria al Brexit protesta ante el Parlamento de Londres
Reuters
  • Comienza la cuenta atrás para el Brexit y el sector turístico español podría ser uno de los perjudicados. 
  • Reino Unido es el principal emisor de turistas a España por lo que podría tener impacto directo en el mercado.
  • Barceló, Meliá y NH se preparan para el peor escenario y han expresado sus preocupaciones sobre el tema en la Feria Internacional del Turismo (Fitur).

Faltando poco tiempo para el Brexit surgen varias interrogantes. A las grandes cadenas hoteleras les rondan las dudas acerca del impacto que el Brexit podría tener sobre el sector turístico español. Los directivos de Barceló, Meliá y NH han mostrado en Fitur sus preocupaciones sobre el tema, especialmente por el escenario de un Brexit sin acuerdo. 

"La incertidumbre tiene un reflejo en el hábito de consumo del británico, que siempre ha sido el mercado que más se ha anticipado en las reservas", explica Gabriel Escarrer, CEO de Meliá Hotels International, en una rueda de prensa en la feria para presentar sus resultados. 

En el peor escenario de un Brexit sin acuerdo, Escarrer estima que la caída del turismo británico en España podría ser de hasta de un 20%. Esto se traduce en 3,6 millones de turistas difíciles de captar en otros mercados, según cifra Escarrer en una entrevista a El Confidencial. "Nosotros nos hemos anticipado como compañía y hemos realizado una serie de acciones para asegurarnos esa pre-reserva de los británicos", añade. 

Al mismo tiempo manifiesta su preocupación en caso de existir un Brexit duro. De ser así, una de las posibilidades que se barajan es la necesidad de un visado para el británico visitar el resto de Europa. 

“Sería muy negativo para los hoteles y el turismo de este país. Pensemos que de los 82 millones de visitantes que tiene España, la primera nacionalidad ha sido el mercado británico con más de 18 millones de turistas en el último año. Es algo que nos debería ocupar”, menciona. En el caso concreto de Meliá, los británicos tienen un peso del 13,8% en las ventas, solo por detrás de los españoles.

Reino Unido es el principal emisor de turistas a España, 17,6 millones hasta noviembre de 2018, según la Estadística de Movimientos Turísticos en Fronteras, lo que ya suponía un descenso del 2% respecto del mismo periodo en 2017. Según la misma institución, los turistas británicos acumularon un gasto en España de 17.423 millones de euros en 2017.

Aunque deben estar preparados para el peor de los escenarios, desde las cadenas hoteleras transmiten un mensaje de cautela. "Desconocemos totalmente lo que va a ocurrir", aseguró Raúl González, consejero delegado para EMEA de Barceló, en la rueda de prensa de balance de año con motivo de Fitur.

El directivo señala que ha existido una tendencia de magnificar la dimensión del problema, pero que cree que "mientras se esté ajustando la situación habrá una cierta incomodidad, pero los británicos van a seguir viajando a España". 

Leer más: "Cómo afectaría a España un Brexit sin acuerdo: visados para trabajar y nuevos aranceles"

En este contexto, González y Escarrer admiten que lo que sí les preocupa es que el Brexit tenga un impacto en la economía de Reino Unido, lo que puede ocasionar que "la gente venga menos días o con menos poder adquisitivo". 

Aunque otras cadenas se encuentran a la espera de lo que va a ocurrir, también adelantan sus predicciones. Ramón Aragonés, consejero delegado para NH Hotel Group, afirma que lo que ocurra con el Brexit no tendrá impacto directo en su compañía.

Según ha comentado, los hoteles NH "no abarcan un segmento vacacional", por lo que el desplazamiento de turistas británicos no les concierne. En cuanto a su presencia hotelera en Inglaterra, añade que únicamente poseen un hotel y esperan la apertura del segundo a principios del año, por lo que "no sería demasiado relevante". 

Desde Barceló anticipan una caída generalizada del turismo internacional por un aumento de competitividad de otros destinos, que no podrá ser compensada por la demanda española. 

Artículo escrito por Geraldine Soengas y Ana Zarzalejos.

Te puede interesar